Portada>Noticias>Visita al rodaje de 'Tirante el Blanco' de Vicente Aranda

Visita al rodaje de 'Tirante el Blanco' de Vicente Aranda

user avatar
Irulan, 23/05/2005
El pasado 17 de mayo, junto con otros medios, CINeol fue invitado a visitar el rodaje del último film de Vicente Aranda: Tirante el Blanco. Dos años después de la polémica Carmen el cineasta se vuelve a encerrar para rodar otra película de época. Un rodaje que llega en un buen momento, porque por un lado tenemos las numerosas celebraciones del aniversario de "El Quijote", por otro el éxito de obras épicas desde "El Señor de los Anillos" hasta "El Reino de los Cielos" y, finalmente, las altas expectativas levantadas por la adaptación cinematográfica de las novelas de "El Capitán Alatriste", en la que es de momento película más cara de la Historia del Cine español.
Y es que Tirante el Blanco es otra adaptación, pero de una novela clave del género caballeresco, Tirant Lo Blanc. Escrita a partir de 1460 por el valenciano Joanot Martorell, narra las aventuras de armas y amor de Tirante, un caballero al servicio de un sólo ideal: salvar a Constantinopla de los turcos. La obra ha sido calificada como total, cortesana, militar, erótica y, en cierto sentido, psicológica, y ha sido gracias a adjetivos como éstos que ha resistido de manera inalterable el paso del tiempo.
La película de Aranda se centrará así en los dos aspectos mencionados dentro del protagonista: su participación en las contiendas y su particular Guerra Santa y sus aventuras amorosas, y es que Tirante intentará vender por todos los medios la oposición de Carmesina a entregar aquello que considera más íntimo: su virginidad. Ante esta perspectiva, serán las mujeres de la corte quienes manejen los hilos a su antojo, estimulando todo tipo de estrategias alrededor del poder. Hecho este último que ha llevado a los cineastas a plantearse un subtítulo para el film: [iEl Complot de las Damas.
Y con estos antecedentes llegamos al Estudio Desafío, situado a las afueras de Madrid. Allí nos encontramos con que se estaban rodando escenas de interiores. En concreto había tres decorados, los tres de habitaciones (cosa que no sorprende cuando se habla de Vicente Aranda). Todos de aires bizantinos y de gran factura y belleza. En ese momento estaban rodando tres de sus actrices protagonistas: la veterana Victoria Abril (que tras ocho años se encuentra con el director), la joven Leonor Watling y la apenas recién llegada Esther Nubiola. Pudimos de este modo ver el rodaje de una escena onírica en la que el personaje de Carmesina (Nubiola) recibe las visitas de Placerdemivida (Watling) y la Viuda Reposada (Abril). Y pudimos comprobar que la película está siendo rodada en inglés.
Tras esto nos llevaron a otro de los decorados (uno donde no se estaba rodando) y fue entonces cuando tuvimos oportunidad de hablar con el director, las actrices (a quienes se unió Ingrid Rubio más adelante) y uno de los productores de la película...
VICENTE ARANDA
El incombustible director comenzó explicando cómo este era un proyecto que había tenido en mente durante muchos años, incluso como para haber querido que Victoria Abril interpretase el papel de la joven Carmesina. La novela había sido para él un gran descubrimiento, y asumió que había tenido mucha influencia en otras películas suyas. De la actriz, una de sus musas, dijo que era una auténtica "experta", llena de sabiduría, alguien que sabe cómo colocarse delante de una cámara, cómo hacerse ver, que va a por todas. En general habló bien de todo el reparto, llegando a reconocer que Leonor Watling no le gustaba mucho en las pruebas aunque luego en pantalla estuviera muy contento con ella. También habló del hecho de que la película fuera rodada en inglés. Dijo que el film es una coproducción con el Reino Unido con muchos actores británicos (el mismo Tirante está interpretado por Caspar Zafer), y que como él odia los rodajes "bilingües" optó por la lengua anglosajona ya que le parecía lo más cómodo y fácil para todos. Finalmente se centró en dos temas clave, uno de ellos para los periodistas, y es el sexo, tan presente en su filmografía. De él dijo que no es muy explícito, que deja lugar para la imaginación y que sin duda va a sorprender a más de uno. El otro, esta vez para él, son las batallas. Él cree que abusar de este tipo de escenas lleva al público al aburrimiento, y que por lo tanto no quiere que su película esté llena de momentos de este tipo.
ESTHER NUBIOLA
La joven actriz comentó cómo está llevando el rodaje, según ella muy bien, siendo quizá lo más duro el tema del inglés (aunque reconoció que se hacían muchos ensayos y se contaba con la presencia de un coach). Al preguntarla por cómo es trabajar con Vicente Aranda, ella dijo que el director era alguien que hacía las cosas muy fáciles, que sabe lo que quiere y que no para hasta que lo consigue. Dijo que era un "hombre de mujeres", y que por lo tanto la película está llena de escenas protagonizadas por los personajes femeninos. También estuvo llena de elogios para con sus compañeras de rodaje, que le estaban propiciando una experiencia abrumadora a la par que interesante, y especialmente habló bien de Victoria Abril, quien dijo que era un apoyo enorme para ella.
