CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

Especial Óscar 2016: Categorías Técnicas (II)

- Por

0 Comentarios

Seamos sinceros: las categorías técnicas suelen ser aquellas en las que, en la noche de los Óscar, aprovechamos para ir a por algo de bebida/picada, y de las que nos quejamos de que rompen el ritmo de la gala (que hasta ese momento, seguro, ha tenido un ritmo trepidante). Pero también son esas categorías que: a) decantan el resultado de las quinielas que hacemos con los amiguetes; b) marcan la diferencia entre una victoria pírrica y una contundente; c) nos hacen quedar como nos verdaderos entendidos frente a familiares y amigos menos puestos en este tema (“el montaje es clave para saber por dónde irán los tiros esta edición”). Lo cierto es que esas categorías que resultan tan molestas en las entregas de premios, son las que marcan la diferencia a nivel artístico dentro de cada película. Este año tenemos propuestas variadas y muy diferenciadas en todas ellas: estilos clasicistas o ultramodernos; ambientaciones muy estilizadas o contundentes; fotografías delicadas o detallista; montajes pausados o a todo ritmo. Y, detalle chovinista, tenemos hasta a un español nominado, al Mejor Vestuario.

Analizamos pues los cinco montajes nominados, la mejor fotografía, el mejor vestuario y el mejor diseño de producción. Stop. Seguro que, de forma intuitiva, todos nos imaginamos el trabajo que realizan los nominados en las tres primeras de estas categorías. El director de producción, o director artístico, es quien decide el aspecto de los escenarios en los que se desarrolla la película, tanto decorados como exteriores. Y así, de repente, pensar en algunas películas y tratar de evaluar el trabajo de cada uno de forma independiente es aún más complicado. Lo intentamos.





MEJOR FOTOGRAFÍA



Atrás quedaron las ediciones en las que llorábamos por las derrotas de Emmanuel Lubezki (una de las más dolorosas fue por El Árbol de la Vida). Tan atrás que, de cumplirse las predicciones, estaremos ante su tercera victoria consecutiva por EL RENACIDO. Después de Gravity y Birdman, es posible que la fotografía de su nueva colaboración con Alejandro González Iñárritu sea la que conceptualmente más se aproxima a la obra de Terrence Malick. Lírica y onírica, se trata de una obra de una belleza tremendamente apabullante y plagada de estampas épicas. Dificultad añadida: está rodada solo con luz natural.

Y si Lubezki acaba la noche con su tercer Óscar, Roger Deakins la acabará con su decimotercera derrota. En SICARIO, su nueva colaboración con Denis Villeneuve tras Prisioneros, el inglés vuelve a demostrar su maestría en crear ambientes sombríos, en jugar con los claroscuros, en la composición de planos pluscuamperfecta. Y aunque se trata de una obra muy completa, son las escenas rodadas en pleno anochecer las que más perduran como unas de las más impactantes del curso cinematográfico.



Si los cuadros de Edward Hopper se convirtieran en cine, posiblemente lo harían mediante la fotografía de Edward Lachman. Y más concretamente mediante sus trabajos con Todd Haynes. Tras conseguir su primera nominación gracias a Lejos del Cielo (dirigida también por Haynes), este año podría llevarse la estatuilla por CAROL, una clase magistral de estilo que nos transporta a otra época. Cada fotograma planteado como un cuadro, todo detalle cuidado. Es la fotografía más elegante de esta edición.

En el polo opuesto, con un trabajo que es todo energía y desenfreno, encontramos a John Seale, responsable de la fotografía de MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA. También cuenta con una estatuilla en su haber, por El Paciente Inglés, y en esta ocasión se aleja de otros trabajos anteriores (más clásicos), para jugar con la luz ocre del desierto, el azul eléctrico de la noche y los planos a toda velocidad de tal manera, que es tan protagonista de la película como la propia Imperator Furiosa.



El último miembro del quinteto es Robert Richardson que opta a su cuarta estatuilla (en su novena nominación) por LOS ODIOSOS OCHO. Cómplice material de Quentin Tarantino (esta es su quinta colaboración), su estilo recarga la realidad que el director escribe. En esta ocasión, además, la película ha sido rodada en 70 mm, y aunque pocos hayan podido disfrutar del ultrapanorámico de 2.74:1, su apuesta por el cine analógico ha dotado a la cinta de una definición que ha sido calificada como ‘gloriosa’. Algo que no es sinónimo de ganadora.



