Portada>Noticias>Un CINeolinao en Zinemaldia'06. Días 28, 29 y 30. Tres en uno

Un CINeolinao en Zinemaldia'06. Días 28, 29 y 30. Tres en uno

user avatar
Charlyr2d2, 30/09/2006
Debido a problemas técnicos y de salud ayer no hubo crónica por lo que hoy os ofrezco lo nunca visto un 3 en 1.
En estos tres últimos días crece la tensión y se proyectan las últimas películas a concurso en la sección oficial, las últimas candidatas a la concha de oro por orden de llegada han sido:
Copying Beethoven de la directora Agnieszka Holland que nos cuenta la historia de Anna Holtz, una joven de 23 años, aspirante a compositora con pocos medios que intenta encontrar inspiración y prosperar en la capital mundial de la música, Viena. Anna se las ingenia para conseguir una oportunidad de trabajar junto al mejor y más voluble artista vivo: Ludwig van Beethoven, el cual necesita ayuda, a pocos días del estreno de su novena sinfónica, para transcribir las partituras. Tras conseguir calmar el mal genio del compositor, este decide aceptar a Anna como copista, lo que da comienzo a una extraordinaria relación que cambiará la vida de ambos.
La película que en ocasiones parece un telefilm de alto presupuesto y cuidada realización no defraudará al público que espere encontrarse con una biopic típico de época, con bonito vestuario, grandiosos decorados y una historia sencilla para que el espectador no tenga que pensar mucho.
La cinta empieza con ralentizaciones y camaras lentas que recuerdan a las utilizadas por Peter Jackson tanto en su saga de los anillos como en King Kong, y que a un servidor le parecen horrorosas e incluso en este caso fuera de lugar.
En cuanto a las actuaciones hay que felicitar al equipo de maquillaje y peluquería por que Ed Harris está bastante irreconocible, pero el resto de su actuación no llega a ser nada más que una voz grave, un par de gritos, una actitud gruñoana y a otra cosa. Por su parte Diane Kruger está…, está muy guapa y no desentona con el resto y a pesar de tener el co-protagonismo de la cinta no consigue llenar la pantalla con la fuerza que el personaje requería. Una película hecha por y para ganar premios, que consigue entretener aunque le sobren 10 minutos y que sobretodo tiene una escena memorable cuando escuchamos y vemos la representación de la novena sinfonía de Beethoven durante casi 15 minutos. El público despidió la proyección con división de opiniones, mientras una parte aplaudia, la otra salia de la sala con una indiferencia total hacia la cinta.

Niwe mang (Halfmoon), del director iraní Bahman Ghobadi, que volvía a San Sebastian después de llevarse la concha de oro por las tortugas también vuelan, explica la historia de Mamo, un músico mayor y de renombre, al que le han dado permiso para llevar a cabo un concierto en el Kurdistán iraquí. Su fiel amigo Kako conducirá un autobús escolar que irá recogiendo a los diez hijos músicos de Mamo, repartidos por todo el Kurdistán iraní. El viejo músico kurdo ha esperado 35 años para poder actuar de nuevo en el Kurdistán iraquí y desoye la premonición de su hijo de que algo terrible le espera antes de la siguiente luna llena.
La cinta supone un cambio de registro bastante notable con respecto al anterior trabajo del director, el cual estaba lleno de dramatismo. En este caso nos encontramos con una película donde predomina la mágia y la comedia por encima del drama, con situaciones y escenas que recuerdan al magnífico Emir Kusturica, sobre todo en su parte inicial. A medida que avanza el film y los personajes se acercan a su destino, aparecen más complicaciones y la película se convierte en un drama que nos muestra lo díficil que es vivir en un sitio como el oriente medio con conflictos que se alargan durante años. Además se critica lo absurdo de las fronteras y de las limitaciones de mobilidad que tiene la gente en esos países. Es para no olvidar la escena en la que los personajes andan por un montón de piedras que es la frontera entre Irak e Irán.
Una película humana, divertida, que nos hace pensar y nos ayuda a conocer una realidad tan cerca como actual y que fue recibida con un cálido aplauso durante gran parte de los títulos de crédito finales.

