CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Talk to me

Poster

'Adrenalina en estado puro'

13/03/2008 - Por johnforhereyes

(5/5)

Talk to me
Director: Kasi Lemmons
Intérpretes: Don Cheadle (Petey) / Chiwetel Ejiofor (Dewey Hughes) / Mike Epps (Milo Hughes) / Peter MacNeill (Warden Cecil Smithers) / Taraji P. Henson (Vernell Watson) / Cedric the Entertainer (Bob Terry) / Martin Sheen (E.G. Sonderling)
Duración: 118 minutos
Sinopsis: A mediados de los años sesenta en Washington D.C., la vibrante música soul y una situación social explosiva se combinaron creando un efecto único y poderoso. Fue el lugar y el momento de 'Petey' Greene Jr., reformado exconvicto, reconvertido en un [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 14 de Marzo de 2008
Nota I.M.D.B.: 7,5/10 (2962 votos)


CRÍTICA



…E interrumpimos la magnífica “Tainted love” de nuestra hermana Gloria Richetta Jones porque tenemos una llamada… Hola compañero, este es Petey Greene desde P-town, ¡“talk to me”!.
-¡Hola Pete! Soy johnforhereyes y estoy llamando desde CINeol…
-¡CINeol! Un saludo a nuestros compañeros de CINeol desde P-town, y seguro que debes estar llamando por el estreno de la película donde Petey Greene es la estrella y protagonista, ¿es o no es?
-Exacto Petey.
-¿Nos harías una crítica aquí, en directo, para todos los oyentes de la WOL-AM, para toda la comunidad de hermanos, para la ciudad chocolate en D.C., amigo john ?
-Vamos a intentarlo, Petey.
-Muy bien y recordad: I'll tell it to the hot; I'll tell it to the cold; I'll tell it to the young; I'll tell it to the old. I don't want no laughing. I don't want no crying, and most of all, no signifyin'… porque ahora os dejo con johnforhereyees y CINeol hablando sobre la magnífica, fantástica, imprescindible “Talk to me”, la vida de Petey Greene en vivo y en directo.

-Gracias Petey. Una crítica de “Talk to me” no podría ser empezada de otra manera que diciendo: ¡Espectacular Don cheadle! ¡Magnífico Don Cheadle! Pero esperad, esperad, que tengo que decirlo de nuevo…¡Brutal Don cheadle!
Don interpreta la vida de Petey Greene, quien a mediados de los años sesenta, tras salir antes de lo previsto de la cárcel por ayudar a evitar el suicidio de un compañero de prisión, empezó a trabajar como locutor de radio en la cadena WOL-AM en Washington D.C. cuando Dewey Hughes, director de programas de dicha cadena, apreció la gran habilidad oral de Petey, quien ya la había demostrado pinchando discos en la cárcel y hablando a sus compañeros desde los medios de la propia penitenciaria, a modo de actividad para la reducción de condena.
Petey fue, para la comunidad afroamericana en un Washington D.C. de mediados de los años 60, una voz líder, un referente que siempre ponía en juego en sus discursos radiofónicos (y más tarde televisivos) temas candentes en lo que a conflictos raciales, discriminación, injusticias y de carácter social se referían. Petey fue, en definitiva, una de esas personalidades que, cuando llegan a la madurez o al final de su vida, toda su trayectoria encaja de una determinada manera que permite ser contada, debe ser contada y, aquel a quien se le es contada queda, simplemente, sorprendido y maravillado.


(Más imágenes en su galería)



Es cierto que esta es una de esas películas en las que el actor principal lleva todo en sus manos convirtiéndose en la atracción principal e indiscutible; pero además “Talk to me” destila calidad por todas partes: desde una magnífica dirección por parte de la directora Kasi lemmons (quien fue responsable de las poco interesantes “Muerte de un Ángel” y “Eve’s Bayou”, ambas con Samuel L. Jackson de por medio), y digo magnífica porque la cámara siempre está puesta allí donde los rostros son captados de una manera especial, casi atravesando los ojos de los actores y mostrándonos lo que hay dentro de ellos; pasando por una fotografía de Stéphane Fontaine realmente asombrosa y no por lo extenso o grandilocuente de lo expuesto frente a la cámara, sino porque la parte de la historia de Washington D.C. reflejada en imágenes en la película no se corresponde con la que podríamos encontrar en los libros de historia, sino que todo está retratado desde la calle, desde el barrio, desde la comunidad, desde una habitación en una emisora de radio, desde un concierto de James Brown en el patio de una universidad y con un imitador de James Brown que lo clava… Stéphane nos transporta a la esquina del callejón, y nosotros, inevitablemente, nos paseamos por la acera.

Y hay que hablar del guión de Michael Genet y Rick Famuyiwa, porque es dinamita, es velocidad, es explosión, es magia en estado puro: el drama de una vida como la de Petey no puede entenderse sin todas esas líneas donde el humor, la ironía, la sátira y la comedia afloran una y otra vez, y no sólo en boca de Petey, sino en boca de una magnífica Taraji P.Henson, quien interpreta a Vernell, compañera y mujer de Petey, pura diversión, pura adrenalina, una mujer espectacular; y también en boca de Chiwetel Ejiofor en el papel de Dewey Hughes, quien contrata a Petey y confía en él por primera vez.
Un guión que se convierte en la varita mágica de esta película, que consigue aguantar el ritmo durante todo el metraje y, aunque es cierto que durante la primera hora de película está en estado de gracia para, durante la segunda hora, dejar paso a una narrativa más pausada poniendo en primer plano la relación entre Petey y Dewie y aflorando el sentimentalismo con más intensidad, ambos “bloques” del film son, en mi opinión, necesarios y acordes al desgaste y envejecimiento que nuestros personajes van sufriendo.

Si Don cheadle es la atracción principal, si la dirección es inmejorable, si la fotografía es asombrosa y si la varita mágica de la película es el guión de Michael y Rick, el alma del film no es otra que la música: música de los 60, de los 70 y de los 80, música que, como suele ocurrir en biopics de personajes relacionados con este mundo, se convierte en otro personaje más capaz de hablar, de sugerir, de contar, de expresar un estado de ánimo concreto, o varios, de una persona o de una comunidad. Música y comunidad van de la mano en esta película, y gracias a ella, a esas melodías que conoces, automáticamente el espectador se convierte en un invitado acogido por los miembros de las calles de Washington D.C.

Adrenalina en estado puro, dinamismo sin cesar, diversión, drama, música, magníficas actuaciones, personajes ricos, riquísimos, calor, frío, dolor, angustia, felicidad…. Todo lo que una vida ofrece, todo lo que una buena historia regala, todo lo que el buen cine es, eso es “Talk To me”. La voz de Petey Green debe ser escuchada, y el cine es un buen lugar para hacerlo. Eso sí, en versión original, por favor, pues quitarle a Petey la voz de Don Cheadle podría ser peor que poner una tela negra frente a la pantalla del cine.

 

Visitada: 3367 veces






Puntuación de los Usuarios

8.53

(7 votos/3187 visitas) - Estadísticas >>