GANARÁ EL ÓSCAR: El Chivo. Who else?
PODRÍA GANAR: John Seale.
PODRÍA DAR LA SORPRESA: Edward Lachman.
SI HUBIESE JUSTICIA, SUBIRÍA A POR EL ÓSCAR DE UNA VEZ: Roger Deakins.








MEJOR MONTAJE



Margaret Sixel es, junto a John Seale y George Miller, la otra gran culpable de que MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA sea la película que es. La montadora y el director forman una pareja bien avenida en lo personal y en lo profesional, pero Mad Max ha sido la primera incursión de Sixel en la acción. Para ello, trabajó con más de 400 horas de material para llegar a los 120 minutos compactos y sin freno que le podrían dar un Óscar (ya le han valido un BAFTA y el premio del sindicato de montadores en la categoría de drama).

De un montaje acelerado en un futuro apocalíptico a otro en un presente de crisis financiera: el que realiza Hank Corwin para LA GRAN APUESTA. Responsable de montajes tan dispares como los de El Árbol de la Vida o Asesinos Natos, Corwin se encarga de mezclar diversas historias y puntos de vista con otros recursos narrativos menos convencionales. También ha sido premiado por el sindicato de montadores, siendo la alternativa clara a Sixel. Si recoge la estatuilla, el triunfo final empezará a tener nombre.



Y si Lubezki podría repetir premio con Iñárritu, el montador Stephen Mirrione podría resarcirse de haber sido el gran olvidado el año pasado en el triunfo de Birdman. Su labor fue responsable, junto al Chivo, de crear el (falso) plano secuencia que marcó la película, pero no fue nominado. Este año en EL RENACIDO apuesta por largas escenas con hermosísimas transiciones, en perfecta armonía con el trabajo del director de fotografía.

Por su parte, Tom McArdle podría hacerse con la estatuilla por su trabajo en SPOTLIGHT. Un trabajo muy correcto, funcional e impecable, pero que palidece cuando es comparado con otros más vistosos o complejos de la misma categoría. Puede que sea una nominación más por arrastre que por la propia fuerza del trabajo de McArdle, pero precisamente por ello su victoria sería determinante.



Y llegamos a la inesperada, pero no inmerecida, nominación de Maryann Brandon y Mary Jo Markey por STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA. Su aparición hizo que durante unos minutos albergáramos la esperanza de ver la cinta de J.J. Abrams entre las candidatas a Mejor Película, tal es el peso de esta categoría. No fue así, y si bien no parece ser la favorita, no deberíamos descártalas para la victoria: el cine de acción suele funcionar tan bien aquí como las nominadas a la categoría reina (recordad El ultimátum de Bourne o Matrix). Que sería un premio de consolación (¿o eso son los resultados de la taquilla mundial?), por supuesto. Pero también sería un premio justo.



GANARÁ EL ÓSCAR: La Gran Apuesta.
PODRÍA GANAR: Mad Max: Furia en la carretera.
PODRÍA DAR LA SORPRESA: El Renacido (The Revenant).







MEJOR VESTUARIO



Como ya sucediera en el año 1999, Sandy Powell ha conseguido dos candidaturas al Óscar en la misma edición. En aquella ocasión consiguió la estatuilla por Shakespeare Enamorado; la otra candidatura fue gracias a un film de Todd Haynes, Velvet Goldmine. Este año opta al premio gracias a otra película de época del mismo director, CAROL, en la que viste con excelsa elegancia a Cate Blanchett, mientras el estilo de Rooney Mara se va definiendo y refinando al mismo tiempo que su personaje. A Blanchett también la viste en CENICIENTA. Para esta película realiza un trabajo igual de elegante, pero más suntuoso y de ensueño, tal y como requiere la revisión del cuento clásico. De ganar Powell, sería su cuarta estatuilla. Y aunque no es favorita con ninguna de las dos películas, ambas encajan en el molde de 'vestidos bonitos y de época' que suelen ganar.