La última película a concurso ha sido Puesto Fronterizo (Karaula) en donde un pequeño puesto fronterizo en la frontera albano-yugoslava en la primavera de 1987. Frustrado y siempre borracho, el teniente Pasic siente un extraño dolor en las ingles. Acude al único médico del puesto, Sinisa, y éste descubre que lo que tiene es una enfermedad de transmisión sexual. Como no quiere que su mujer se entere, Pasic busca excusas para no ir a casa, por lo que declara el estado de emergencia aduciendo que Albania está preparando un ataque contra Yugoslavia. La broma se convierte en histeria prebélica: los soldados cavan trincheras, Pasic está cada día más furioso, Sinisa se embarca en una relación peligrosa y su mejor amigo, Ljuba, decide abandonar el Ejército.
La cinta combian el humor con el drama de guerra, pero no acaba de definirse claramente y lo que podría haber sido una gran película, que en ocasiones recuerda a la magnífica Mediterraneo de Gabriele Salvatores, se queda en un entretenimiento descafeinado con buenas actuaciones y una buena dirección. Pero por el contrario la historia se enfoca hacia los personajes, los cuales no estan perfilados tan bien como para mantener el interés del especatdor durante hora y media. Por lo que se podría haber logrado algo más si además de los personajes se nos explicase un poco más el conflicto histórico que envuelve a la historia.
Quizás por la sencillez de la historia, por la calidez del relato y por que es fácil entrar en el juego de la película, aunque después se olvide fácilmente, el film fue recibida con un gran aplauso.

Además hemos asistido a dos proyecciones de películas fuera de concurso en la sección oficial The boss of it all del siempre polémico Lars Von Trier que nos relata en forma de comedia la historia del propietario de una empresa que desea venderla. El problema es que, cuando fundó la empresa, se inventó un inexistente presidente de la compañía tras el cual poder ocultarse cuando tuviera que tomar medidas impopulares. Cuando los posibles compradores insisten en negociar cara a cara con el 'presidente', el propietario de la empresa se ve obligado a contratar a un actor fracasado para que interprete el papel de ese supuesto presidente. De repente, el actor se da cuenta de que no es más que un títere envuelto en una trama que terminará por poner a prueba su catadura moral.
La cinta ofrece buenos momentos de comedia y a pesar de ser la película más accesible para todo el público en general, también tiene momentos muy típicos de este amado/odiado director danés.
El film se abre con Lars Von Trier subido en una grúa (cámara) y reflejado en un cristal, y nos cuenta con voz en off que vamos a asistir a una película, a una comedia. Y lo que intenta es incluir todos los elementos para hacer una buena comedia, la pausa a media película, giro inesperado, nuevos personajes y al final de la proyección más que a una película nos parece haber asistido a una clase teórica de como rodar una comedia.
Es un trabajo fácil de ver, sin más pretensiones que entretener y así alejarse un poco de las polémicas levantadas con trabajos como Dogville o Manderlay y el público se lo agradeció con un sonoro aplauso al acabar la proyección.

La segunda película estrenada fuera de concurso ha sido la Americana Corazones Solitarios una muestra de cine negro con policias y timadores asesinos con un reparto de lujo entre los que se encuentran John Travolta, James Gandolfini, Jared Leto, Salma Hayek, Scott Caan.
En los años 40, Martha Beck y Raymond Fernandez formaron la pareja más buscada de América. Conocidos como 'los asesinos de corazones solitarios', amantes de la mentira, el dinero fácil y el sexo escabroso, estafaban a sus víctimas y luego las mataban brutalmente. Sus objetivos eran viudas de guerra y mujeres adineradas que tenían la mala fortuna de responder a los anuncios en prensa en los que Ray se presentaba como el amante latino ideal. En este juego mortal, Martha se hacía pasar por su hermana. Cometieron una veintena de crímenes. El detective Elmer C. Robinson participó en su captura en 1949.
La película es una buena muestra de cine bien hecho, bien dirigido, con una buena fotografia y unas actuaciones notables, además de una historia interesantes tanto por la época como por lo que nos cuenta en ella. Quizas lo más criticable de la película es que no se parezca algo más a cintas como L.A. Confidential, y es que en este caso nos encotramos con bastantes tópicos ya vistos en películas de asesinos y policías, pero sorprende la gran cantidad de violencia que se ve, con muchas muertes y sobre todo muy sangrientas. Una película que se deja ver, entretiene y a pesar de no pasar a la historia del cine, es una cinta hecha con buen gusto que ha sido despedida por el público con un no muy efusivo aplauso.

Sobre las 4 de la tarde se darán a conocer los vencedores de la 54 edición del festival internacional de cine de San Sebastián y CINeol estará allí para cubrirlo. Hasta entonces.