CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - 2 Días en París

Poster

'Es una de esas pequeñas grandes películas que siempre sorprenden'

09/08/2007 - Por Korben Dallas

(4/5)

2 Días en París
Director: Julie Delpy
Intérpretes: Julie Delpy (Marion) / Adam Goldberg (Jack) / Albert Delpy (Jeannot) / Marie Pillet (Anna) / Alexia Landeau (Rose) / Adan Jodorowsky (Mathieu) / Alexandre Nahon (Manu) / Daniel Brühl (Lukas)
Duración: 96 minutos
Sinopsis: Una pareja (ella francesa, él americano) realiza un viaje romántico por Venecia. A la vuelta deciden pasar un par de días en París, donde ella tiene un piso justo encima del de sus padres. Pero los choques culturales, los numerosos amigos [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 10 de Agosto de 2007
Nota I.M.D.B.: 7,4/10 (498 votos)


CRÍTICA



Marion y Jack son una pareja de viaje por Europa, en una última escala antes del regreso a los Estados Unidos, donde viven juntos, pararán en París, ciudad natal de ella, con el fin de recoger a su gato, visitar a los padres y hacer algo de turismo. En cuarenta y ocho horas frenéticas de desencuentros, actos sexuales frustrados y muchos, muchos taxis, la estabilidad conyugal se tambaleará, alentada por los diferentes estilos de vida no solo de ellos dos, sino de los continentes que los vieron nacer.

De manera precisa y directa, minuciosa y delicada -sin por ello resultar aburrida o estancada- Julie Delpy, escritora, directora, compositora y protagonista de esta dinámica película, nos hace entrar de lleno en las peripecias y recovecos íntimos de esta pareja de neoburgueses intercontinentales.



2 días en París discurre en un vertiginoso ascenso emocional de inteligencia y destreza, y plantea, como no, las manidas (y necesarias) relaciones humanas de una manera que al espectador llegan con tal crudeza que casi resultan insultantemente pueriles. El juego es muy simple: desde punto y hora que comienza el film uno puede prever las reacciones a los comportamientos que se sucederán en la pantalla, y asistir impune a todas las meteduras de pata habidas y por haber que puedan darse en el corto periodo de cuarenta y ocho horas. De este modo, todos convivimos en la relación de Marion y Jack y nos involucramos en sus discusiones y conflictos con la naturalidad propia del mejor cine intimista francés. Ya desde su comienzo los personajes se dibujan con pinceladas ligeras, sutiles, pero muy definidas, consolidando unos perfiles que desembocan en unas personalidades contundentes y consecuentes, ricas y profundas. Y sobre todo muy bien labradas, esculpidas, en las interpretaciones inteligentes y recias de sus dos protagonistas, Adam Goldberg y la propia Delpy. Además, la directora demuestra el tiento y la destreza de soportar todo el argumento sobre un plantel de secundarios magistrales, que abarcan desde sus propios padres -Marie Pillet y Albert Delpy- en los roles de sus progenitores, así como numerosas amistades para el resto de conocidos parisinos. En palabras de la directora: "El hecho de trabajar con conocidos y familiares no solo te daba confianza, tranquilidad, y seguridad, sino que además resultaba mucho más barato, ¡hasta el gato era mío!".

No en balde Delpy menciona los problemas económicos del proyecto, de hecho el presupuesto del film daba lo justo para ponerlo en marcha, pero no para terminarlo, y mucho menos para los procesos de posproducción y exhibición. Así, con todas las vicisitudes y problemas en contra -desde el hecho de ser una mujer hasta los problemas finales con algunas distribuidoras por no considerarla rentable- el proyecto ha llegado hasta las pantallas anteponiéndose en el tiempo al de La Condesa, que actualmente se encuentra en fase de rodaje: "Este film tenía muchas ganas de hacerlo, pero el guión de 2 días en París era mucho más fácil de llevar a cabo y es más plausible encontrar dinero para una comedia romántica que para un drama de época".

En cualquier caso, con adversidades o complicaciones, la directora cuenta con unos mentores de excepción, de entre los cuales, considera a Kieslowski como el mayor y más importante maestro, con quien trabajó en Tres Colores: Blanco y con el que mantuvo una intensa amistad; al igual que con Richard Linklater con quien coescribió los guiones de Antes del Atardecer y Antes del Amanecer.



Pero el gran logro del film, sin denostar los anteriormente mencionados, será su visión entre las dos culturas que entran en colisión: la americana pretendidamente moderna y liberal, frente a la ancestral y bohemia francesa. Los choques que se suceden entre Jack y la familia francesa de Marion, con sus problemas acerca de la comida -magistral resulta el momento en que acuden al mercado y Jack siente enfermarse al ver a los cerdos colgados, para más inri, Adam Goldberg prestó su voz en la segunda parte de Babe lo cual supuso numerosos chascarrillos en el set-, sus relaciones familiares, diametralmente opuestas a la frialdad estadounidense de que hace gala Jack, etcétera. Pero el gran acierto de Julie Delpy radica en su apuesta por no ridiculizar nada, ni erigirse -como francesa que es- a ella o a su cultura, como impolutas, sino que también nos muestra las miserias y truculencias de una ciudad tan extensa y llena de ambientes como hermosa. En este aspecto, las conversaciones con los taxistas se alzarán como el gran bastión del film.

En definitiva, 2 días en París es una de esas pequeñas grandes películas que siempre sorprenden, y se quedan en la memoria como un bonito recuerdo con trasfondo, un ejercicio de diálogo y una refrescante opción en una cartelera veraniega en la que se agradece algo de calidad cinematográfica.

 

Visitada: 12171 veces






Puntuación de los Usuarios

6.67

(33 votos/9405 visitas) - Estadísticas >>