CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Los Abrazos Rotos

Poster

'La fragilidad de un abrazo compartido'

17/03/2009 - Por

(4/5)

Los Abrazos Rotos
Director: Pedro Almodóvar
Intérpretes: Lluís Homar (Mateo Blanco/Harry Caine) / Penélope Cruz (Lena) / Blanca Portillo (Judit García) / José Luis Gómez (Ernesto Martel) / Tamar Novas (Diego) / Rubén Ochandiano (Ray X) / Ángela Molina (Madre de Lena) / Carmen Machi (Chon) / Lola Dueñas (Lectora de labios) / Ramón Pons (Padre de Lena) / Kiti Mánver (Madame Mylene) / Mariola Fuentes (Edurne) / Kira Miró (Modelo) / Dani Martín (Amante de Ray X) / Alejo Sauras (Álex) / Chus Lampreave (Portera) / Rossy de Palma (Julieta)
Duración: 125 minutos
Sinopsis: Mateo Blanco es un guionista que hace años perdió la vista en un accidente, y con ella su capacidad para sentarse en la silla del director. Ahora se dedica a escribir por encargo bajo el seudónimo de Harry Caine, con la [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 18 de Marzo de 2009

CRÍTICA



La fragilidad de un abrazo compartido (4/5)

Cada vez que nos encontramos ante un nuevo estreno de nuestro cineasta más importante (tras Buñuel), es indudable que se crea un alto grado de expectación, y también de responsabilidad por parte del director manchego. Cada vez también con más asiduidad, el resultado colma cualquier expectativa creada, y en la ocasión que nos ocupa sucede exáctamente lo mismo.

Y sucede lo mismo, porque nos encontramos ante una obra que contiene todos los elementos necesarios para catalogarla de -casi- redonda.
Sin renunciar –en ningún momento, y por fortuna- a su particular estilo y con un alto grado de madurez y personalidad, el genial director Pedro Almodóvar vuelve a construir una historia de pasiones encontradas, de emociones ininterrumpidas y etéreas nostalgias, que en esta ocasión se presentan en forma de abrazos que no terminan de fundirse, en abrazos rotos.
Este tipo de abrazos es uno de los símbolos utilizados para expresar ese sentimiento de fatalidad. Pero es sobre todo el significado doble, entendido como duplicación el valor más potente que rodea todo el film. Ya desde los créditos podemos observar como la cámara de Almodóvar observa primero a los dobles de luces de Penélope Cruz y Lluis Homar, y posteriormente a estos mismos concentrados antes de rodar una importante escena. Es una oportunidad única de captar lo que jamás se debiera ver. Un voayerismo supremo que nutre un ansia del director; su fascinación por observar sin ser visto y captar la esencia de miradas y silencios. La mencionada duplicación también la encontramos en el mismo protagonista , que tras una terrible tragedia, decide cambiarse el nombre y por ende al anterior director de cine Mateo y convertirse en el nuevo guionista Harry. También hay finalmente, doble perspectiva en la misma Lena (Penélope Cruz), tanto en su vida privada con sus dos relaciones claramente diferenciadas, como con su personaje en la película que está rodando. Duplicidad, desdoblamiento, duplicado. Diferentes conceptos para expresar una diáfana idea: la doble vertiente entre ficción y realidad. Dos conceptos que Almodóvar termina por dominar casi con insultante suficiencia. Un juego de sombras sobre el que trabajar con dos sentidos opuestos de un mismo escenario.

Si hay una cualidad en la que Pedro Almodóvar destaca por encima de casi todos los cineastas, es en la dirección de actores. Y son Penélope Cruz y Lluis Homar los que más y mejor han salido beneficiados en este sentido. Penélope se nos presenta espléndida. El director ha sabido sacar lo mejor y más brillante tanto en su labor de interpretación donde vuelve a estar a gran altura, como sobre todo estéticamente donde hay planos tan sensacionales que a uno le vienen a la mente las maravillosas Audrey Hepburn, Ingrid Bergman, Sofía Loren o Shirley Mac Laine donde explosión visual, ingenua belleza y capacidad de seducción ante la cámara son fuego y pureza a partes iguales. Por otro lado en Lluis Homar encontramos su lado más seductor y atractivo en una notable interpretación tanto de galán con escrúpulos como de resuelto ciego canalla. Un trabajo crucial para entender el devenir de una historia que se nos presenta compleja en algunos tramos y contundente en momentos finales.

