Portada>Noticias>Especial OSCARS 2011: Mejores Cortometrajes

Especial OSCARS 2011: Mejores Cortometrajes

user avatar
José Hernández, 26/02/2011
[size=5]MEJORES CORTOMETRAJES[/size]
Las categorías de cortometrajes se caracterizan por su absoluta imprevisibilidad. Nunca se puede estar completamente seguro de que un corto va a ganar sobre otro, por dos motivos: que en estas categorías los votantes están obligados a certificar que han visto todos los nominados, con lo cual influyen más si cabe los gustos no siempre previsibles de los académicos; y que estas categorías apenas reciben cobertura en los medios. Por ello, los votantes están menos sujetos a presiones, promociones, favoritismos y concursos de popularidad. Vamos, que no pueden estar seguros de que un nominado no tiene posibilidades, por lo cual tienden a votar basándose solamente en su propio criterio. Y eso, a la hora de pronosticar, es lo mismo que ir a ciegas.

MEJOR CORTOMETRAJE DE ANIMACIÓN
Esta suele ser la única mínimamente posible de predecir, en parte porque los cortos suelen estar disponibles para ver, con lo que los reporteros los podemos valorar con más conocimiento de causa, y en parte porque es una industria más floreciente. Es decir, hay muchas compañías potentes y nombres destacados en este campo que pueden dar una pista del devenir de la categoría.
Por supuesto, la primera que viene a la mente es Pixar, que está nominada (como de costumbre) por su corto DÍA Y NOCHE. Es una obra original y simpática, y de lejos la que más gente ha visto, pero tiene un problema: la propia Pixar. Teniendo en cuenta el nivel medio que han mostrado durante todos estos años, el corto no deja de ser una obra menor, y aunque posiblemente sea el mejor de los candidatos, lo de premiar a un corto cuando uno tiene claro que podría ser mejor puede echar atrás a más de uno. En caso de que fallase, la alternativa más clara sería MADAGASCAR, CARNET DE VOYAGE, principalmente por a nivel técnico es el más impresionante de todos. Realizado como si se tratase del cuaderno de viaje de un artista, la cinta mezcla todos los tipos de animación que a uno se le pueden ocurrir, y más: 3D, bocetos a lápiz, acuarela, óleo, rotoscopia, stop-motion… Es apabullante y asombroso, pero le puede perjudicar el hecho de que, al fin y al cabo, no cuenta ninguna historia.
De las otras alternativas, la más sólida es THE GRUFFALO, un cuento infantil realizado por ordenador por la BBC que cuenta con las voces de un montón de actores conocidos, desde Helena Bonham Carter hasta Tom Wilkinson. Como adaptación del cuento es intachable, el problema es que es sin lugar a dudas para niños, mientras que los votantes son un poco más maduritos. Por su parte, LET'S POLLUTE es también visualmente fantástico. Se trata de una parodia de los cortos promocionales de los 50 que, con grandes dosis de sarcasmo e ironía, critica el consumismo, la falta de conciencia medioambiental y la obsesión por el dinero del capitalismo. Su recepción puede ir en cualquier sentido: o se descojonan de su mala leche, o lo encuentran redundante y de trazo grueso. Por último, el que menos opciones parece tener es THE LOST THING, otro cuento que aspira a ser más maduro, por sus toques de ciencia ficción distópica, pero demasiado previsible y lineal para ser efectivo de verdad.

