CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

Especial Óscar 2016: Mejor Actriz Secundaria

- Por

2 Comentarios

A diferencia de las categorías de actores principales, este año no está tan claro quiénes van a ser los ganadores como mejores secundarios. Un ejemplo de esto es la categoría que nos ocupa, Mejor Actriz Secundaria. Aunque a priori hay una favorita, cuando J.K. Simmons abra el sobre para coronar a la intérprete que sucederá a Patricia Arquette, otras dos finalistas tendrán el corazón en un puño por tener posibilidades reales de alzarse con la codiciada estatuilla. Las otras dos se podrán permitir llegar más relajadas y disfrutar de la ceremonia, aunque quién sabe. Mejor llevar un discurso preparado no vaya a sonar la flauta.





JENNIFER JASON LEIGH - LOS ODIOSOS OCHO

(1ª nominación)


Jennifer es una de esas actrices que casi destaca más por los papeles que pudo hacer y no hizo que por los que finalmente acabó realizando. Pudo haber sido la prostituta adolescente a quien intentaba ayudar Travis Bickle en Taxi Driver o la agente del FBI Clarice Starling en El Silencio de los Corderos, aunque ahora cueste imaginar a ambos personajes con un rostro que no sea el de Jodie Foster. Como pudo haber sido Pretty Woman en lugar de Julia Roberts. O Sarah Connor en Terminator. O Molly en Ghost. Pero los rechazó todos. En su lugar, aceptó rodar una serie de personajes cuyas películas solo se acercaron en repercusión a lo que dejó atrás en contadas ocasiones.

Su primera cinta destacada fue Aquel excitante curso, cantera de jóvenes actores como Sean Penn, Forest Whitaker, Nicolas Cage, Phoebe Cates o Eric Stoltz. Aquello fue en 1982, año en que su padre, Vic Morrow, falleció decapitado por las aspas de un helicóptero mientras rodaba una escena de En los Límites de la Realidad. El hecho de que muchos de los personajes de Jennifer tengan marcados trastornos psicológicos o conductas autodestructivas, seguramente derive de alguna manera de tan dramático suceso. Prostitutas, drogadictas y/o atormentadas son las señas de identidad de varios de los papeles que le cosecharon sus primeros premios y nominaciones, en buena medida por su exhaustivo trabajo de documentación, tratando con casos reales con las mismas características. No es raro que uno de sus roles más recordados sea la psicópata de Mujer blanca soltera busca.

En papeles menores se ha dejado ver en cintas más populares. En Heredarás la tierra fue hermana de Michelle Pfeiffer y Jessica Lange e hija de Jason Robards, amigo de su familia y del que adoptó su nombre para su perfil artístico; y en Camino a la perdición, posiblemente su trabajo más popular hasta entonces, interpretaba a la mujer de Tom Hanks. De aquello habían pasado 13 años hasta que Quentin Tarantino la seleccionó para ser la única actriz de sus Odiosos ocho. Su papel de deslenguada y zafia forajida a quien Kurt Russell escolta hacia la horca, quedando atrapados en una cabaña bajo una tormenta de nieve, ha llamado la atención de industria y crítica por encima de los ilustres nombres que le acompañaban en tan teatral propuesta. Tiene mérito, y más cuando se pasa la mayor parte de la película con la cara cubierta de las cosas más inimaginables.

A FAVOR: Poco, sinceramente. Es la que suma menos apoyos previos, pero si ha llegado hasta aquí es porque su trabajo ha tenido reconocimiento. La dirección de actores de Tarantino está muy bien considerada y hace tres años ya ganó Christoph Waltz por Django Desencadenado sin llegar como favorito.
EN CONTRA: La cinta de Tarantino ha pasado con más pena que gloria. Ni siquiera fue nominada por el sindicato de actores en su entrega de premios. Aquí comparten buena parte de los votantes y si allí no tuvo ni opción...


Ganadora: NBR, San Diego.
Finalista: Globo de Oro, BAFTA, Critics' Choice, Chicago, Washington, Dallas, St. Louis, Florida, Kansas, Ohio, Austin, Detroit, Houston, Phoenix, Georgia, Denver, North Carolina.





