Portada>Noticias>Las drogas amorosas pueden con el superhéroe en España

Las drogas amorosas pueden con el superhéroe en España

user avatar
Pau Brunet, 19/01/2011
Todo lo que sube baja. Después de los buenos datos generales de hace siete días el box office español vuelve a derrumbarse de forma bastante espectacular. Los 7,6M€ recaudados son un 40% menos que los 12,6M€ de hace un año o los 9 millones de hace dos. De hecho, lo más lógico viendo el tipo de producto y los buenos estrenos de hace una semana, hubiera sido ver como las cifras repetían el ritmo visto en 2009. Pasado el efecto vacacional la taquilla vuelve a una tónica bastante preocupante, poco espectacular y que nos aleja de nuestro ritmo habitual. De hecho, cada vez más los datos de la cartelera española se asimilan más a países como Grecia o Polonia que Italia, con los que guardábamos muchos parecidos.
La noticia más destacable de la semana no está en el primer puesto sino en el segundo, lugar donde ha aterrizado el gran estreno de la semana: The Green Hornet. La película de superhéroes de la Sony no engancha para nada y pese a 435 cines y el 3D sólo logra rascar 0,91M€, poco más de 2.070€ por sala. El dato es nefasto y mucho más negativo de lo que se podía esperar. Tradicionalmente España no es un país que acepte muy bien este tipo de producto y muchas son las película originales del mundo del cómic que aquí pasan sin pena ni gloria. Excepciones son X-Men, Spider-Man (2002) y poco más. Ahora Sony tenía un producto verdaderamente difícil, con un personaje no muy conocido y actor sin mucha marca. Pero la cosa es que el Estudio apenas tenía que competir con otros films relevantes y con facilidad se convertía en el producto más destacable de la semana. Esto obliga a pensar que el interés ha sido aún peor que los vistos en Watchmen o Star Trek y más en la línea de Kick-Ass. Listo para machacar. Seguramente sus ventajas eran el ser un film comercial, mainstream con gancho para seducir a un sector desde el familiar al medio adulto pasando por el adolescente. La cosa es que parece que ninguno ha sentido el film suyo.
Lee más en BoxOffice.es