CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

Especial Óscar 2016: Categorías Técnicas (I)

- Por

0 Comentarios

Cine y música. Esa historia de amor tan pasional, tan romántica. Y tan compleja. Cada año, los Óscar se permiten colar algunas de sus sorpresas más sonadas en dos categorías impredecibles por naturaleza: Mejor Banda Sonora y Mejor Canción. Los pocos lugares que quedan habitados por películas que, de otra manera, jamás encontrarían su espacio en la búsqueda y captura de la estatuilla más deseada. En 2016, la Academia no nos ha decepcionado y se ha asegurado mandíbulas desencajadas haciendo desaparecer de la lista de nominados a teóricos favoritas como ‘See you again’, tema estrella de la última entrega de Fast and Furious, o la BSO compuesta por Alexandre Desplat para La Chica Danesa.

Sin embargo, el valor extra de esta edición llega con la presencia de dos leyendas absolutas, John Williams y Ennio Morricone, auténticos protagonistas de la categoría de Mejor Banda Sonora; y de Lady Gaga y Sam Smith, las dos estrellas mediáticas del momento, en plena batalla por el Óscar a Mejor Canción. En mayor o menor medida, entre estos cuatro nombres parece estar el del ganador aunque, ya se sabe, siempre hay lugar para la sorpresa cuando la Academia se pone a tararear.





THOMAS NEWMAN - EL PUENTE DE LOS ESPÍAS

(13ª nominación / 0 Óscar)


Si la salud y la edad acompañaran, podríamos estar hablando de doble nominación para John Williams. Sin embargo, concentrado al cien por cien en la saga galáctica, el brazo derecho de Spielberg cedía su puesto a Thomas Newman, otro ilustre que aceptaba un reto que le ha llevado a conseguir su 13ª nominación. Responsable de bandas sonoras tan redondas como las de American Beauty, Buscando a Nemo o Camino a la perdición, Newman consigue una simbiosis inesperada y agradecida entre su estilo y el de Williams, consiguiendo una mezcla extraña pero apasionante entre el hielo y el azúcar. Mejor en sus momentos más emotivos, como ese prodigio titulado ‘Standing Man’, que en las composiciones más orientadas al thriller, Newman opta por la tradición sin caer en lo rancio o impostado. Los aires patrióticos van y vienen a lo largo de una banda sonora con ecos a Salvar al Soldado Ryan o Lincoln, es decir, al Williams crepuscular. Sin embargo, piezas tan sobresalientes como ‘Rain’ muestran a un compositor en pleno control de sus virtudes, atrevido, trepidante, capaz de construir todo un clímax con los mínimos elementos. El desafío no era sencillo, pero Newman no solamente sale plenamente airoso del envite sino que se descuelga con un estupendo trabajo.

A FAVOR: El puente de los espías parece destinada a marcharse de vacío, pero si la Academia quiere premiarla, esta puede ser la categoría. Newman es un compositor más que destacado y ya son demasiadas nominaciones sin premio. Su trabajo es tanto un homenaje a John Williams como una demostración de personalidad y talento.
EN CONTRA: Antes de premiar a un tributo a John Williams, ¿por qué no premiar a John Williams? Su presencia en la carrera ha sido prácticamente testimonial y no parece que nada haya cambiado en las últimas semanas para que la situación de un giro de semejantes proporciones. Tópico Parte I: Newman, la nominación ya es un premio.





CARTER BURWELL - CAROL

(1ª nominación)


Si repasamos la carrera de Carter Burwell, parece increíble que estemos ante su primera nominación al Óscar. Finalmente, el compositor fetiche de los Coen lo ha conseguido gracias a su deslumbrante trabajo en Carol. Su banda sonora es, siendo objetivos, la más clásica y académica de todas las candidatas. Y, siendo subjetivos, la mejor. Elegante, sobria, apoyada en un tema principal que resalta el melodrama sin caer en la épica lacrimógena, la composición de Burwell se mueve siempre de manera equilibrada, sucumbiendo al poder de un piano protagonista que guía la mayor parte de la obra. Una banda sonora que cuenta también con un moderado número de temas clásicos que facilitan que el oyente se transporte a esos años 50 que de manera tan hermosa refleja la película. La combinación entre estas canciones y la música de Burwell refuerza la sensación de inmersión al completo, hipnotiza en su belleza y consigue que, en composiciones como ‘No other love’ o ‘Christmas Trees’, uno termine completamente extasiado. El sello de su compositor está presente en piezas como ‘The Times’, en la que podemos encontrar la esencia de Burwell en estado puro. En definitiva, una obra mayúscula que se sitúa entre lo mejor de su carrera.

