Portada>Noticias>Oscar 2005. Mejor actriz secundaria

Oscar 2005. Mejor actriz secundaria

user avatar
Damned Martian, 23/02/2005
Categoría: Mejor Actriz Secundaria

Cate Blanchett / Laura Linney / Virginia Madsen / Sophie Okonedo / Natalie Portman
Cate Blanchett - El Aviador (2ª nominación / 0 Oscars)
Cate Blanchett es un caso muy extraño entre las actrices. Generalmente se la considera una de las mejores actrices que trabajan en la actualidad (y es algo totalmente cierto, sin duda), pero si miramos su filmografía, muchas de sus películas dejan mucho que desear. Ese es posiblemente el único motivo por el que Cate aún no ha ganado el Oscar. Bueno, ese y que Gwyneth Paltrow se lo robó cuando todos pensaban que se lo llevaría por su interpretación en Elizabeth. Ahora la tenemos interpretando a otra reina, pero esta vez una reina del celuloide, Katharine Hepburn, en la epopeya de Scorsese El Aviador. Interpretar a alguien así nunca es fácil, sobre todo porque las comparaciones pueden ser odiosas, pero Cate ha salido más que airosa del trance. Eso, más que cualquier premio, la coloca como la favorita en esta categoría. Sin embargo, algún resquemor por el papel aún podría existir, y el hecho de que esta categoría sea históricamente la más dada a las sorpresas hace peligrar su merecida estatuilla...
A su favor: interpretar a la Hepburn. Estar en una peli favorita. Su anterior nominación. El SAG y el BAFTA.
En su contra: interpretar a la Hepburn. Ha sido menos premiada de lo que se presuponía. Es la categoría de las sorpresas.

Laura Linney - Kinsey (2ª nominación / 0 Oscars)
Quién les iba a decir a los espectadores que la vieron en Congo que esa muchachita desconocida que llevaba el peso de la película iba a convertirse en una de las actrices más respetadas en la meca del cine... Y es que después de sus primeros trabajos alimenticios, Laura Linney no ha hecho más que darle alegrías a los cinéfilos con interpretaciones sólidas y en muchos casos emotivas (no hay más que ver la película por la que estuvo nominada anteriormente, "You Can Count on Me"). Nadie duda de que un Oscar para ella no es cuestión de "si", sino de "cuando". Y muy bien podría ser el papel de esposa del investigador del sexo Alfred Kinsey el que le reportase tan merecido premio. Tendrá antes que vencer para ello una competencia muy dura, pero eso nunca será un problema para ella.
A su favor: una carrera intachable, y un típico papel oscarizable (la esposa sufridora). Además, es la categoría de las sorpresas.
En su contra: la película ha sido ignorada por doquier, y ha ido perdiendo su 'buzz' progresivamente.

Virginia Madsen - Entre Copas (1ª nominación)
A finales de los 80 y principios de los 90, parecía que Virginia Madsen se iba a comer el mundo. Películas de culto como Labios Ardientes o Candyman la avalaban para dar el salto al estrellato y convertirse en la sensación rubia del momento. ¿Qué ocurrió? Que otras como Sharon Stone comenzaron a robarle los papeles que le iban mejor. Su carrera se hundió progresivamente en los videoclubs... hasta que un día Alexander Payne llamó a su puerta. Payne le ofreció el que posiblemente sea el papel de su vida: Maya, una apasionada del vino que se cruza en el camino de dos perdedores. Virginia ha ganado casi todo lo que había para ganar este año, pero aún está por ver si la Academia valorará su nada exuberante actuación tanto como para darle el Oscar - suelen premiar actuaciones más "espectaculares". Aun así, es una de las favoritas.
A su favor: las resurrecciones artísticas son muy del agrado de la Academia, y la suya ha sido la interpretación más laureada del año.
En su contra: ha perdido los premios más importantes ante sus más claras rivales.

Sophie Okonedo - Hotel Rwanda (1ª nominación)
La gran desconocida de la categoría. De hecho, es también la más inexperta. Nacida hace 36 años, su carrera está plagada de papelitos muy pequeños y algún que otro papel destacado, entre los que sobresalen la segunda parte de Ace Ventura (por lo famoso) y la reciente Negocios Sucios (por lo prestigioso). Su primera gran oportunidad para demostrar sus cualidades como actriz ha sido con el papel de la mujer de Paul Rusesabagina, el hombre que salvó del genocidio a miles de ruandeses. Es un papel agradecido en una película sin duda apreciada y capaz de tocar la fibra sensible al más machote. Sobre el papel, es un caramelito que la Academia no podría resistir. Ahora bien, ¿serán los votantes capaces de obviar su falta de precursores y su desconocido nombre para darle el Oscar? ¿Será la película demasiado pequeña para hacer mella? Algunos han empezado a situarla como la posible sorpresa, pero en teoría es aún una lejana posibilidad.
A su favor: es la categoría de las sorpresas. El papel es típico de Oscar (esposa sufridora), y puede beneficiarse de que quieran premiar en algo a la película.
En su contra: llegó tarde a la carrera y no ha ganado nada.

Natalie Portman - Closer (1ª nominación)
Con sólo 23 años, Natalie Portman ha tenido una carrera que muchas desearían. Actriz revelación infantil con sus tiernos y asombrosos papeles en El Profesional y Beautiful Girls, Nat sufrió la maldición de todo actor niño: la dificultad para pasar a ser considerado como actor adulto. Poco a poco se fue perdiendo en papeles adolescentes sin apenas interés (es lo que hay a esa edad...), hasta que George Lucas la rescató del limbo para darle su papel más... criticado. Eso sí, la devolvió al candelero, y gracias a esto pudo conseguir los papeles que la han hecho pasar de antigua promesa a una auténtica realidad: primero fue su breve rol en Cold Mountain, y este año el combo de Garden State y Closer, en la que interpreta a una ex-stripper que intenta rehacer su vida y su corazón. Es un papel muy agradecido, y es sin duda el alma de la película. ¿Será capaz de vencer la naturaleza arriesgada del material de partida? Su Globo de Oro puede dar una pista de sus posibilidades...
A su favor: el Globo de Oro. Es la mejor actriz de su generación. Su interpretación es la más emotiva de la película. Y es la categoría de las sorpresas...
En su contra: el papel puede ser demasiado fuerte para la Academia, y es aún muy joven.