Portada>Noticias>Palmarés del Festival de Sundance 2012

Palmarés del Festival de Sundance 2012

user avatar
José Hernández, 31/01/2012
A principios de los 80, Park City solo era el nombre de un pequeño pueblo de Utah cercano a su capital, Salt Lake City. Era un lugar que no conocían más que los escasos habitantes de la zona. Pero todo eso cambió cuando Robert Redford eligió la nevada localidad como sede para organizar el primer certamen de cine independiente de Estados Unidos: el FESTIVAL DE SUNDANCE. Corría el año 1983. Desde entonces muchas cosas han cambiado en Park City, que durante once meses al año apenas ronda los 8.000 habitantes, pero que durante dos semanas en enero cuadruplica su población con cineastas, periodistas, ejecutivos de grandes y pequeños estudios y aficionados al séptimo arte. El evento ha servido para llevar la prosperidad económica y desarrollar la cultura cinematográfica del lugar hasta niveles que muchas ciudades mayores querrían para sí.

Pero el festival no solo ha tenido un gran impacto sobre la ciudad, sino también sobre el cine estadounidense. El certamen ha servido desde sus inicios de escaparate idóneo para películas de bajo presupuesto y espíritu independiente, alejadas de la comercialización y de la falta de riesgo de los grandes estudios, lo que ha ido creando una cultura indie cada vez mayor y más asentada que sirve como plataforma de lanzamiento de muchos de los nuevos talentos del cine yanqui. Y esto, a su vez, ha ido alimentando al festival hasta convertirlo en un evento de enorme escala, en donde tanto importa las películas que se ven como los negocios que se hacen entre proyección y proyección, una cita a la que los estudios no pueden faltar en busca de los nuevos talentos, de las cintas que pueden generar premios y prestigio o incluso de los filmes que pueden ser una revelación en taquilla a un coste mínimo. Y de paso, Sundance se ha convertido también en el modelo a seguir por otros certámenes que han nacido a rebufo suyo, como los de Tribeca, South by Southwest (SWSW) o incluso el de Toronto, que reformuló su modelo de festival para competir con este por la atención de Hollywood y ha conseguido aprovechar su situación privilegiada para convertirse en una antesala perfecta de la temporada de premios.
Y como en el evento canadiense, en Sundance el palmarés es casi lo de menos, ya que muchas de las cintas revelación se proyectan fuera de concurso. Hay que estar atentos también a las opiniones sobre los filmes proyectados, aunque en esta 27 edición los que más reacciones positiva han generado se encuentran en su palmarés:
CATEGORÍAS DE FICCIÓN

GRAN PREMIO DEL JURADO: BEASTS OF THE SOUTHERN WILD, de Benh Zeitlin, una historia mágica sobre una niña de seis años que vive con u padre en el mismo borde del mundo, a punto de sufrir un cataclismo que cambiará toda su vida.
PREMIO DEL PÚBLICO: THE SURROGATE, de Ben Lewin, un drama sobre un hombre conectado a un pulmón artificial que pide ayuda profesional para dejar de ser virgen.
Mejor Director: Ava DuVernay, por MIDDLE OF NOWHERE, sobre una mujer negra que intenta mantener su familia cuando su marido es encarcelado.
Mejor Guion: Derek Connolly, por SAFETY NOT GUARANTEED, dramedia sobre tres empleados de una revista que investigan un anuncio clasificado que pide un compañero para viajar en el tiempo.
Premio Especial del Jurado (actoral): A todo el reparto de THE SURROGATES.
Premio Especial del Jurado: (ex-aequo) SMASHED, de James Ponsoldt, drama sobre una joven que intenta dejar el alcohol; y NOBODY WALKS, de Ry Russo-Young, película sobre una joven artista que se mete en un triángulo amoroso.

PREMIO DEL JURADO (CINE INTERNACIONAL): VIOLETA SE FUE A LOS CIELOS (Chile), de Andrés Wood, biopic sobre la cantautora chilena Violeta Parra.
PREMIO DEL PÚBLICO (CINE INTERNACIONAL): VALLEY OF SAINTS (India), de Musa Syeed, sobre dos jóvenes que planean huir de la zona en perpetuo conflicto de Kashmir hasta que una investigadora les hace ver nuevas posibilidades.
Mejor Director (Cine Internacional): Mads Matthiesen, por TEDDY BEAR (Dinamarca), sobre un tímido culturista que se marcha a Tailandia en busca del amor.
Mejor Guion (Cine Internacional): Marialy Rivas, Camila Gutiérrez, Pedro Peirano y Sebastián Sepúlveda, por YOUNG & WILD (Chile), drama sobre una joven que lucha por definir su sexualidad en medio de una familia evangélica muy conservadora.
Premio Especial del Jurado (Cine Internacional): CAN (Turquía), de Rasit Çelikezer, por su visión artística. Cuenta la historia de un matrimonio turco que intenta conseguir un bebé por métodos ilegales.
CATEGORÍAS DE DOCUMENTAL

