Portada>Noticias>José Luis Alcaine recibe la Medalla de Oro de la Academia

José Luis Alcaine recibe la Medalla de Oro de la Academia

user avatar
Inés Barreda, 05/10/2011

José Luis Alcaine ha recibido la Medalla de Oro que la Academia otorga anualmente a un miembro del sector cinematográfico, en un acto en sede de La Academia y que continuó por la noche en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.
Pionero en el uso de los tubos fluorescentes como luz de apoyo en los años setenta, el prolífico e internacional iluminador ha visto recompensada su labor cinematográfica con el Premio Nacional de Cinematografía 1989, cinco Premios Goya, el Cóndor de Plata, el Premio de la Academia Europea por Volver y el Ricardo Franco del Festival de Málaga.
El veterano director de fotografía, que en el último Festival de Cannes obtuvo el Premio Vulcain por su trabajo en La Piel que Habito dedicó el premio con estas palabras:
“Este premio es para toda una generación que me ha acompañado. Llevo 45 años de carrera, bueno casi cincuenta porque hice trabajo negro en un laboratorio de fotografía. He hecho mucho cine, y aún de las malas películas he aprendido. Miro atrás y recuerdo a gente muy importante como Fernando Fernán-Gómez, un buen, buen amigo, y descubres que todos estamos interconectados, que no somos únicos y que todo te afecta. En este oficio todo ha sido para bien para mí".
Este maestro de la luz nacido en Tánger hace setenta y dos años ha colaborado con los más relevantes directores de cine español actual y entre las más de 120 películas en las que ha trabajado figuran Canciones para después de una guerra, Demonios en el jardín, Más allá del jardín, El sur, Tasio, La corte del faraón, El viaje a ninguna parte, ¡Ay, Carmela!, Amantes, Jamón, jamón, Mujeres al borde de un ataque de nervios, Belle Epoque, Roma, Al sur de Granada, Volver y Las trece rosas.
Cómplice de numerosos directores, mucho más “luminosos” que oscuros, Alcaine explicó su relación con Pedro Almodóvar , con el que ha colaborado en varias ocasiones, la última en La Piel que Habito. “Tuvimos algunos roces en Atame y por eso no trabajamos de nuevo hasta La mala educación.
"Casi no hablamos en plató, y eso nos hace llevarnos muy bien. Él no suele tener claro que quiere en fotografía, pero sí lo que no quiere. En Mujeres al borde de un ataque de nervios me explicó que su deseo era una luz tipo años cincuenta y sesenta. Volver está dedicada a Penélope y La piel… hereda esa preocupación por la actriz principal”, indicó el prestigioso técnico con fama de cuidar a las intérpretes. ¿Alguna se ha quejado de su trabajo? "Sí, una vez Victoria Abril, que siempre estaba pendiente del monitor. La verdad es que llevaba razón”.