CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - King Kong (1933)

Poster

'Película de aventuras por antonomasia'

18/12/2005 - Por morneo

(5/5)

King Kong es algo más que uno de los más grandes iconos cinematográficos. El origen de la idea de llevar a la gran pantalla a este gigantesco simio, esta representación de la bella y la bestia, tiene antecedentes dentro de la literatura y el cine. El más cercano en cuanto a un planteamiento similar es la adaptación al cine de la novela de Arthur Conan Doyle "El Mundo Perdido", una fábula de aventuras fantástica muy parecida a King Kong. El "Rey Kong", que estuvo producida y dirigida por Merian C. Cooper, se ambienta a principios de la década de los 30 en Estados Unidos, un país afectado totalmente (como casi todo el mundo) por el crack bursátil del 29, una situación que supo reflejar "King Kong" en sus primeras escenas, como esas mujeres que van a esa casa de acogida o como cuando Denham conoce a Ann y ella intenta robar una manzana para comer.
Más allá del simple entretenimiento, King Kong representa los miedos de la sociedad de la época, encarnados en ese monumental gorila, de como destroza todos los edificios, trenes, coches, etc y se encarama al Empire State Building librando una batalla contra el mundo moderno.
"King Kong" es una película que vista aún después de más de setenta años, sigue manteniendo la misma calidad e incluso intensidad. Los efectos especiales, a cargo de Willis H. O`Brien, son asombrosos, usando técnicas de animacion Stop Motion. No solo vemos a Kong, tambien observamos a diversas criaturas como un Tiranosaurio Rex (curiosa esa imagen del Rex rascándose la cabeza con su diminuto brazo), un brontosaurius, un pterodáctilo, una serpiente, etc. Hay además otras criaturas como insectos gigantes, los cuales fueron descartados en una escena que fue eliminada.
El guión es de una gran imaginación. Cooper consigue ofrecernos una película que funciona perfectamente en esos cien minutos bien medidos y aprovechados. Los diálogos son breves y concretos, sin andarse con rodeos. Cooper da también un ritmo increible a la película, ya que aunque Kong no sale hasta pasados unos cuarenta minutos, nuestro interés no decae antes de que aparezca la bestia. A partir de ese momento, asistimos a una increíble película de aventuras, de las mejores que podéis ver.
En esta historia de la bestia, hace falta una bella. La elegida fue la joven actriz Fay Wray, recordada por sus ensordecedores chillidos, los cuales son constantes a partir de cuando Kong la atrapa. Los que veáis la versión del 2005, observaréis como Fay Wray y Naomi Watts son prácticamente idénticas. El resto del reparto cumple correctamente, aunque en un principio sus personajes son desagradables con su comportamiento machista y misógino.
En definitiva, King Kong es la película de aventuras por antonomasia. Un prodigio artístico y técnico para el año que se rodó, 1933. No os la perdáis.

 

Visitada: 2764 veces






Puntuación de los Usuarios

7.66

(70 votos/8166 visitas) - Estadísticas >>