GRAN PREMIO DEL JURADO: THE HOUSE I LIVE IN, de Charles Ferguson, sobre la guerra contra las drogas en Estados Unidos durante los últimos 40 años.
PREMIO DEL PÚBLICO: THE INVISIBLE WAR, de Kirby Dick, que analiza las causas de la epidemia de violaciones entre soldados del Ejército estadounidense.
Mejor Director: Lauren Greenfield, por THE QUEEN OF VERSAILLES, sobre una pareja de ricos que se estaban construyendo un mastodóntico palacio al estilo de Versalles cuando llegó la crisis económica y les hundió.
Premio Especial del Jurado: LOVE FREE OR DIE, de Macky Alston, sobre un sacerdote gay que debe tomar la decisión de mantener su ordenación o renunciar a ella por el hombre que ama.

PREMIO DEL JURADO (CINE INTERNACIONAL): THE LAW IN THESE PARTS (Israel), de Ra'anan Alexandrowicz, sobre la ocupación de territorios palestinos por parte de los israelíes.
PREMIO DEL PÚBLICO (CINE INTERNACIONAL): SEARCHING FOR SUGAR MAN (Reino Unido), de Malik Bendjelloul, biografía del cantante de folk de los 70 Rodriguez, que nunca llegó a triunfar pese a ser considerado uno de los más grandes del género.
Mejor Director (Cine Internacional): Emad Burnat y Guy Davidi, por 5 BROKEN CAMERAS (Palestina), sobre un periodista palestino que retrata cómo levantan un muro con Israel en medio de su ciudad.
Premio Especial del Jurado (Cine Internacional): SEARCHING FOR SUGAR MAN.
El resto de galardones los podéis encontrar pinchando aquí.
Las dos cintas que se han llevado toda la atención en el festival han sido Beasts of the Southern Wild y The Surrogates, que han levantado aclamaciones unánimes entre crítica y público y han cerrado jugosos tratos de distribución. A estas alturas es difícil saber si llegarán a tener éxito de taquilla o fuerza suficiente para aparecer en la próxima temporada de premios, o incluso en el Oscar, aunque algunos ya dan por segura la nominación como mejor actor a John Hawkes por la segunda. Pero esto es hablar por hablar, porque la recepción en un festival no siempre se traslada al 'mundo real'. Por cada Precious, Pequeña Miss Sunshine o incluso Winter's Bone que ha salido de aquí y ha replicado su éxito, hay muchas The Wackness, Like Crazy o Happythankyoumoreplease, que no se han comido un colín e incluso han logrado más indiferencia que otra cosa. Incluso con la crítica de su lado no se aseguran nada, como se ha demostrado este año con Take Shelter y Martha Marcy May Marlene.
Respecto a las otras cintas que más seguidores han generado, la lista tiene que incluir las siguientes: Safety Not Guaranteed, Smashed (que podría conseguirle más de un premio a Mary Elizabeth Winstead), Bachelorette (que muchos llaman ya la versión en clave de comedia negra de La Boda de mi Mejor Amiga), Wrong (comedia surrealista del director de Rubber), Keep the Lights On (un drama sobre adicciones y homosexualidad), The Raid (cinta de acción asiática con algunas escenas que quitan el aliento), Sleepwalk with Me (sobre un comediante que se replantea su vida vacía); comedias románticas como For a Good Time, Call... (sobre dos mujeres que abren una línea erótica), Liberal Arts (segunda cinta tras la cámara de Josh Radnor tras su triunfo en este festival -y en ninguna otra parte- con Happythankyoumoreplease, que al parecer supera a aquella en todos los sentidos), la sencilla Your Sister's Sister y, en menor medida, Celeste and Jesse Forever (escrita y protagonizada por la actriz Rashida Jones); y cintas de género como Black Rock (sobre tres chicas que deben sobrevivir en un entorno inhóspito tras un accidente), V/H/S (compendio de relatos de terror al estilo 'material encontrado') o Robot and Frank (dramedia de ciencia ficción sobre un hombre que intenta conquistar a una mujer con ayuda de un robot).
Respecto a los documentales, además de los premiados han destacado Room 237 (sobre los significados ocultos en El Resplandor), West of Memphis (que analiza los mismos sucesos que la trilogía de Paradise Lost), Detropia (sobre el colapso de la industria manufacturera de Detroit), Shut Up and Play the Hits (que sigue el último concierto de LCD Soundsystem antes de disolverse), How to Survive a Plague (sobre cómo el activismo permitió combatir la epidemia del sida) y Finding North (que analiza los millones de familias y niños en situación de hambruna dentro de los propios EE UU).

