CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

10 películas sobre la I Guerra Mundial

- Por

1 Comentarios

Estos meses se ha estado celebrando el centenario del inicio de la I Guerra Mundial, lo cual es una excusa perfecta para recordar y reivindicar algunas películas ambientadas en dicho conflicto bélico. La irrupción de la II Guerra Mundial hizo que el cine tendiera a centrarse mucho más en este segundo conflicto que en el primero (tal y como dijo Steven Spielberg en una ocasión, los nazis son los mejores antagonistas posibles para una película), pero la traumática guerra de trincheras también tenía un enorme potencial cinematográfico que muchos directores supieron aprovechar.

Les proponemos pues una selección de 10 películas sobre la I Guerra Mundial, procurando incluir films de varios países y épocas diferentes para aportar algo de variedad. Lo único que tienen todas en común es el mensaje que pretenden transmitir: una denuncia al absurdo de la guerra.




Armas al Hombro (1918), de Charles Chaplin


Curiosamente, una de las primeras películas sobre el conflicto bélico de las que se tiene constancia es... ¡una comedia! Y tiene más mérito aún si tenemos en cuenta que se filmó mientras la guerra continuaba en marcha.

Armas al Hombro era la aportación fílmica de Charles Chaplin al esfuerzo aliado después de una gira que dio por todo el país con otras estrellas como Douglas Fairbanks para recaudar bonos para la guerra. Lógicamente, Chaplin se mostró al principio algo reticente respecto a este proyecto: ¿encontraría el público divertidos esos gags sobre un suceso tan terrible que aún estaba teniendo lugar? ¿Podría su famoso personaje de Charlot encajar como soldado combatiendo en las trincheras?

Afortunadamente, su inmensa popularidad y su saber hacer como cineasta hicieron que la película saliera airosa, convirtiéndose en la obra más exitosa de su carrera hasta ese momento. De hecho, parece ser que era especialmente bien recibida en las proyecciones que se hacían a soldados del frente.




El Gran Desfile (1925), de King Vidor


Durante mucho tiempo, El Gran Desfile ha sido considerada como la gran película sobre la I Guerra Mundial, y aunque hoy día ese título se lo disputan otros films, en su época no hubo ninguna duda al respecto. Para que se hagan una idea del fenómeno que supuso, baste decir que fue la película más taquillera en Estados Unidos de toda la era muda.

La clave seguramente está en que lo que perseguía King Vidor era evitar la visión más heroica de la guerra y mostrarla desde el punto de vista de un chico norteamericano normal y corriente enfrentado a esa dura realidad. Por ello, el film dedica extensos minutos del metraje a la parte previa a la batalla, incluyendo además una bucólica historia de amor con una campesina francesa. De esta forma, el choque con el caos y la muerte que viene a continuación nos resultan tan impactantes como al protagonista.

Todo un clásico del Hollywood mudo.




Sin Novedad en el Frente (1930), de Lewis Milestone


En mi opinión, la mejor película que se ha hecho sobre la I Guerra Mundial y una de las mayores obras antibélicas de la historia del cine. Basada en una novela escrita por un excombatiente alemán, la adaptación fílmica tiene como uno de sus mayores méritos el ser una producción de Hollywood que narraba la contienda desde el punto de vista alemán, es decir, de los enemigos. De esta forma, el mensaje pacifista del film acababa siendo universal: el problema de la guerra no era quiénes eran los malos o quién tenía la culpa, ya que en ambos bandos siempre acaban pagando los inocentes ciudadanos de a pie y, como se dice en una escena, al final la guerra acaba siendo un absurdo en el que los soldados no acaban de saber por qué deben matar a gente como ellos de otro país.

La dirección de Lewis Milestone (uno de los cineastas más hábiles de los inicios del sonoro) es espectacular, paliando los defectos del primer cine hablado y haciendo una descripción muy veraz de la guerra de trincheras. Por otro lado, el joven protagonista Lew Ayres jamás pudo igualar esta actuación.

Hay demasiados momentos a destacar como para quedarse con uno concreto, pero yo diría que la poética escena final es una de las imágenes que mejor ha sabido transmitir en imágenes su mensaje pacifista..
Una de las mejores películas de la historia.




Cuatro de infantería (1930), de Georg Wilhelm Pabst


No podía faltar en esta lista al menos una película alemana, ya que dicho país fue el que sufrió más duramente las consecuencias de la guerra. Durante años el trauma de esa derrota fue un tema especialmente difícil de digerir para su población, que además tuvo que afrontar una recesión y un contexto político bastante convulso.

Todo esto acabó desembocando en el nacimiento del nazismo como forma esperanzadora de resurgimiento de estas difíciles circunstancias y como retorno al orgullo alemán, pero pocos años antes de que eso sucediera, el afamado director Georg Wilhelm Pabst tuvo tiempo de filmar la película más célebre sobre la I Guerra Mundial producida en Alemania. Al igual que en los films comentados anteriormente, se contrapone la inocencia de los jóvenes protagonistas (e incluso un leve romance con una francesa) con la terrible realidad que les toca afrontar. Sólo unos años después, las únicas películas alemanas que trataban el tema lo harían como exaltación heroica del espíritu germánico...