A FAVOR: El estilo académico de la obra, siendo el trabajo más oscarizable de las cinco nominadas. Juega un papel esencial en la película, acompañando a sus protagonistas durante todo el metraje, convirtiéndose en un personaje más. La Academia puede utilizar esta categoría para recompensar a Carol. Burwell es un clásico en Hollywood y muchos verían este Óscar como el premio a toda una carrera.
EN CONTRA: La categoría está comandada por dos auténticas leyendas. Carol no ha calado tanto en la Academia como se esperaba y nadie se sorprendería si se fuera de vacío. Puestos a premiar a alguien por primera vez, Morricone parece la opción más clara.






ENNIO MORRICONE - LOS ODIOSOS OCHO

(6ª nominación / 0 Óscar)


Ennio Morricone es una de esas leyendas que, de manera incomprensible, jamás han conseguido levantar un Óscar pese a sus 5 nominaciones previas. Ahora podría conseguirlo con una de sus obras menos logradas. Su trabajo para Los Odiosos ocho parte de un descarte, una composición pensada para La Cosa que jamás se usó. Un reciclaje en toda regla que, si se escucha de manera aislada, parece imposible de encajar con el fondo y forma de la película de Tarantino, pero que termina combinándose con el largometraje de una manera tan extraña como lograda. Sin embargo, insisto, es una composición alejada de las grandes obras de su autor. Asfixiante, sí, pero también reiterativa. Completada con diálogos de la película y canciones que, como suele suceder con Tarantino, son lo mejor del conjunto, la obra de Morricone nunca termina de despegar, quedando atrapada en los aspectos más tenebrosos y atmosféricos de su tema principal. Una vez escuchado, lo que nos queda son reinterpretaciones más o menos logradas y un tema final, ‘La lettera di Lincoln’, en el que sí podemos deleitarnos con una de esas demostraciones de épica controlada marca de la casa. Ese epílogo de oro supone una recompensa para el oyente, un emotivo tema que condensa, en poco menos de dos minutos, el talento de Morricone.

A FAVOR: Morricone no tiene ningún Óscar. Y eso es una injusticia importante, Academia. Tú lo sabes, yo lo sé, todos lo sabemos. Al igual que en el caso de Williams, puede que estemos ante una de las últimas oportunidades de premiar a un auténtico clásico de la historia del cine. Son ocasiones que no se pueden, ni deben, desaprovechar. El tema principal, lejos de la excelencia, no deja de ser una composición brillante.
EN CONTRA: La película no ha gustado a la Academia, ni siquiera los fans de Tarantino se ponen de acuerdo con ella, y esa falta de consenso puede perjudicarle. Su contrincante directo, John Williams, sería un premiado incontestable. La estatuilla funcionaría como recompensa pendiente, pero el trabajo de Morricone no es especialmente memorable.





JÓHANN JÓHANNSSON - SICARIO

(2ª nominación / 0 Óscar)


Uno de los favoritos de la edición 2015 gracias a su fantástico trabajo para La teoría del todo, Jóhannsson vuelve a optar a una estatuilla por su composición para Sicario, una cara B, oscura, claustrofóbica, de su composición para el biopic de Stephen Hawking. Alejado de la grandilocuencia, pomposidad y emotividad de aquella, el músico islandés se contagia de la arena y el polvo de los paisajes plasmados por Denis Villeneuve y propone al oyente un auténtico viaje por el infierno. Música atmosférica, imprevisible, arriesgada e hipnótica, un auténtico tour de force que muestra la versatilidad de un autor a tener en cuenta. Su nominación es toda una declaración de intenciones por parte de la Academia, una decisión atrevida que demuestra que no siempre es necesario apostar por lo tradicional, por el tópico facilón, para tener opciones de levantar la estatuilla. La banda sonora de Sicario es un elemento más de la construcción narrativa de la película, no solamente acompaña sino que juega un papel imprescindible. Su capacidad para atrapar al oyente, ponerle en tensión, mantenerle en vilo, es una demostración de maestría apoyada en el suspense de las que crean escuela. De acuerdo, sus opciones son mínimas, pero su mera presencia en el quinteto finalista ya supone una alegría.