Si bien es cierto que la breve inclusión de actrices archi conocidas de su cine como Rossy de Palma o Chus Lampreave, o el desarrollo de una película dentro de la película que resulta ser una libre adaptación de “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, pudiera interpretarse como un auto homenaje a su cine, principalmente el de los años ochenta, más bien se entiende como un guiño nostálgico hacia ese mismo cine. Un deseo de volver una agradecida mirada a aquel mundo en el que Almodóvar se movía como pez en el agua y que tantas satisfacciones le otorgó. Un discreto gesto, que culmina con divertido monólogo de la siempre espontánea Carmen Machi y que todo en conjunto supone, eso sí, un homenaje a todas las actrices que formaron parte de aquella época y que adquirieron el ya de por sí significativo nombre de “chicas Almodóvar”.

La película se mueve en el -muy cómodo para el cineasta- género “noir” que ya tocase en “Carne trémula” y “La mala educación”, siempre sin abandonar los inconfundibles toques pop-art tanto estéticos como morales, y miradas cargadas de matices “warholianos” y un thriller tratado con el respeto y el tacto suficiente para dotar a la historia de un dinamismo y emoción que no pierde fuelle en ninguno de los momentos del metraje. Todo ello acondicionado con una sucesión de magistrales tomas, secuencias y escenas a caballo entre lo urbano y la naturaleza de Lanzarote, y que alcanzan su momento más espléndido con dos en concreto. La primera en la que Penélope se auto dobla a sí misma en una escena de elevada carga moral y psicológica y que supone un punto y seguido en el desarrollo de la historia. Y una segunda donde nos encontramos una escenificación de la siempre imposible tarea de atrapar el tiempo perdido. Sostenerlo en las manos como Mateo intenta a través de una pantalla de televisión donde fotograma a fotograma se presencia lentamente lo que quiso ser un beso eterno. Un beso roto.

Nos hallamos ante una verdadera y abierta declaración de amor al cine en general, y al neorrealismo italiano en particular, en su personalísima visión de entender éste y de comprender el mundo actual que le rodea y al que le añade sutiles matices de obligado reconocimiento. Todo un ejemplo de valentía y pureza narrativa. Un nuevo acierto del que a día de hoy, es el director más importante de nuestro cine.


RUEDA DE PRENSA



Pocas Ruedas de Prensa congregan a tal cantidad de periodistas (400) como las celebradas anta una nueva película de Pedro Almodóvar. La presencia de la recientemente oscarizada Penélope Cruz evidentemente también contribuye a ello y hace que se concentren periodistas de diversos países.



Después de las fotos de rigor, y en un ambiente muy distendido, la Rueda de Prensa comenzó con flojas preguntas del tipo “qué esperas de esta película” o sobre la responsabilidad de hacer taquilla para el cine español. A lo que Almodóvar respondió, de manera lógica que “espero lo mejor y que la gente vaya al cine, y sobre todo me gustaría que la gente entendiese la película. Espero que el público se entretenga, y que no se le haga corta”.

Tras estas primeras tomas de contacto, Almodóvar dirigió la Rueda de Prensa y comenzó a realizar, como si de un periodista más se tratase, preguntas a sus actores y actrices: “¿Cómo os ha ido en el rodaje, que antes no me atrevía a preguntarlo?”. En este sentido, Blanca Portillo reconocía el honor de rodar con Almodóvar y sobre todo el hecho de que un director esté pensando en ella en concreto ante un personaje creado de la ficción: “Ha sido fascinante. Todos hemos puesto mucha alma y riesgo emocional, se han creado vínculos muy fuertes y eso lo respira la película. El momento final en el bar Chicota con gintónic, más gin que tonic, me daba miedo, pero no hay regalo más bonito que alguien te escriba tres páginas seguidas y te las confíe”.