MEJOR CORTOMETRAJE DE FICCIÓN
Aumentamos el nivel de dificultad con los cortos de ficción. De entrada, parece que dos de ellos parten con ventaja sobre el resto: NA WEWE y Wish 143. El primero se sitúa en Burundi, durante la guerra entre hutus y tutsis, y cuenta la historia de un autobús civil asaltado por fuerzas militares, que proceden a separar a ambas etnias. Con solo ver alguna escena ya se puede apreciar la fuerte carga emocional que tiene, además tratando un tema que cualquiera que vea las noticias últimamente puede encontrar familiar, con todo lo de las revueltas y matanzas en el norte de África. Por eso debe ser tratado como el favorito a la victoria… si WISH 143, con su historia de un joven enfermo de cáncer terminal que tiene como último deseo perder la virginidad, no se pone en su camino. Lo de recurrir a enfermedades y chavales para despertar el corazoncito del votante es un recurso muy rastrero, pero habitualmente efectivo. El caso es que este corto está escrito por un joven que realmente superó la enfermedad, así que tiene cierta honestidad, y además está tratado con más ligereza de la que aparente tan grave tema. Precisamente esta ligereza, que lo hace más fácil de ver, puede ser la que juegue en su contra. Y es que al fin y al cabo, lo que cuenta es más propio de una comedia adolescente que de una película seria y reflexiva, lo cual limita su impacto aunque la haga más accesible.
Si cualquiera de las dos fallase, es posible que THE CONFESSION se hiciese un hueco. Cuenta la historia de dos niños que, preocupados por no tener nada de qué confesarse antes de ser nombrados monaguillos, deciden organizar una gamberrada cruel pero inofensiva que les sale horriblemente mal. Pero mal de cojones. Si finalmente se alza con el Oscar, habrá que atribuírselo enteramente al niño protagonista, y sobre todo a su última escena en el confesionario, porque el resto está rodado de forma profesional, pero los giros de guion están trillados y llenos de recursos fáciles. Otra alternativa, aunque solo sea por haber ganado el premio de la Academia para estudiantes de cine, es GOD OF LOVE, una típica historia de chico que quiere conquistar a la chica de sus sueños, que no le presta atención. Y para ello, recibe un regalo muy especial: unos dardos que provocan que las chicas se enamoren de él cuando las pincha. Posiblemente sea el corto con más potencial para que su director encuentre trabajo en el futuro y se convierta en pieza de culto, pero aunque el tono general de la cinta parezca muy indie, la cruda realidad es que es una argumento sacado de una típica fantasía adolescente que es extraño que no haya sido convertida todavía en una película de Adam Sandler. La candidata que en principio parece menos probable es THE CRUSH, un relato sobre un niño enamorado de su profesora hasta el punto de luchar con su novio 'a muerte'. En principio puede ser una obra simpática que haga que los votantes se replanteen el amor y el concepto de diferencia de edad para las relaciones, pero eso solo puede tener dos caminos: o el corto no se mete de lleno en ello y queda como una historia más, o el planteamiento se explora a fondo y les hace sentirse incómodos. En cualquiera de los dos casos no parece probable que le saquen mucho jugo a la historia, al menos dentro de la Academia.

MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL
Entramos en el terreno de lo sobrenatural. Para acertar esta categoría hay que tener mucha suerte o ser un auténtico lince, porque muchas veces ni siquiera se puede confiar en lo más obvio. Si ese fuese el caso, el premio es sencillo: STRANGERS NO MORE, una cinta sobre un colegio en Tel Aviv en donde se acogen a estudiantes de todas las razas y credos que han llegado refugiados, y pueden convivir en armonía y desarrollándose como personas. La combinación es explosiva, y su tráiler es tan bondadosamente meloso que recuerda a los últimos dos ganadores en este campo, Smile Pinki y Music by Prudence. La alternativa sería POSTER GIRL, un corto que se centra en una mujer soldado que ha vuelto de la guerra de Irak con graves secuelas psicológicas. Visto su tráiler se puede apreciar el alto contenido emocional que debe de tener la obra, aunque el hecho de que sea tan claramente antimilitarista también puede jugar en su contra al alienar a parte de los votantes.
El resto es dudoso que jueguen algún papel, aunque nunca se sabe. Nunca, nunca se sabe. ¿Quién nos puede decir que no va a ganar KILLING IN THE NAME? Cierto que es un documental que gira en torno a la política de Oriente Medio, que les importa tres pepinos a los americanos, pero se centra en los terroristas y su mundillo. Y eso sí que importa. Lo que pasa es que igual eso de darles voz a los extremistas, aunque sea para intentar hacerles entrar en razón, puede sacar de quicio a muchos. Y no parece que tenga mucho impacto emocional más allá de las buenas intenciones. Lo mismo se puede decir de SUN COME UP , que intenta atraer a los votantes con otra mezcla cojonuda: el cambio climático y las guerras civiles que asolan África. Cierto es que las obras con contenido medioambiental suelen ser un fracaso en esta categoría, pero a lo mejor ese puntillo de la historia de los refugiados que van de la sartén a las brasas les toca el corazón. No parece que sea de los que cargan mucho las tintas, así que en principio se quedaría como opción lejana. La que parece que no tiene apenas posibilidades, aunque sea la que tiene el perfil más popular –por eso de que es la única accesible por la Red-, es THE WARRIORS OF QIUGANG. Es una historia sobre un poblado chino que lucha por librarse de una fábrica de químicos que está contaminando sus tierras y su río. Y ya está, no tiene más. El puntillo de lucha contra el régimen comunista es simpático, pero no llega a tener mucha miga ni da tiempo a que te emocione su lucha personal, así que posiblemente sea la que esté en el fondo de la terna. Lo cual quiere decir que, aun así, perfectamente podría ganar.