Portada>Noticias>Cruise vs Shields, Round 1: Fight!

Cruise vs Shields, Round 1: Fight!

user avatar
Damned Martian, 06/06/2005
¿Qué tendrá Hollywood que hace que los famosos se tiren los trastos a la cabeza? Nada especial, porque eso pasa en todos lados: Whitney Houston y Bobby Brown, Eminem y los Beastie Boys, Vincent Gallo y Roger Ebert, Tamara y Leonardo Dantés... Antagonismos de leyenda, señores. ¡Y por fín tenemos otro! Tom Cruise y Brooke Shields se han enzarzado en una disputa mediática pueril y la mar de entretenida debido a la boquita de Cruise.
Resulta que al cienciólogo más bajito de Hollywood se le ocurrió hacer uso de su fama, como siempre, para hablar de su religión. Y lo hizo metiéndose con Brooke. La estrella de El Lago Azul ha estado tomando antidepresivos para tratar su depresión post-parto, y claro, esto va en contra de las creencias del actor (que NO de la actriz). Y en medio de un discursito en el que decía que le declaraba la guerra a los psiquiatras por ser una pseudociencia (!!) que fomentaba el abuso de drogas, mencionaba el caso de la actriz como un ejemplo de cómo los psiquiatras pueden guiar erróneamente a una persona hacia una adicción para curar algo que la Cienciología podría tratar sin ayuda de nada (como la dislexia, el trastorno de hiperactividad infantil y mil cosas más de las que el actor no tiene mucha idea, a juzgar por sus declaraciones). ¡Cosas de la Cienciología!
Pero claro, Brooke no se ha quedado de brazos cruzados. Faltaría más. De hecho, ha iniciado una cruizada (jeje, qué ingenioso... ejem...) en contra del ex de Pé. Primero dijo lo que todo el mundo piensa: "Nunca aceptaría consejos de una persona que dedica su vida a adorar criaturas del espacio exterior. Sus declaraciones son peligrosas. Debería conformarse con salvar el mundo de los alienígenas." Pero claro, esto es tan obvio que como venganza le deja a uno insetisfecho. Por eso la actriz, que ahora triunfa en los teatros londinenses con el musical Chicago, siguió dándole leña unos días después. Y esta vez incluyó a su nueva novia Katie Holmes en el paquete: "Si quiere ver Chicago, le he comprado dos entradas: una para adultos y otra para niños." A lo cual ninguno ha respondido aún. Bastante ocupados están con negar que su relación sea un montaje para publicitar sus correspondientes películas de este verano (La Guerra de los Mundos y Batman Begins).
Curioso que Cruise siempre esté metido en estos fregaos, ¿no?