CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Good bye, Lenin!

Poster

'Digna de ver'

06/11/2003 - Por

(3/5)

Director: Wolfgang Becker
Guión: Wolfgang Becker & Bernd Lichtenberg
Productor: Stefan Arndt
Intérpretes:
Daniel Brühl (Alexander) Katrin Saß (Christiane) Maria Simon (Ariane) Chulpan Khamatova (Lara) Florian Lukas (Denis)

Estreno 7 de Noviembre


Sinopsis:



Octubre de 1989 no era el mejor momento para entrar en coma si vivías en Alemania Oriental y eso es precisamente lo que le ocurre a la madre de Alex, una mujer orgullosa de sus ideas socialistas. Alex se ve envuelto en una complicada situación cuando su madre despierta de repente ocho meses después. Ninguna otra cosa podría afectar tanto a su madre como la caída del Muro de Berlín y el triunfo del capitalismo en su amada Alemania Oriental.

Para salvar a su madre, Alex convierte el apartamento familiar en una isla anclada en el pasado, una especie de museo del socialismo en el que su madre vive cómodamente creyendo que nada ha cambiado. Lo que empieza como una pequeña mentira piadosa se convierte en una gran estafa cuando la hermana de Alex y algunos vecinos se encargan de mantener la farsa para que la madre de Alex siga creyendo que al final ¡Lenin venció!


Crítica:



He ido a ver una comedia y me encontrado mucho más, aunque menos comedia de lo que esperaba.
La película tiene un trasfondo trágico, que se entristece aun más con la melancolía de algunos personajes.
La caida del muro fue algo histórico y el director sabe tratarlo bastante bien, con un toque de humor reflejado en los intentos del hijo (Alex) para que su madre no se entere de esta caida, ya no sólo del muro, si no de los ideales en los que cree firmemente.
Es curioso ver como en 8 meses puede cambiar tanto un país, y reflejarlo en las personas lo hace aun más visible... se ve rencores en algunos, ganas de reencuentro en otros, amistad en muchos y esperanzas en la mayoría.
Esta película, lo que está claro, es que nosotros vemos el fondo trágico de los personajes, los puntos graciosos y algunas escenas curiosas. Los alemanes la tienen que tratar mucho mejor, me explico, a los de la extinta Alemania Federal (RFA) les resultará curioso como sus antiguos vecinos y ahora conciudadanos vivían en la última etapa antes de la caida del Muro. Por el contrario, los que vivieron en la zona Democrática de Alemania (RDA) tendrán que tener mucha añoranza, al igual que les pasa a muchos de nosotros o gente de nuestra familia al ver "Cuéntame cómo pasó"... Reconocer situaciones, lugares, marcas, modas... debe ser un sentimiento agridulce, casi como el que muestra la película en su conjunto, con momentos de humor y momentos tristes.
Los actores lo hacen bastante bien, Daniel Brühl, de madre española (de Zaragoza concretamente) lleva un gran peso en la película, y desde luego, junto con la genial actriz Katrin Sass, son los mejores actores del largometraje. Ella ya ganó el premio a mejor actriz de Alemania en el 2001.
Se hace curioso que el guionista, Bernd Lichtenberg, escribiera esta película hace 10 años y que durante todo este tiempo estuviese esperando para encontrar el director que él pensaba ideal para rodarla. Creo que dio en el clavo, y también lo hicieron con los actores, a pesar de ciertos bajones a mi entender en alguno de ellos.
La película será una de las posibles candidatas para el Oscar a Mejor Película de habla no inglesa, y toda Alemania cree que tiene bastantes posibilidades para lograr entrar, por lo menos, en la nominación final. Decir también que es la película alemana más taquillera de la historia en ese país, y que posiblemente, sea el filme germano más taquillero en Europa, aunque la competencia (si no me equivoco) tampoco era muy fuerte.
El filme tiene algunas escenas colgadas, que no sabes a qué vienen; muchas de ellas seguro que las entenderíamos si hubiesemos vivido en aquella época y en aquel lugar, otras, son incomprenibles hasta para alguien estudioso de aquel periodo, ya que forman parte de la familia y no del trasfondo social. Hay que decir también, que estas escenas son las menos, a penas dos o tres. El resto de la película es bastante sólida, muy bien formada y sobre todo curioso que la hizo alguien que volvió de Francia en aquella época y que estaba en la Alemania del Este cuando tiraron el Muro.
La película es aconsejable, pero no esperéis una comedia continua, aunque tiene momentos de reir a mandíbula batiente. Como tragi-comedia, bastante buena, me hubiese gustado ser alemán para poder entender ciertas cosas y vibrar con los recuerdos. Ese ha sido su secreto para triunfar en su país, y puede ser que sea la razón del éxito o el fracaso fuera de él... eso está por ver. Decir, que entre los muchos premios, ha conseguido 9 galardones en el Festibal Alemán de cine, el Ángel Azul a mejor película europea de la Berlinale y una mención epecial del jurado en la SEMINCI. Desde luego, digna de ver.



Rueda de prensa:



Antes de que saliesemos de la sala el director ya estaba posando para los medios a la entrada del cine Renoir Plaza España, donde también fue el pase y donde se hizo la rueda de prensa en una de sus salas.




A la rueda de prensa sólo asistió el director, Wolfgang Becker, un tipo muy "alemán", altísimo y que estuvo bastante simpático a pesar de no entender la mayoría de las cosas de los periodistas en la sesión de fotos. Daniel Brühl no estuvo puesto que está terminando un proyecto en el Reino Unido, una verdadera pena teniendo en cuenta, que seguro que sabía algo de español y hubiesemos podido hablar con él más abiertamente sobre su impresión del filme en nuestro país.




En la rueda de prensa estuvo hablando casi todo el tiempo del transfondo político-social de la película y el reflejo de las dos "Alemanias" antes y después de la caída del Muro. Estuvo amable y muy hablador. También comentó la elección de ciertos actores para la película y su relación con Yann Tiersen, que ha hecho la música de Good Bye, Lenin! y era la primera vez que componía todo la banda sonora para un filme, ya que en otros, como Amelie, él no fue el compositor, si no el que se encargó de los arreglos y otros aspectos de la música de esa película pero no de su composición. El director nos comenta que es el único que puede crear una música melancólica sin que te entren ganas de llorar. También comentó sus problemas de comunicación, ya que ninguno habla el idioma del otro (Yann Tiersen es francés y Wolfgang Becker alemán), pero que a la hora de la música lo trataron como un idioma universal y que ambos se entendieron a la perfección.



Como en todas las ruedas de prensa, muchas alabanzas a todos los actores por parte del director, y desde luego se las merecían, y en general, a todo su equipo, que ha trabajado maravillosamente para traernos una película que no tiene nada que ver con superproducciones estadounidenses, y seguro que mucho más gratificante.

 

Visitada: 5276 veces







Puntuación de los Usuarios

7.25

(183 votos/14983 visitas) - Estadísticas >>