CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

Zinemaldia 2019 (IV). Estas casas son una ruina

- Por

0 Comentarios

El Festival de San Sebastián está convirtiéndose en los últimos años en un escaparate e impulsor de cine latinoamericano apostando por nuevos autores lo que, como todas las apuestas, conlleva su parte de riesgo. Así que con cierto miedo (o reticencia) nos enfrentamos a la proyección de la primera película latinoamericana a concurso de la Sección Oficial, la mexicana, MANO DE OBRA .

Sobre el papel, la historia de Francisco, quien tras la muerte accidental de su hermano en la obra, descubre que su cuñada viuda no recibirá ninguna indemnización del rico propietario de la casa parecía que nos íbamos a encontrar con una película más de cine social sobre precariedad laboral y las injusticias con los trabajadores pero a la hora de la verdad, y tras ser testigos de diversos abusos contra Francisco y sus compañeros de obra, la película sufre un giro argumental cargándose de humor negro, intriga e incluso ciertos juegos de poder.

Si en el artículo anterior hablábamos de un personaje que ve el encierro en su casa como única salida de salvación, aquí tenemos en la casa la barca de salvación para que el grupo de trabajadores logre salir de un barrio marginado y acceder a ciertas facilidades que siempre se les ha negado. Producida por Michel Franco, otro habitual del Zinemaldia, sorprende con una excelente planificación del encuadre dando como resultado una fotografía que aprovecha a la perfección los espacios donde trabajan y conviven los protagonistas en detrimento de la cámara al hombro más habitual en este tipo de cine. Se ha contratado a personas no profesionales en la actuación, todos son obreros reales, lo que por momentos convierte a la cinta en un documental aportando más realismo a la propuesta.

Un film entretenido, reivindicativo y sorprendente del que no sería descabellado pensar que la dirección de David Zonana, en lo que supone su debut en el largometraje, podría acabar llevándose algún premio.

A pesar de las diferencias sociales y geográficas existentes entre México y Corea del Sur es curioso que dos títulos como Mano de obra y PARÁSITOS tengan elementos en común; unos personajes en los umbrales de la pobreza que buscan un futuro mejor usurpando posiciones de un estatus social más alto a través del engaño. Esos elementos comunes tienen una formas de exponerse claramente diferenciadas, si en la propuesta mexicana se apuesta por la contención, los fuera de plano y una mirada más cercana al cine social, Joon-ho Bong nos introduce en una auténtica montaña rusa llena de humor negro, violencia y giros de guión continuo de los que es mejor desconocer para sorprenderse a medida que se suceden. Como si de un tren de la bruja se tratase, Parásitos, avanza mostrando al espectador solo un tramo de su recorrido sin poder ni siquiera adivinar qué dirección tomará la historia en la siguiente curva.

Al igual que en el artículo anterior hablaba de lo redundante de alabar el excelente trabajo de Antonio de la Torre en todos y cada uno de los trabajos que realiza en este caso, y aunque sea más desconocido para el gran público, todos los aficionados al cine oriental sabemos que el nombre de Kang-ho Song (Un habitual en el cine del propio Joon-ho Bong y de Chan-wook Park) es sinónimo de calidad y en este caso vuelve a cumplir de forma excelente como el padre de una familia de timadores que por un golpe de suerte verán la oportunidad de dejar de vivir en la miseria de su sótano.

La película ha supuesto, Palma de Oro y récord de taquilla en Corea del Sur mediante, la confirmación internacional de Joon-ho en el que, si bien para un servidor no es su mejor película (solo está superada por Memories of Murder), sí que es su mejor trabajo como director, que se ve potenciado gracias a la excelente fotografía de Kyung-Pyo Hong. Ojalá esta confirmación internacional se haga efectiva también en nuestro país, se pierdan los escrúpulos hacia el cine oriental y el público decida acercarse a ver una de las películas más impactante, divertida, original y disfrutable de las que pasarán por salas este año.

En el próximo artículo hablaré de religión, sectas y otras cosas de la fe. Hasta entonces, y como siempre, nos vemos en los cines.

Twitter Carlos Fernández

 

Fuente: CINeol | Visitada: 832 veces