ALICIA VIKANDER - LA CHICA DANESA

(1ª nominación)


Cada vez que la Jennifer Jason Leigh de turno rechaza un papel con posibilidades, una Alicia Vikander sale beneficiada de ello. Y de eso la actriz sueca tiene un par de anécdotas. Este año se va a cruzar en el patio de butacas con dos intérpretes que de alguna forma le han ayudado a llegar hasta aquí. Alicia entró en el reparto de la revisión de Joe Wright de Anna Karenina cuando Saoirse Ronan rechazó su personaje. Y con El Séptimo Hijo tanto de lo mismo, al ocupar el sitio que debía ser para Jennifer Lawrence. Ambas películas, aunque de resultado dispar, más su participación en Un Asunto Real, cinta danesa protagonizada por Mads Mikkelsen que se coló entre las finalistas a mejor película en habla no inglesa, tanto en los Globos de Oro como en los premios de la Academia, ayudaron a lanzar su proyección internacional.

Este ha sido su gran año, sin lugar a dudas. Algunas asociaciones de la crítica no han dudado en destacarla como actriz revelación del pasado 2015. Su participación en la nombrada El Séptimo Hijo; su aparición en Burnt junto a Bradley Cooper; su protagonismo en Testamento de Juventud interpretando a Vera Brittain, icono pacifista inglés en los años posteriores a la Primera Guerra Mundial; o su presencia en la más mediática Operación U.N.C.L.E., bajo la dirección de Guy Ritchie, le han ayudado en buena medida a conseguirlo.

Pero sin duda hay dos películas que añadir a la lista que más que una revelación la han convertido en una realidad y una actriz a tener en consideración de aquí en adelante. Ambas le han reportado premios y nominaciones en la plana mayor de la temporada, algunas veces incluso por partida doble, como sucedió en los Globos de Oro. Una es Ex Machina, cinta futurista donde puso cara (y nunca mejor dicho) a un androide sometido a un test para medir su capacidad de inteligencia artificial. La otra, por la que llega nominada, en el papel de esposa de un hombre que descubre su transexualidad. Y ella, lejos de ofrecer rechazo, supone todo un punto de apoyo para ayudarle en el proceso. Su naturalidad y desparpajo en pantalla suponen todo un contrapunto a la afectación de Eddie Redmayne, hasta el punto de que las críticas la han puesto por encima de su compañero, que en teoría era el que tenía el papel goloso.

A FAVOR: Aunque es una categoría interpretativa poco definida este año, su triunfo en el sindicato de actores y el Critics’ Choice la ponen con una cabeza de ventaja sobre el resto. Puede sumar votos el hecho de que Ex Machina se haya quedado fuera por poco y de esta forma recibir los votos de ambas. Además, su papel es en realidad protagonista, por lo que acumula más minutos que muchas de sus rivales.
EN CONTRA: Es joven y recién llegada y seguro que volverá a estar nominada en el futuro. La Academia podría optar por la química Cate-Rooney o por el valor seguro de Kate Winslet, que le han robado bastante protagonismo a lo largo de la temporada.


Ganadora: SAG, Critics' Choice, Nueva York Online*, Ohio*, Oklahoma*, Detroit, Detroit*, Phoenix, Georgia*.
Finalista: Globo de Oro**, BAFTA**, Critics' Choice, BIFA**, Satellite, Washington, Crítica Online, San Francisco, Dallas, St. Louis**, Florida*, San Diego, San Diego*, Ohio**, Iowa, Houston, Denver**.
*Como actriz revelación.
**Como actriz principal.






KATE WINSLET - STEVE JOBS

(7ª nominación / 1 Óscar)


Con 40 años, Kate ya solo tiene a cuatro actrices por delante con más nominaciones que ella: Meryl Streep (18), Katharine Hepburn (12), Bette Davis (11) y Geraldine Page (8). Este año, ella y Cate Blanchett se suben al quinto escalón, donde les esperan nombres ilustres como Ingrid Bergman, Jane Fonda, Judi Dench y Greer Garson. Todo un mérito para una actriz que debutó en cine con Criaturas Celestiales y al año siguiente ya pisó la alfombra roja por primera vez por Sentido y Sensibilidad.

Volvió dos años después por Titanic, a pesar de no compartir la tabla con Leonardo DiCaprio. Con el cambio de siglo encadenó tres nominaciones más en apenas cinco años: Iris, por interpretar a la novelista Iris Murdoch en su juventud (en su versión madura también fue nominada su compañera Judi Dench); por ¡Olvídate de Mí!, siendo la causante de un gran vacío en el cerebro y corazón de Jim Carrey; y por Juegos Secretos, donde interpretaba a una ama de casa que tenía una relación extramatrimonial. A la sexta fue la vencida. Fue por The Reader (El Lector) y como suele ocurrir tantas veces, su premio pareció más una compensación por no haberla premiado antes por papeles más interesantes o, incluso en el mismo año, no haberla ni nominado por su reencuentro con DiCaprio en Revolutionary Road.