Otras películas fueron más controvertidas, y pese a ganar un nutrido grupo de seguidores acérrimos, también provocaron más de un rechazo. División de opiniones han generado el thriller Simon Killer, que sigue a un estudiante de viaje en Francia que se enamora de una prostituta y se mete en problemas; Compliance, que se basa en un hecho real en donde una broma telefónica desemboca en el tenso acoso de una jefa a una empleada; el drama For Ellen, sobre un músico que lucha por la custodia de su hija, y que se comenta que tiene la mejor interpretación hasta la fecha de Paul Dano; Red Hook Summer, drama familiar de Spike Lee con algunos personajes de Haz lo que Debas; el drama sobre el IRA Shadow Dancer, primera incursión en el cine de ficción del documentalista James Marsh; la negrísima y marciana The Comedy, de título irónico donde los haya; la premiada Nobody Walks, que unos califican de fresca e intrigante y otros de sin fuste; el documental The Ambassador, a medio camino entre la crítica social y el humor absurdo; el drama romántico 28 Hotel Rooms, sobre dos amantes y la evolución de su relación a través de 28 encuentros en 28 hoteles distintos; la cinta de terror John Dies at the End, demasiado excesiva o extraña para algunos; y el drama familiar The End of Love, escrito, dirigido y protagonizado por Mark Webber en lo que muchos califican como ombliguismo insufrible y otros alaban como sensible relación paterno-filial, y que como curiosidad está coprotagonizada por el hijo de 2 años del propio Webber, que dicen que roba la función y podría generar una campaña espontánea de apoyo para los próximos Oscar al estilo de Consider Uggie. También la española Luces Rojas ha tenido críticas de todo pelaje. Quienes la odian, desde luego, la desprecian con ardor.
Pero si estas tienen apoyos entre sus filas, no se puede decir lo mismo de otras que han despertado bastante indiferencia, pese a que algunas tienen bastante pedigrí. Por ejemplo, por mucho que Lay the Favorite tenga a Stephen Frears tras la cámara y un reparto estelar encabezado por Bruce Willis, Rebecca Hall y Catherine Zeta-Jones, las críticas la sitúan al nivel de medianía de otra sátira del mundo del espectáculo que debutó en Sundance, Algo Pasa en Hollywood. Por su parte, 2 Days in New York parece ser una aceptable secuela de 2 Días en París, pero nada memorable. Tampoco han despertado mucho entusiasmo, aunque tampoco hostilidad, la comedia Hello I Must Be Going (sobre una divorciada que debe mudarse a vivir con sus padres), el thriller The Words (sobre un escritor que roba la autoría de un manuscrito sin saber los secretos que oculta), la dramedia Predisposed (una especie de calco de Pequeña Miss Sunshine con Melissa Leo y Jesse Eisenberg), la comedia romántica Save the Date o el thriller de corrupción económica Arbitrage, con Richard Gere y Tim Roth.
Menos suerte han corrido la comedia negra sobre el mundo empresarial Price Check o el thriller australiano Wish You Were Here, que se han encontrado con más de una acusación de mediocridad galopante y sin muchos apoyos. Claro que eso es mejor que ser denostada por todo el mundo, como la cinta de terror The Pact, sobre una joven que se muda a vivir a la mansión donde asesinaron a su madre y cosas paranormales empiezan a ocurrir (entre ellas que Casper Van Dien ahora puede decir que ha acudido a Sundance con una de sus películas); la comedia surrealista Tim and Eric's Billion Dollar Movie, basada en unos populares sketches de Adult Swim (es decir, que si no fumas porros no los aguantas); o That's What She Said, una comedia femenina sobre citas que ha sido calificada con todo tipo de adjetivos negativos.