Portada>Críticas>Robin Hood (2010)

#Crítica

Robin Hood (2010)

'Reinventando la historia'

Si hay una película con varias versiones, la mayoría diferentes entre sí, esa es Robin Hood. Amparados en que la historia del forajido que robaba a los ricos para dárselo a los pobres se atribuye a la leyenda, cada cineasta que ha tratado de abarcar su figura se ha llevado el ascua a su sardina consiguiendo, que aunque tengamos ciertas referencias ya del personaje, cada cinta nueva se muestre con algo distinto a aportar.


Estreno en España: 14 de Mayo de 2010
CRÍTICA
Si hay una película con varias versiones, la mayoría diferentes entre sí, esa es Robin Hood. Amparados en que la historia del forajido que robaba a los ricos para dárselo a los pobres se atribuye a la leyenda, cada cineasta que ha tratado de abarcar su figura se ha llevado el ascua a su sardina consiguiendo, que aunque tengamos ciertas referencias ya del personaje, cada cinta nueva se muestre con algo distinto a aportar. Algo así ha debido pensar Ridley Scott con ésta su versión, separando el siempre atribuido personaje del cine de aventuras hacia una acción de corte épico, situando la acción en el comienzo de la leyenda y tratando de situar los hechos en un contexto, en mayor o menor medida, histórico.

(Más imágenes en su galería)
Con este apartado visual y teniendo en cuenta quién se mueve delante y detrás de la cámara, hay ciertas escenas que llegan a recordar ese Gladiator que supuso la primera colaboración entre director y protagonista, sólo que cambiando el coliseo romano por bosques y asaltos a castillos, lo cual, levemente, llega también a recordar en según que momentos a la fallida El reino de los cielos. En cualquier caso, el resultado final muestra la que sin duda es la cinta mejor rematada de su director desde los tiempos de Gladiator. Cómo director no vamos a descubrirle a estas alturas, pero lo cierto es que en los últimos años acostumbra a intercalar proyectos más o menos acertados con otros que no lo son tanto. En esta ocasión puede decirse que guión y dirección recuerdan al Scott de las grandes ocasiones.
Aparte de estos factores, en este tipo de cine, la diferencia la marca el trabajo de producción, resuelto de forma admirable en lo que atañe a la dirección artística. Huyendo o camuflando los efectos visuales que pueda llegar a tener algún exterior, el acabado técnico recuerda con su naturaleza a las cintas de acción que tan realistas quedaban antes de la irrupción del CGI y sus variantes. No dudo que en alguno de los planos generales del Londres del siglo XIII sea generado de forma virtual, pero lo cierto es que quedan bastante dismulados.
Siendo esta versión un intento de llevar la leyenda a su origen, las grandes diferencias se hallan en el tratamiento de algunos de los personajes, conocidos todos de anteriores enfoques. Así, resulta curioso ver a una Lady Marian más comprometida socialmente que en pasadas ocasiones, una corte de Londres bastante convulsa, o una serie de personajes de los que recordamos su nombre pero con otra actitud. Si alguien destaca en el equilibrado reparto, son principalmente dos actores: Oscar Isaac, al que el traje de príncipe Juan le queda algo grande, y Mark Strong, cuya presencia crece últimamente en cada película donde se deja ver. Pese a que el imaginario colectivo tiene una imagen de Robin Hodd más joven y dinámica, lo cierto es que Russell construye un personaje de lo más convincente.

user avatar

Evelio Barbero

12/05/2010

Valoración

8.00

#Más críticas de 'Robin Hood (2010)'

#Ficha

#BSO