CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Jóvenes y Brujas

Poster

'Brujería adolescente'

30/10/2020 - Por Sergio Roma

(2/5)

Jóvenes y Brujas
Director: Zoe Lister-Jones
Intérpretes: Michelle Monaghan / Cailee Spaeny (Hannah) / Gideon Adlon / David Duchovny / Hannah Gordon (Ashley) / Lovie Simone / Nicholas Galitzine / Zoey Luna / Charles Vandervaart / Donald MacLean Jr. / Devin Cecchetto (Chica popular) / Julian Grey / Chris Tomassetti (Jeremy) / Owen Szabo (Hombre) / Travis Caverhill (Valentine)
Duración: 97 minutos
Sinopsis: Un ecléctico cuarteto de aspirantes a brujas adolescentes obtienen más de lo que esperaban mientras se apoyan en sus nuevos poderes. [...]
Lea más en su ficha

Estreno 30 de Octubre de 2020

CRÍTICA



Veinticuatro años después de aquella “The craft” titulada en España como Jóvenes y Brujas, nos llega lo que parece ser la secuela, de la mano de Zoe Lister Jones. Y decimos parece ser, porque desde el inicio todo parece ser un remake, incluyendo muchos puntos en común con la primera película de Andrew Fleming. Lo cierto es que se podría decir que son ambas cosas: configurada como una secuela, que lo es, tiene todos los elementos que se emplean para un remake, incluyendo los homenajes, que son abundantes.

Las similitudes con la película de 1996 comienzan desde el inicio, cuando vamos conociendo a Lily, una adolescente que llega nueva al instituto y enseguida congenia con otras tres adolescentes, que andan buscando a una cuarta compañera de grupo para formar un equipo de brujas que puedan hacer funcionar los conjuros y los aquelarres varios. Las circunstancias personales de Lily y sus curiosas capacidades permitirán que se una de inmediato, y la brujería haga su aparición en la película a partir de entonces.

Y lo que hay a partir de entonces continúa teniendo similitudes con su predecesora, incluyendo la aparición del chico guapo del insti, pero también poco a poco vamos encontrando diferencias en cuanto a la configuración del grupo de cuatro chicas, la ausencia de ninguna en el papel de líder y la manera que tienen de entender la brujería o la magia. La película continúa desarrollándose como una teenager efectista que busca conectar con el público adolescente (especialmente el femenino) y se olvida por momentos del resto, dejando un conjuro algo soso de secuela fílmica.

El personaje del padrastro (interpretado por un curioso David Duchovny, le añade algo de variedad a todo el concepto magia, poderes, brujería, pero igualmente termina distorsionando un concepto que había funcionado mejor en la anterior película.


(Más imágenes en su galería)



Los efectos especiales no cobran protagonismo y tampoco se pretende, entendiendo que es el corazón de esas cuatro válvulas o brujas, lo más importante del film, y en concreto Lily, la chica que mayores poderes tiene. Por qué tiene estos especiales poderes, lo sabremos en el tramo final de la película, al igual que el sentido último de que se considere una secuela. Lo que sí adquiere mayor importancia es la música, a cargo de Heather Christian, con una buena banda sonora, y una cuidada slección de temas al gusto del público adolescente actual.

La directora emplea un cierto revanchismo tarantiniano al hacer arder en el fuego al símbolo del machismo, bajo la frase: “ahora serás tú el que arda en el fuego”. Un simbolismo que no pasa de anecdótico y curioso, respecto al triste final que han tenido a lo largo de los años las brujas.

Con momentos entretenidos, nunca termina de fascinar, nos deja alguna curiosidad, algún momento más o menos terrorífico, pero no podemos decir que se trata de una estupenda secuela, ni tampoco un magnífico remake. Se queda en tierra de nadie con el riesgo de verse engullida por arenas movedizas, o por un conjuro de indiferencia.





@sergio_roma

 

Visitada: 222 veces






Puntuación de los Usuarios

5

(2 votos/220 visitas) - Estadísticas >>