Este año tiene la ocasión de resarcirse por su papel en Steve Jobs, interpretando a la ejecutiva de marketing que formó parte del equipo original que lanzó el Macintosh y auténtica mano derecha del creador del imperio Apple. Ella pone el corazón y el sentido común en la cabeza del magnate, siempre calculador y antisocial, convirtiéndose así en la brújula moral del film. No es fácil hablar a la velocidad que requiere un guion de Aaron Sorkin y aun así expresar las emociones que se personaje atraviesa, pero ella es una experta.

A FAVOR: Parece la alternativa más fácil en caso de no ganar Alicia. Si la sueca llega tras ganar la mitad de los premios más destacados, la otra mitad está en posesión de la británica. Tiene suficiente prestigio para ser justa ganadora hasta por una película de la que se esperaba más de lo que al final ofreció. También está la tentación de darles sendos Óscar el mismo año a la pareja de Titanic casi dos décadas después.
EN CONTRA: Sí, llega con el Globo de Oro y el BAFTA bajo el brazo, pero son premios envenenados en su caso. El primero muchas veces obedece más al glamour que a la propia calidad, y el segundo barre para casa siempre que puede. Que eso no quiere decir que no los mereciera, pero leyendo entre líneas... Además, es la única de las candidatas que ya tiene una estatuilla.


Ganadora: Globo de Oro, BAFTA, Londres, Iowa.
Finalista: SAG, Critics' Choice, NSFC, Satellite, Southeastern, Crítica Online, Washington, Dallas, St. Louis, Kansas, Londres*, Ohio, Austin, Houston, Phoenix, Georgia, Denver.
*Como actriz británica.





RACHEL MCADAMSSPOTLIGHT

(1ª nominación)


Poco a poco, Rachel McAdams se va sacudiendo su imagen de experta en comedias y dramas románticos. Su primer gran éxito de taquilla fue Chicas Malas, con una por entonces prometedora Lindsay Lohan, pero la que realmente le dio popularidad fue El diario de Noa, cinta que provocó que quedara durante un tiempo encasillada en ese tipo de papeles: De Boda en Boda, Más allá del tiempo, Todos los días de mi vida, Una Cuestión de Tiempo, Morning Glory... Todas, aun con sus diferencias, cortadas por el mismo patrón.

Podría haber elegido quedarse en ese registro y aprovechar al máximo el tirón, pero la canadiense lleva tiempo asomando por otros géneros. Con Cillian Murphy protagonizó el thriller Vuelo Nocturno. Con Guy Ritchie se ha puesto dos veces bajo la piel de Irene Adler, la única mujer capaz de engañar a Sherlock Holmes. Y cuando Terrence Malick, Brian De Palma, Anton Corbijn o Woody Allen han contado con ella para To the Wonder, Passion, El Hombre más buscado y Midnight in Paris, respectivamente, no ha sabido decir que no.

Este ha sido sin duda el año donde nos ha dejado ver facetas de ella poco exploradas. Su participación en la segunda temporada de True Detective, interpretando a una atormentada detective que se ve envuelta en un caso de corrupción a gran escala, ha sido de lo más destacado de una serie que alcanzó más reconocimiento en su primer año. Y por supuesto, su primera nominación a los Óscar por interpretar a una reportera del Boston Globe que junto a sus compañeros consigue destapar un escándalo que afecta a la iglesia católica. Su actuación es tan contenida como la película, sin grandes momentos ni ‘vídeos de Óscar’, y es sobre todo su serenidad la que la hace destacar en el conjunto. Eso, y cuando se encuentra cara a cara con uno de los curas pederastas…

A FAVOR: Su película llega bien colocada de cara al gran premio final. De confirmarse, podría arrastrar alguna categoría dudosa a su favor, como esta donde a priori no parte como favorita.
EN CONTRA: Aunque ha estado nominada a dos de los grandes como son los SAG y los Critics’ Choice, su presencia en la temporada de premios ha sido más bien testimonial. Su papel ha pasado bastante desapercibido dentro de una cinta coral, y la contención no suele dar réditos entre los académicos.


Finalista: SAG, Critics' Choice, Satellite, Ohio, Phoenix, Denver, North Carolina.





ROONEY MARA - CAROL

(2ª nominación / 0 Óscar)


Cuando consiguió su primera nominación hace cuatro años por Los Hombres que no Amaban a las Mujeres, aún era parcialmente desconocida. Por más que ya hubiera participado en el remake de Pesadilla en Elm Street y hubiera aparecido brevemente como la exnovia de Mark Zuckerberg en La Red Social, Rooney casi era más conocida por ser la hermana de Kate Mara que por su propia trayectoria.

