CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Parque Jurásico 2: El Mundo Perdido

Poster

'Sin aportaciones interesantes ni una calidad relevante'

25/01/2006 - Por Veerleen

(3/5)

Crear una película como Parque Jurásico, un gran éxito de crítica y público, una gran recaudación y la plataforma de lanzamiento de una nueva tecnología capaz de revolucionar la industria cinematográfica, es difícil de olvidar. Difícil tanto por la diversión de dirigirla, como por el dinero que reporta. Así que, ante la propuesta de realizar una secuela todo el equipo debió dar saltos de alegría.

El mundo perdido se nutre de todos los grandes problemas y clichés de las segundas partes, a saber: falta de guión, mucha expectación, necesidad de multiplicar por mil lo hecho en la primera y sobre todo la nula necesidad de su existencia. Toda la profesionalidad de Michael Crichton de la que se beneficiaba la primera parte desaparece en ésta. El guión no se parece en nada a la segunda novela que para más inri es muy inferior a su antecesora. En realidad la película se compone de secuencias de acción hiladas entre sí sobre la marcha y sin un sentido claro. Todo aquello que no se pudo hacer en la primera se trata de incluir en esta cayendo en un cliché tras otro.
La película se convierte en un campo de experimentación para los genios de la infografía y la animatrónica que ya habían trabajado en Parque jurásico. Dónde había un T-Rex ahora tenemos dos, si había tres velociraptores, ahora hay quince y así, suma y sigue; una pasarela de dinosaurios.

Spielberg recupera a los personajes que en la primera parte, llamaron más la atención. John Hammond (Richard Attemborough) y los niños Tim (Joseph Mazzello) y Lex (Ariana Richards)tienen una aparición anecdótica. Por su parte, Ian Malcom (Jeff Goldblum) se convierte en el héroe de la aventura, un error puesto que todos los rasgos de personalidad que le convertían en un gran personaje, su acidez, su espíritu crítico, desaparecen con este padre y novio preocupado. Entre las novedades, la paleontóloga Sarah Harding, interpretada por Julianne Moore que hace lo que puede con un papel sin sentido y Roland Tembo (Pete Postlethwaite) el cazador sin escrúpulos de la expedición y el único personaje con un poco de gracia.

Ya que el guión y los actores no ayudan, la película trata de sostenerse sobre sus maravillas informáticas, la correcta fotografía, más oscura y realista que en Parque Jurásico, y el buen trabajo de Spielberg que, aun teniendo entre manos un producto de segunda clase, sigue sabiendo cómo hacer su trabajo. Para dar un poco de profundidad a la película se trata de mostrar al hombre como el verdadero depredador y a los dinosaurios como animales familiares que desean vivir en libertad, pero el tímido intento no funciona.
Pero puede que lo más irritante sea la manía de Spielberg por incluir en sus películas tiernas relaciones paterno-filiales aunque no tengan el más mínimo sentido en la trama, como en este caso la intervención de Kelly (Vanessa Lee Chester), la hija de Malcom.

El mundo perdido es la clásica segunda parte, sin aportaciones interesantes ni una calidad relevante. Sin embargo, consigue su propósito de entretener sin aburrir puesto que la acción no para un momento. Un blockbuster más.

 

Visitada: 4442 veces






Puntuación de los Usuarios

5.65

(298 votos/20233 visitas) - Estadísticas >>