CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - El Libro Negro

Poster

'Inteligente y brillante'

01/02/2007 - Por Irulan

(4/5)

El Libro Negro
Director: Paul Verhoeven
Intérpretes: Carice van Houten (Rachel/Ellis) / Sebastian Koch (Ludwig Müntze) / Thom Hoffman (Hans Akkermans) / Halina Reijn (Ronnie) / Waldemar Kobus (Günther Franken) / Derek de Lint (Gerben Kuipers) / Christian Berkel (General Käutner) / Dolf de Vries (Notario Smaal) / Michiel Huisman (Rob)
Duración: 145 minutos
Sinopsis: El film narra la historia de Rachel, una judía alemana que resiste la violencia de su país en el final de la Segunda Guerra Mundial. Obligada a escapar de la barbarie se establecerá en Holanda, donde formará parte de la resistencia. [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 2 Febrero de 2007
Nota I.M.D.B.: 8/10 (2339 votos)



CRÍTICA



Paul Verhoeven es, cuando menos, un director peculiar. Comenzó su carrera en los años setenta en su Holanda natal como autor y con títulos tan personales como Delicias Turcas para acabar en los ochenta (y sobre todo en los noventa) en los Estados Unidos firmando algunos clásicos de la cultura trash, destacando esa especie de trilogía que podrían formar Instinto Básico, Showgirls y Starship Troopers. Tres películas que para muchos se encuentran entre lo peor de la Historia del Cine y que para otros tantos (entre los que me incluyo) tienen cierto encanto particular.

Sea lo que fuere, sorprende que el director de 69 años decida volver a Holanda y al cine “serio”, tal y como sucede en esta El Libro Negro, una película que ha sido recibida con aplausos en todos los festivales donde se ha mostrado y que, sin duda, demuestra que Verhoeven está en forma (si es que alguna vez no lo estuvo) y es capaz de arriesgarse como el que más.



Porque en el fondo, y aunque no lo parezca, es este un film arriesgado. Puede que no por lo que cuenta, dado que nos encontramos ante otra de tantas visiones de la situación de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial, sino por sus formas, su planteamiento. La película está rodada en su mayor parte en holandés (apenas hay algunas frases en inglés) y cuenta como figura protagonista con una mujer. Hasta ahora, habíamos visto muchas cintas más o menos recientes que nos hablan de ese momento histórico a través los ojos de los hombres (a la mente me vienen La Lista de Schindler o El Pianista, ambas excepcionales), pero aquí, los hechos giran alrededor de una mujer. Y una mujer de carne y hueso, totalmente real. Hecho este del que es en parte responsable Carice Van Houten, una actriz que desconocía y que se come la pantalla, que sabe hacer suyo el personaje llenándolo de detalles y otorgándole vida, y que sostiene las dos horas y media de duración del film sin decaer en ningún momento. Carice es una figura omnipresente en El Libro Negro, su rostro aparece en todos los planos, y cuando no lo hace es porque se está hablando de su personaje. Un personaje, Rachel, que ve cómo muere su familia en los últimos años de la ocupación nazi y que por desesperación y ansias de venganza se une a la Resistencia. Una Resistencia que le cambiará el nombre -por Ellis- y le encargará enamorar a un importante militar: Müntze (Sebastian Koch), para así poder liberar a algunos prisioneros. Sin embargo, lo que ella no imagina será el descubrir que muchas veces los buenos no son tan buenos ni los malos son tan malos.



Y es que esta es una película que huye quizá de cierto “moralismo” que encontramos en tantos films semejantes y que se coloca en una postura mucho más fría y ambigua. Aquí lo importante es ella, sus vivencias a lo largo de varios años, su encanto y desencanto, su valor y su cobardía, sus momentos de alegría y tristeza,…Porque El Libro Negro tiene más de thriller, de película de intriga, que de film bélico. Y no es porque no se nos muestren en algunas escenas los horrores de la guerra (por parte de ambos bandos). Verhoeven consigue, a pesar de la amplia duración de la cinta, mantener al espectador pegado al asiento, haciendo imposible el mirar al reloj por miedo a perdernos algo importante. Y a esto contribuye también la realización del film, empezando por una perfecta banda sonora, unos decorados y localizaciones brillantes, un vestuario espectacular (atención a los vestidos de ella… su color es el rojo) y una fotografía que busca huir del tópico (colores fríos y apagados) y opta por la calidez y el brillo.

El Libro Negro es una película inteligente y brillante. Una muestra de que se pueden hacer grandes producciones de temas comprometidos, de que todavía se puede hablar de muchas cosas desde nuevas perspectivas. De la capacidad de Verhoeven para desnudar desnudar a las mujeres (física y psíquicamente) y mostrar la violencia. En definitiva, una cinta más que recomendable.

 

Visitada: 10489 veces






Puntuación de los Usuarios

7.37

(124 votos/47069 visitas) - Estadísticas >>