El trabajo de Jacqueline West en EL RENACIDO es de los más desagradecidos de la película: la historia le obliga a un tipo de vestuario que luce poco, que debe mimetizarse en un entorno hostil con algunos tramperos y nativos que se protegen del frío con harapos y pieles. Y la diseñadora le da a Iñárritu exactamente lo que necesita, lo que le obliga a realizar un trabajo en el que el espectador se queda con la piel de oso con la que se cubre Leonardo DiCaprio durante casi toda la película.



El único español nominado en esta edición de los Óscar es el diseñador de vestuario Paco Delgado, quien, en LA CHICA DANESA, hace un trabajo que va de menos a más, al ritmo al que madura la transformación del protagonista. Delgado ya fue candidato hace tres años, también de la mano de Tom Hooper, por Los Miserables. Aquella vez no ganó, pero es posible que por este trabajo, más completo y original, además de premiado por el sindicato de diseñadores, lo consiga.

La nominación de Jenny Beavan por MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA es la más atrevida/extrema de la categoría. Visualmente es de los trabajos más completos, con etéreos vestidos blancos, harapos sadomaso, ropas gastadas y máscaras de calavera. Y aunque Hardy/Max luce un look con mucha garra, es el aspecto de Imperator Furiosa el mejor resumen del trabajo de Beavan. Su victoria en el CDG y en todos los premios de la temporada la sitúa como potencial favorita, aunque no se ajusta en absoluto al molde de la Academia en esta categoría, así que no sería extraño verla perder.



GANARÁ EL ÓSCAR: Paco Delgado, por La Chica Danesa.
PODRÍA GANAR: Mad Max: Furia en la carretera.
PODRÍA DAR LA SORPRESA: Cenicienta.







MEJOR DISEÑO DE PRODUCCIÓN



Uno de los aspectos más destacables de EL PUENTE DE LOS ESPÍAS es, sin duda, la ubicación de cada escena. Desde el puente del título, a la sala de juicios rusa, los interiores de las casas berlinesas, etc. La dirección artística es siempre uno de los aspectos más destacables de las películas de Spielberg, que en esta ocasión confió en Adam Stockhausen (ganador el año pasado por El Gran Hotel Budapest), Rena DeAngelo y Bernhard Henrich.

En esa misma onda, más clásica, también optan a la estatuilla Eve Stewart y Michael Standish, por LA CHICA DANESA. Menos espectacular que la anterior, pero mucho más detallista y artesanal, su trabajo destaca la frialdad del ambiente de Dinamarca al principio de la cinta, moviéndose a un París más suntuoso y con más color al continuar la película.



Colin Gibson y Lisa Thompson se estrenan en esta categoría por la dirección de producción de MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA. Como casi todo en la película, también en este apartado las cifras son desmedidas. Por ejemplo: ¿necesitamos coches? Construimos 300, todos distintos, muchos de los cuales son destruidos y sus restos estéticamente esparcidos sobre las arenas del desierto. Y precisamente, por ser este un entorno tan dificultoso para el rodaje, hace que sea aún más destacable el trabajo de Gibson y Thompson, que logran un conjunto estéticamente llamativo e iconoclasta.

Arthur Max y Celia Bobak podrían conseguir el Óscar por llevarnos al Planeta Rojo. MARTE está rodada principalmente en unos estudios de Budapest, donde se construyó el interior de la estación, la nave y las oficinas de la NASA, además de recrear la aridez marciana. Reproducir la superficie del planeta en un espacio cerrado, con la colaboración de la NASA y toneladas de arena, son un trabajo arduo, pero quizás no tiene el lucimiento visual del resto de trabajos.



Como el de Jack Fisk y Hamish Purdy en EL RENACIDO. La suya es una labor de localización y aprovechamiento de los espacios naturales, la Patagonia principalmente, además de la recreación del fuerte y esa iglesia con reminiscencias de otro cine y otro género. Ha sido un trabajo de años, como bien nos recuerdan en las distintas entrevistas Iñárritu y su equipo, pero en esta categoría se suelen premiar decorados artificiales más que naturales.



GANARÁ EL ÓSCAR: Mad Max: Furia en la carretera.
PODRÍA GANAR: La Chica Danesa.
PODRÍA DAR LA SORPRESA: El Puente de los espías.

 

Fuente: CINeol | Visitada: 1552 veces