CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - El Jardín de la Alegría (2000)

Poster

'Comedia para pasar el rato'

20/01/2005 - Por Sycamore

(3/5)

Tienen las comedias inglesas un tono de media sonrisa, alejado de la carcajada barata, muy acorde con la forma de ser sajona. En muchas películas como La camioneta o Full Monty la comicidad de las propias escenas está revestida a menudo de un sentimiento agridulce porque acostumbran, con mucha habilidad, a rodar situaciones miserables con un tono desenfadado. El jardín de la alegría se puede considerar una comedia puramente británica pero sin fondo social alguno, simplemente hecha por el placer de evadirnos un rato y pasar hora y media entretenidos con una trama curiosa y un ambiente muy inglés.

La historia nos habla de Grace, una viuda que vive en un pequeño pueblo costero a quien su marido ha dejado cargada de deudas y que ve como su futuro se vuelve muy negro. Sobre un punto de partida que bien podría dar lugar a un dramón de los que hacen época, la película se torna en comedia cuando se nos plantea la solución que Grace encuentra a su complicada situación: montar una plantación de marihuana para luego vender la droga en Londres. Para ello se alía con su jardinero, un consumidor que siempre ha deseado plantar y que no lo consigue con éxito. Uniendo la ambición del jardinero, la necesidad de Grace y sus habilidades con las plantas la historia se desarrolla como una montaña rusa en la que los problemas y situaciones cómicas se van sucediendo de menos a más. Gloriosa es la escena en la que dos maduras amigas de Grace acuden a su casa cuando ella no está y se llevan unas cuantas hojas de marihuana pensando que es té. El resultado es previsible.

Blenda Blethyn como Grace es una delicia. Una pena que esta actriz, salvando la genial Secretos y Mentiras de Mike Leigh, no haya tenido el éxito que merece. Llena la pantalla en cada escena y sus escenas en Portobello Road buscando traficantes que compren su producto son impagables, de un patetismo muy logrado. Por lo demás la película no tiene mucho más que destacar en su ligereza, aunque la fotografía de la costa inglesa y sus campos verdes te conquista aunque lo demás no te merezca la pena; también la selección de música es muy adecuada en todo momento, dándole al film el toque desenfadado que necesita en cada momento.

Nigel Cole, que parece especializado en rodar comedias con mujeres maduras después de repetir fórmula en Las chicas del calendario, nos da una película sencilla y cómoda de ver, muy entretenida y sin dobles lecturas ni pensamientos profundos, ni siquiera hay un debate subyacente sobre la bondad o maldad de la marihuana. El jardín de la alegría es simplemente una situación cómica explotada al máximo con unos personajes agradables con los que el espectador siente complicidad, y algunas escenas auténticamente desternillantes. No obstante, en general, una comedia de sonrisa para pasar el rato.

6,5/10

 

Visitada: 3600 veces






Puntuación de los Usuarios

6.31

(47 votos/6325 visitas) - Estadísticas >>