VICTORIA ABRIL
La actriz comenzó su comparecencia hablando de su casi recién estrenada carrera musical. Comentó cómo su disco se ha colado en el Top 5 de los más vendidos en Francia en la misma semana de su lanzamiento, y se quejó del tratamiento que ha recibido por parte de la prensa española, que ni lo ha escuchado, sólo se ha dedicado a desprestigiarla (según ella). Tras esto se centró en su trabajo en la película, del que dijo estar muy contenta. Le gusta el personaje, es alguien con ese patetismo propio de los enamorados no correspondidos. No le importa que esté rodada en inglés, ya que entre los decorados y la ropa es muy fácil sentirse "otro". También comentó cómo es difícil encontrar elementos bizantinos en España, motivo por el cual se han creado tantos decorados y por el que la filmación se desplazará a Sicilia durante una temporada. Respecto a su reencuentro con el director, se mostró muy agradada. Dijo que no había cambiado, que seguía siendo tan perfeccionista como en otras ocasiones que habían trabajado juntos, y que esta es una cualidad que le gusta y que cada vez se encuentra con más dificultad.
LEONOR WATLING
Al igual que sus compañeras, Leonor no pudo evitar comentar lo exigente que resulta Vicente Aranda como director, cómo es alguien muy consciente de lo que quiere. Comentó el tema de las escenas de "tálamo" diciendo que en este film su papel es de mediadora, pero que cree que son bonitas, únicas, muy finas visualmente. De su personaje dijo que era muy poderosa, alguien que cree tener la razón siempre y que actúa de manera impetuosa. Aunque sin duda lo que más le llama la atención es el hecho de trabajar en una película de época, porque es como "estar en una peli". En este género los tiempos se multiplican, se pasan muchas horas en maquillaje y peluquería. Pero a la vez estar rodeada de esos decorados y llevar esas ropas ayuda con el personaje y la interpretación.
INGRID RUBIO
Ingrid Rubio comentó cómo para ella el rodaje en plató es claustrofóbico, y que tenía muchas ganas de ir a Sicilia. Sobre su personaje, Estefanía, habló largo y tendido. Ella era una de las damas de compañía de la princesa (Carmesina), alguien que está muy encima de la joven y que a la vez actúa como una observadora sutil. Además, al igual que la protagonista es virgen, aunque llega un punto en que decide sacrificar su virginidad a favor del Imperio. Recalcó el hecho de que la película se centra en los entresijos de los personajes femeninos, y que en el film sus intereses coinciden con los del personaje de Leonor Watling, aunque Estefanía sea menos ambiciosa y más romántica. Sobre Vicente Aranda dijo que se trataba de un director muy visual que procura que todo vaya en concordancia con la imagen, alguien muy perfeccionista pero a la vez abierto a todo, alguien que "ama" al actor. De sus compañeras de rodaje también habló muy bien. Comentó cómo todos estaban unidos por la ilusión ante una película así, y que luchaban por la veracidad de las escenas. Se declaró fan de Victoria Abril, quien además resulta ser una muy buena compañera, alguien con mucha experiencia. Así como afirmó haber encontrado en Leonor Watling una gran complicidad.
Finalmente pudimos hablar con uno de los productores ejecutivos de la película, que se centró en ofrecernos datos mayoritariamente técnicos. Así supimos que el presupuesto de la película (incluyendo las copias y la publicidad) es de 14'6 millones de euros, y que él ya había trabajado con Vicente Aranda, con quien se siente muy a gusto. Un film así supone un gran esfuerzo económico (pues tiene unas necesidades muy altas), es algo complicado que cansa mucho. Comentó cómo el rodaje iba algo retrasado, que en breve irían a Sicilia (se había intentado Estambul, pero no se consiguió por problemas de permisos) y tras eso llegaría el turno de los efectos digitales y la postproducción. La idea era poder estrenar en otoño de este mismo año, e incluso llegar al festival de San Sebastián. También se quiere hacer un estreno en Londres. El hecho de que la película esté rodada en inglés es una ventaja que quieren exprimir al máximo. Además, ya se presentó una promo de tres minutos en el Festival de Cannes y al parecer hay varios países interesados en comprarla: Japón, Italia, Rusia, los Emiratos Árabes Unidos,... Para cerrar su intervención habló de la polémica que conllevaba el "título" de la película. Se habían recibido muchos mails de gente molesta por no usar la versión catalana-valenciana, así que en España se estrenará con los dos títulos (Tirante el Blanco / Tirant Lo Blanc) y tanto en inglés como doblada al español.
FOTOS