Como ocurre a veces, aquella nominación no es que le abriera las puertas de Hollywood de par en par. Sus pocas apariciones en estos cuatro años se reducen a papeles secundarios en cintas como Her de Spike Jonze, donde casi todo el metraje lo ocupaban Joaquin Phoenix y la voz de Scarlett Johansson; Trash. Ladrones de esperanza de Stephen Daldry, donde interpretaba a una trabajadora de una ONG en Brasil; Efectos secundarios de Steven Soderbergh, donde tenía un papel de femme fatale con la apariencia de frágil damisela en apuros; y Pan. Viaje a nunca jamás, nueva revisión de la historia de Peter Pan y el capitán Garfio donde a Rooney le tocó interpretar a la hija del jefe indio. Poca presencia y poca repercusión.

Pero este año lo ha rematado por la puerta grande. Carol, el drama con tintes clásicos dirigido por Todd Haynes, ha contado con una pareja protagonista de excepción. De Cate Blanchett ya dijimos que con este tipo de personajes se mueve como pez en el agua. En el caso de Rooney, su papel de mujer de clase trabajadora que encuentra todo lo que le gustaría ser al dejarse seducir por una mujer de la alta sociedad, demuestra que es capaz no solo de aguantarle el tipo a su experimentada compañera protagonista, sino en ocasiones incluso de superarla. Y tratándose de Cate, eso son palabras mayores.

A FAVOR: La química entre ambas protagonistas en innegable y la actuación de ambas ha quedado bien destacada a su paso por todos los grandes premios. El destino de ambas puede ir ligado y, dependiendo de lo que consiga Cate, no parecería descabellado pensar en una sorpresa aquí. Como ocurre con Alicia, su papel es en realidad protagonista y llena toda la película.
EN CONTRA: Llega sin ganar ninguno de los grandes premios y tiene una competencia muy dura este año. Puestos a premiar a una actriz revelación, Alicia cuenta con más apoyos y a Rooney la tienen más vista.


Ganadora: Crítica Online, Dallas, Nueva York Online, Houston.
Finalista: SAG, Globo de Oro*, BAFTA, Critics' Choice, Independent Spirit*, Satellite, Washington, San Francisco*, St. Louis, Kansas, Florida, Londres*, Toronto, Ohio, Iowa, Austin*, Georgia*, North Carolina.
*Como actriz principal.



GANARÁ EL ÓSCAR: Alicia Vikander.
PODRÍA GANAR: Kate Winslet.
PODRÍA DAR LA SORPRESA: Rooney Mara.

 

Fuente: CINeol | Visitada: 1442 veces


Comenta esta Noticia

Comentarios (2)

20:51 - 22/02/2016

Corleone12

No entiendo muy bien qué hacen ahí Kate Winslet y Rachel McAdams por hacer dos papeles solventes sin más.
Alicia Vikander está estupenda y, si se lleva el Oscar, lo hará con merecimiento pero lo de Rooney Mara en Carol me parece insuperable, que está a otro nivel (aunque, también hay que decirlo, su papel es protagonista, no secundario).

21:43 - 22/02/2016

Damned Martian

Corleone12 escribió:No entiendo muy bien qué hacen ahí Kate Winslet y Rachel McAdams por hacer dos papeles solventes sin más.
Alicia Vikander está estupenda y, si se lleva el Oscar, lo hará con merecimiento pero lo de Rooney Mara en Carol me parece insuperable, que está a otro nivel (aunque, también hay que decirlo, su papel es protagonista, no secundario).

Pues igual que el papel de Vikander. Dos protagonistas metidas en secundarias. Pero también las dos mejores actuaciones del lote.

Winslet está bastante bien, pero tampoco la habría echado en falta si no estuviese. McAdams tiene un papel funcional y sobrio, lo hace bien pero no es material de Oscar. Y Jennifer hace lo que siempre ha hecho, solo que esta vez se han fijado en ella por yo qué sé. No es que esté mal, pero no es ni de lejos la mejor del reparto (está muchísimo mejor en Anomalisa, pero claro, solo es su voz y por eso nunca han nominado a nadie).

Yo habría metido antes a Mya Taylor (Tangerine), Jane Brennan (Brooklyn), Jessica Chastain (La Cumbre Escarlata), Elizabeth Banks (Love & Mercy) o Tessa Thompson (Creed), pero la verdad es que este año no había mucho donde elegir.


Ver el resto de comentarios sobre esta noticia