Rubén Ochandiano, que no participó mucho de las preguntas, también reconoció que está en una nube ante esta película, y que lo que hace es disfrutar del momento. Del mismo modo Jose Luis Gómez, que estuvo muy escueto analizaba el incómodo papel que le había tocado representar, y explicaba lo difícil de entender a alguien que siente tanta pasión por una mujer. Almodóvar se adelantó a bromear sobre el asunto y a frivolizar un poco sobre Jose Luis y la belleza de Penélope Cruz, a lo que Jose Luis pudo salir airoso, también entre bromas.

Lluis Homar también tuvo tiempo de explicar el difícil trabajo que tuvo que realizar para afrontar el papel de una persona invidente y tanto él como Almodóvar relataron cómo fue el encuentro con un invidente real y el trabajo con él para conseguir la credibilidad necesaria. El propio Lluis admitía que había ido muchas veces al estudio con los ojos vendados para ver lo que sentían las personas que no pueden ver. Almodóvar también bromeó con él sobre lo favorecido que había salido en la película y lo agradecida que debía estar su mujer..

Tamar Novas fue el único que no participó de las preguntas, aunque como ya comentó Almodóvar, “no hay problema, es un chico muy hermético”.

Las preguntas hacia Penélope Cruz estaban cantadas, acerca del Oscar. Penélope comentó que lo tiene en su casa bien guardado, al tiempo que admitió lo difícil que es pasar la aduana con semejante premio. Anécdota que le sirvió a Almodóvar para comentar también su odisea particular “al no ser tan conocido como Penélope” y sus peripecias con los guardias de seguridad del aeropuerto. Penélope también comentó lo fácil y placentero que la resulta trabajar con Pedro Almodóvar, al punto que “si me dijesen sólo puedes trabajar con un solo director en todo el mundo, elegiría a Pedro”. Lo que dejó sin palabras al director manchego. También indicó que no tiene apenas nada en común con el personaje, lo que la pareció una experiencia interesante y que emprendió con gran ambición, pero que “una de las pocas cosas que comparto con mi personaje es mi amor al cine. Lena es una superviviente, una luchadora que necesita volar y, cuando cree que se van a cumplir sus sueños, no es así”.

Respecto a la larga trayectoria que la espera en cuanto a la promoción de la película, reconoció que no la importa en absoluto, más bien al contrario, la apetece disfrutar de un trabajo bien hecho y en compañía de gente conocida como Blanca Portillo su amigo Pedro, el cuál admitió que tienen compromisos hasta Noviembre. Penélope dejó más o menos claro que este año se va a dedicar a promocionar la película y que no tiene en mente rodar ninguna otra.

Pedro Almodóvar habló sobre diversos temas, pero sobre todo intentó explicar algo de la película y de sus pasiones: “Es una película romántica, con varias historias de amor cruzadas, todas ellas muy intensas, pero también hay una historia que subyace a todas las demás: es mi historia de amor con el cine. Es una declaración de amor al cine: por eso hay tantas referencias a tantas películas”.

También contó la interesante historia de cómo comenzó la idea de la película a partir de una fotografía realizada en su segundo viaje a Lanzarote, donde dos personas aparecen abrazadas casi insignificantes ante el amplio paisaje. Su amor por la isla canaria lo dejó bien patente. También tuvo tiempo de contar la historia sobre la lectura de labios y cómo les sirvió de inspiración lo que sucedió con la princesa Leticia y cómo casualmente conoció a la persona que le leyó los labios a ella.