A FAVOR: Sicario ha mantenido el tipo pese a que parecía destinada al olvido, lo que demuestra que la Academia la ha tenido más en cuenta de lo que muchos esperaban. En una carrera de premios tan alocada, el triunfo de la banda sonora de Jóhannsson no sorprendería tanto.
EN CONTRA: Casi todo. Jóhannsson acaba de llegar y es evidente que tendrá más opciones en el futuro. La categoría parece orientada al triunfo de un clásico o a la recompensa de deudas pendientes, por lo que sus opciones son prácticamente nulas. Es una obra demasiado compleja y atípica, la menos oscarizable de lejos. Tópico Parte II: Jóhannsson, la nominación ya es un premio.






JOHN WILLIAMS - STAR WARS. EL DESPERTAR DE LA FUERZA

(50ª nominación / 5 Óscar)


Lector, atento: 50 nominaciones. 50. 44 de ellas en banda sonora, 6 en canción. Hablar de leyenda viva, de historia del cine, a la hora de referirnos a John Williams es ya un tópico tan básico como el 2+2= 4. El Compositor con mayúsculas podría ganar su sexta estatuilla en su regreso a Star Wars, una saga que ya le dio un Óscar con su primera entrega. El episodio VII ha supuesto un fenómeno cinematográfico y social a escala mundial que no se recordaba desde… el Episodio I. El trabajo de Williams, lejos de arriesgar, sigue la línea continuista marcada por J.J. Abrams y repite sinfonías y melodías reconocibles para cualquier cinéfilo que se precie. Se trata de una obra en la que las influencias más evidentes parten de sí mismo. Así, ‘The Scavenger’ tiene ecos de su composición para Harry Potter, mientras que la gran aportación de esta entrega, los temas de Rey y Kylo, se quedan en el notable, alejados de sus legendarios logros. Incluso la vilipendiada segunda trilogía contenía material más emocionante. Pero esto no significa que Williams haya puesto el piloto automático y deje descansar su inspiración sobre las rentas: en sucesivas escuchas, uno puede ir encontrando destellos de genialidad absoluta de la talla de ‘Scherzo for X-Wings’, ‘The Falcon’ o la apabullante ‘The Jedi Steps and Finale’.

A FAVOR: Queda demasiado lejos el último Óscar de Williams (La Lista de Schindler, 1993). Es una saga mítica que ha vuelto más fuerte que nunca. Se trataría de un Óscar nostálgico que el público de todo el mundo celebraría como propio. Dos leyendas, un compositor y un universo, coronadas al mismo tiempo. Dos pájaros de un tiro.
EN CONTRA: 5 Óscar de 50 posibles parece una mala estadística, pero es mejor que la de Morricone. Puestos a elegir entre dos gigantes, apostemos por el que no ha conseguido jamás una estatuilla. El Despertar de la Fuerza puede ser premiada en otras categorías o irse de vacío y nadie se quejaría mucho.




GANARÁ EL ÓSCAR: Ennio Morricone.
PODRÍA GANAR: John Williams.
SI HAY UNA SORPRESA, SERÁ: Carter Burwell.








‘EARNED IT’50 SOMBRAS DE GREY

(The Weeknd, Belly, Jason 'DaHeala' Quenneville, Stephan Moccio)


Ha ocurrido. Sabíamos que podía pasar y eso debería haber ayudado a hacer menos doloroso el golpe. Cincuenta Sombras de Grey tiene una nominación al Óscar y aquí está. Además, no es descabellado pensar en ella como la tapada de la categoría. De acuerdo, la película a la que representa es lo peor que vimos en una gran pantalla el pasado año, pero ‘Earned It’ funciona como canción elegante, bien producida, con ecos bondianos que, lejos de molestar, aportan algo de interés y curiosidad. En definitiva, una canción pop con arreglos destacados, melodía contagiosa y un estribillo tan sencillo como efectivo. Una obra maestra al lado de la película en la que aparece.

