CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Brick

Poster

'Realizador que promete'

30/11/2006 - Por Mrs de Winter

(4/5)

Brick
Director: Rian Johnson
Intérpretes: Joseph Gordon-Levitt (Brendan) / Nora Zehetner (Laura) / Lukas Haas (The Pin) / Noah Fleiss (Tugger) / Matt O'Leary (The Brain) / Emilie de Ravin (Emily) / Meagan Good (Kara) / Noah Segan (Dode) / Brian J. White (Brad Bramish) / Richard Roundtree (Secretario Trueman)
Duración: 110 minutos
Sinopsis: Brendan encuentra una nota en su taquilla. Es de Emily, su ex-novia, que le cita en una cabina de teléfono pública a una hora determinada. Allí recibe una incoherente llamada de Emily, asustada por algo relacionado con un ladrillo. Dos días [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 1 de Diciembre de 2006
Nota I.M.D.B.: 7'8/10 (10050 votos)



CRÍTICA



Hace poco más de un mes llegaba a nuestras carteleras La Dalia Negra, una película expresamente noir con resultados un tanto irregulares. Ahora, tras seis largos años de preparación, y avalada por un premio especial del jurado en Sundance y premio al actor revelación en Sitges (Joseph Gordon-Levitt), se estrena Brick, que sin ceñirse a la estética clásica de este tipo de cine, hace una reinterpretación del género en clave independiente, y más efectiva que muchas de sus predecesoras; un film de detectives alejado de la imaginería de tipos con gabardina, sombrero y pitillo.



Los personajes no dejan de ser los típicos del cine negro: el detective atormentado, la femme-fatale, la bella víctima en apuros, el compañero de investigaciones, el siniestro capo, el matón… Pero aquí nos encontramos con la primera sorpresa: los protagonistas son adolescentes. Por si esto pudiera levantar algún tipo de suspicacia, advertimos de que nada tienen que ver con los descerebrados personajes de comedias americanas que nos invaden cada cierto tiempo; antes bien se inclinan hacia la vertiente de jóvenes con interesantes conflictos más al estilo Donnie Darko que al de American Pie. Tal vez el hecho de que se encuentren en esa etapa en la que todo se magnifica, justifique que vivan los acontecimientos con una especial intensidad, que en este contexto resulta natural y al mismo tiempo insólito. Y no es para menos, Brendan es un inteligente estudiante que se mantiene al margen de todo, hasta que un día su ex-novia reaparece en su vida en extrañas circunstancias, desapareciendo inmediatamente después. Brendan se lanza a investigar los problemas que la rodeaban con la ayuda de su amigo, The Brain, encontrandose durante la peligrosa búsqueda con más de un contratiempo, cómo no, con asesinato de por medio. El director confiesa que el argumento está inspirado en las novelas de Dashiell Hammett, y los diálogos parecen directamente sacados de una de sus obras. Brick deja a un lado el realismo poniendo en boca de sus protagonistas expresiones que nada tienen que ver con la verdadera jerga juvenil. Esta utilización del lenguaje sumerge los acontecimientos en un halo de irrealidad que engancha desde el primer momento.

Y seguimos desmontando clichés: los callejones oscuros y entornos opresivos de ciudades como Los Ángeles son sustituidos por los amplios espacios abiertos de una localidad al sur de California. La sensación de extrañeza se intensifica así en un escenario que aparentemente no presenta ningún peligro; descampados, campos de futbol, parkings al aire libre, carreteras interminables de las que surgen todo tipo de personajes y situaciones inquietantes.Y junto a estas localizaciones, interiores que recuerdan insistentemente a David Lynch (atención a la casa de The Pin), porque esta película le debe mucho a algunos de los títulos neo-noir del genio estadounidense, desde el ambiente, la estética, hasta el extraño comportamiento de los personajes.



Para llevar a cabo este experimento fílmico, Rian Johnson se ha rodeado de jóvenes intérpretes, entre los que destaca Joseph Gordon-Levitt (más conocido por sus trabajos en televisión que por sus numerosas incursiones en el cine), protagonista absoluto de la cinta, que se nos presenta como un solitario héroe/anti-héroe más creíble que muchas estrellitas que pueblan nuestras carteleras. Le acompañan Emilie de Ravin (la conocidísima Claire de la serie Perdidos) como dama en apuros, el desaparecido Lukas Haas (recordemos que saltó a la fama como el niño de Único Testigo) en el papel de The Pin, Nora Zehetner en la piel de una femme-fatale más que convincente, y otros jóvenes talentos como el matón Noah Fleiss, el cerebrito Matt O'Leary, o Noah Segan, todos ellos en la misma horquilla de edad. Apenas hay adultos en la película, tan solo aparecen la madre de The Pin, que nos regala alguna escena inolvidable, y el subdirector del instituto, figura de autoridad interpretada por Richard Roundtree, el famoso detective John Shaft, de la serie de los 70.

El resultado de Brick es una película muy personal, el primer largometraje de un realizador que promete. Rian Johnson (que además de dirigir, firma el guión, e incluso ha montado personalmente la cinta) se ha rodeado de un equipo técnico formado por amigos y conocidos para llevar a buen término una historia que con tan pocos medios ofrece mucho más que cualquier superproducción. Porque hay algo que Hollywood no puede imitar: el esmero y la ilusión por producir algo en lo que realmente crees, más allá de los resultados en taquilla, y Brick es una película que se defiende por si misma.

 

Visitada: 5309 veces






Puntuación de los Usuarios

6.8

(126 votos/10642 visitas) - Estadísticas >>