Cruces de Madera (1932), de Raymond Bernard


Este film francés es la única rareza que he escogido para esta lista, pero creo que merecía la pena reivindicarla aun cuando guarda muchos puntos en común con los dos films mencionados anteriormente. Raymond Bernard, uno de los grandes cineastas galos de la época (hoy algo sepultado en el olvido) se atrevió con la tarea de realizar la gran película francesa que tratara el tema.

A nivel técnico para mi gusto supera el film de Pabst, con escenas inolvidables como la que sucede en el cementerio o los combates de trincheras; así como momentos que recalcan el absurdo de la guerra, como cuando descubren que los alemanes están cavando un túnel bajo su trinchera pero sus superiores les obligan a permanecer inútilmente en su puesto.




Senderos de Gloria (1957), de Stanley Kubrick


¿Qué se puede decir a estas alturas de la película más célebre sobre la I Guerra Mundial? Senderos de Gloria fue el film que convirtió a Stanley Kubrick en un director de primera categoría, sobre todo al lograr convencer a Kirk Douglas de que aceptara involucrarse en un proyecto en el que no confiaba el estudio. Pese a que Kubrick aún estaba empezando su carrera como director, el astuto Douglas se olió que esa historia tenía un enorme potencial y aceptó el papel.

Aunque en su momento no fue un éxito especialmente sonado, hoy día es un clásico indiscutible del género y una de las críticas más crudas y certeras a lo absurdo de las guerras. Tal es así que el film no se estrenó en Francia hasta muchos años después del estreno oficial, ya que se basaba en un oscuro episodio real acontecido en el ejército francés durante la guerra.

Absolutamente esencial.




La Gran Guerra (1959), de Mario Monicelli


La idea de una película sobre uno de los conflictos bélicos más crueles del siglo XX con Vittorio Gassman y Alberto Sordi haciendo de pareja cómica protagonista es cuanto menos curiosa. El film que mencionamos anteriormente de Chaplin apostaba únicamente por su faceta humorística, pero en esta película de Mario Monicelli se pretendía combinar la comicidad de esta entrañable pareja de vagos que intentan salvar sus pellejos junto a la cruel realidad de la guerra.

El resultado final es una de las películas más especiales de este ciclo, que consigue hacer reír gracias a las actuaciones de Gassman y, sobre todo, Sordi, pero que al mismo tiempo contiene una recreación muy cuidada de la guerra en trincheras sin concesiones.




Johnny cogió su fusil (1971), de Dalton Trumbo


Uno de los más contundentes alegatos antibelicistas de la historia del cine. Basado en una novela del guionista Dalton Trumbo que él mismo adaptó y dirigió (sería su único trabajo como director en toda su carrera), tiene como protagonista a un joven soldado mutilado por una explosión. Ha perdido sus extremidades y no puede hablar, ver o escuchar, de modo que se queda él solo con sus pensamientos.

El film bascula entre la realidad, que Johnny desconoce por completo, y sus recuerdos mezclados con ensoñaciones. Curiosamente Trumbo nos muestra la realidad en blanco y negro y los sueños en color, ya que en esos momentos para Johnny los recuerdos tienen más fuerza que la propia realidad.

Estremecedora.




Gallipoli (1981), de Peter Weir


La que en mi opinión es la mejor película de ese realizador tan eficiente y algo olvidado llamado Peter Weir es un recordatorio de uno de esos muchos episodios que suelen pasarse por alto a la hora de recordar un conflicto bélico de tal envergadura, en este caso la participación de Australia en la I Guerra Mundial.

Para ello contó con un generoso presupuesto (fue la película más cara realizada en Australia hasta esa fecha) y una pareja protagonista formada por Mel Gibson y Mark Lee, que encarnan a dos amigos que se embarcan juntos en esta aventura sin sospechar que la visión heroica que tienen de la guerra no se corresponde con la realidad.

Una magnífica película con un final que deja con el corazón en un puño.




La Vida y Nada Más (1989), de Bertrand Tavernier


Acabamos la lista con una película que merece ser destacada no sólo por su calidad, sino por tratar un tema que suele dejarse de lado a la hora de encarar el género bélico: ¿qué sucede cuando se acaba una guerra? La Vida y Nada Más (1989) narra los años inmediatamente posteriores a la I Guerra Mundial, en los que un comandante francés (interpretado por un soberbio Philippe Noiret) dirige la búsqueda de los miles de soldados desaparecidos en el frente. En paralelo, los altos manos están únicamente preocupados por encontrar un cadáver que colocar bajo el Arco de Triunfo para la tumba del soldado desconocido.

Un film reflexivo e interesantísimo por mostrarnos que los horrores de la guerra no se acaban en la fecha en que se declara el armisticio.

 

Fuente: CINeol | Visitada: 13857 veces


Comenta esta Noticia

Comentarios (1)

16:04 - 16/09/2014

p4dr1n0

Magnífico artículo. Algunas no las he visto; me las apunto. Otras me han dado ganas de revisarlas (a la mayoría me resistiré; a Senderos de Gloria no)

Se echan de menos películas sobre la Primera Guerra Mundial. A día de hoy no he encontrado una película sobre el Barón Rojo u otros ases del aire que sea realmente emocionante. Y daría para un género entero.


Ver el resto de comentarios sobre esta noticia