También habló de Madrid, y de lo que le cuesta ahora pasar desapercibido, aunque odie las extravagancias de los famosos de Hollywood y toda su parafernalia en torno a ellos. En este sentido Penélope estaba completamente de acuerdo con Pedro, y reconocía que la encanta seguir haciendo las cosas de siempre aunque cada vez la cueste más.

La nota negativa la puso un redactor del corazón al preguntar a Penélope sobre si no le hubiese gustado recibir el Oscar de un amigo como Javier Bardem. Ante una pregunta tan fuera de lugar, Penélope no quiso contestar y Almodóvar salió al quite afirmando con rotundidad que "lo importante es recibirlo", ganándose los aplausos de los que allí estábamos y que suponían también una repulsa a este tipo de periodismo.

No pudo faltar por parte de Almodóvar la mención a la película dentro de la película “Chicas y Maletas” con lo que quiso “usar algo de producción propia que pudiera manipular. No es un auto-homenaje, pero no quería escribir una historia solo para eso y destrozarla”. Admitió también que le apetecía incluir a actrices de su cine de antaño como Rossy de Palma o Chus Lampreave para en cierto modo, homenajearlas.

La cita concluyó con el deseo nuevamente de que la gente acuda a verla, a intentar entenderla y a recibir todas las emociones que contiene.


sergio_roma00@yahoo.es

 

Visitada: 5689 veces


Comenta esta Crítica

Comentarios (9)

21:42 - 17/03/2009

morfet

Veo que las espectativas que tenía se están cumpliendo. Ya tengo ganas de verla, sobre todo por la gran Carmen Machi.

00:53 - 18/03/2009

Ferlen

¿Almodóvar tiene incontinencia verbal o es que se le ha escapado el final de la peli? Espero (para quien vaya a verla) que no fuera nada importante, pero vamos, a mí me jodería conocer la última escena de una peli que voy a ver.

Saludos! [bye]

18:29 - 18/03/2009

charlyr2d2

Muy buena critica! a ver si la veo mañana, que me han entrado muchas ganas de verla.

18:46 - 18/03/2009

elChupao

Lees esta crítica y luego lees la de Carlos Boyero que viene hoy en El pais donde la pone a caer de un burro...

Esperaré más reacciones

09:16 - 19/03/2009

eyeball

seguro que sera un truño pedante y egocentrico, como es habitual

15:13 - 19/03/2009

Léolo

La crítica de Boyero es merecedora de colgarle por los huevos, y no porque le haya gustado más o menos, sino porque su actitud es la propia de un crio llorica que utiliza sus filias y fobias para sentar cátedra. En fin, lo más triste es lo profundamente reaccionarios que son esta gente, y el daño que hacen por la cultura.

18:10 - 19/03/2009

charlyr2d2

eyeball escribió:seguro que sera un truño pedante y egocentrico, como es habitual


como siempre argumentando!!! ains cuanta gilip*****, XD

08:11 - 21/03/2009

eyeball

el argumentario esta implicito charlyr2d2, para mi es el resumen de su "obra" y si esta no fuera asi sería la excepción.
No analizo las peliculas que me aburren, para que, si no me gustan.
Si te parece una gilipollez mas me parece a mi los que babean por estos esperpentos irreales y tediosos.
Hable con ella tiene el merito de ser una de las pocas peliculas que me han hecho abandonar la sala antes de dormirme.

20:34 - 21/03/2009

Ferlen

eyeball escribió:Si te parece una gilipollez mas me parece a mi los que babean por estos esperpentos irreales y tediosos.


A ver, es indudable que Almodóvar no suele dejar indiferente a nadie, y yo me cuento entre sus detractores, pero eso no es excusa para no espetar la opinión de los que sí le defienden. En concreto, no puedo hablar de los abrazos rotos, porque no la he visto, otra cosa es que me imagine por dónde van los tiros leyendo las críticas y teniendo en cuenta el estilo tan característico de este director.

Saludos! [bye]


Ver el resto de comentarios sobre esta noticia






Puntuación de los Usuarios

6.4

(94 votos/8206 visitas) - Estadísticas >>