A FAVOR: The Weeknd se encuentra en un punto de popularidad aceptable para la media de ganadores de esta categoría. La película ha aparecido bastante en la carrera gracias a sus canciones, aunque siempre a través de otra opción, ‘Love Me Like You Do’.
EN CONTRA: La canción representa a Cincuenta Sombras de Grey, con eso ya bastaría para darle de lado. The Weeknd se llevaría la medalla de bronce en términos de fama dentro del quinteto de nominados. No es un tema que genere demasiada pasión, ni siquiera entre sus defensores. Su corrección es su mejor arma, pero también la peor. El término ‘normalita’ se creó para canciones así.





‘MANTA RAY’ - RACING EXTINCTION

(J. Ralph, Antony Hegarty)


Pese a que estamos acostumbrados a que esta categoría nos sorprenda cada año, pocas veces lo hace de manera favorable. Pero siempre hay una excepción: la obra de arte compuesta por J. Ralph y ese genio llamado Antony Hegarty, responsable de uno de los mejores discos de las últimas décadas, ‘I am a bird now’, para este documental sobre el tráfico de especies protegidas y la lucha para prevenir las extinciones masivas. ‘Manta Ray’ es, de lejos, la canción más bonita de todas las nominadas, una auténtica lección melódica que se mantiene flotando sobre esa voz conmovedora en permanente estado de fragilidad. Un piano solitario que guía a Hegarty con el único complemento de un acompañamiento orquestal contenido al milímetro. Todo funciona en una canción que roza la perfección con la punta de los dedos.

A FAVOR: Si se ha colado cuando nadie la esperaba es porque la Academia ha caído en sus redes. Se trata de una canción capaz de emocionar a cualquier tipo de oyente. Antony Hegarty genera consenso gracias a su autenticidad y talento. Sería una opción tan valiente como acertada en una categoría en la que, por costumbre, todo puede pasar.
EN CONTRA: Es la gran sorpresa de la categoría, por lo que su nominación ya se puede considerar una gran recompensa. Parece partir con menos ventaja mediática que el resto. Es con diferencia la canción menos épica de las nominadas, y su sencillez, al igual que ocurrió con la inolvidable ‘The Moon Song’, puede jugar en su contra.






‘SIMPLE SONG #3’LA JUVENTUD

(David Lang)


Tras el Óscar conseguido por La Gran Belleza, Sorrentino se las prometía muy felices con La Juventud, pero sus opciones de nominación han terminado en nada. Excepto Mejor Canción, claro. Pero, ¿cómo no nominar a un tema como ‘Simple Song #3’? Mezcla perfecta entre ópera y épica melódica de primer nivel, la composición de David Lang es un clímax constante de más de seis minutos en los que la emoción no se toma ni un segundo de respiro. Un éxtasis para los distintos personajes que habitan el universo Sorrentino, pero también para el oyente que se descubre conmovido a base de un lirismo mucho menos complejo que de costumbre. La ruptura que se produce con un solo de violín en el tramo central del tema es de una genialidad desbordante. Poesía y prosa, la combinación favorita del director italiano, transformada en canción.

A FAVOR: En un año en el que ninguna de las nominadas tiene una esencia especialmente oscarizable, ‘Simple Song #3’ se presenta como la opción más clásica, en el sentido más exacto y preciso del término. La Academia comulga con el personal sello de Sorrentino.
EN CONTRA: La juventud podría haber contado con varias nominaciones más y se ha tenido que conformar con una. Los académicos no han prestado demasiada atención al viaje que proponía en esta ocasión el director italiano. Es la canción más compleja de todas las nominadas, también la menos accesible.





‘TIL IT HAPPENS TO YOU’ - THE HUNTING GROUND

(Diane Warren, Lady Gaga)


Todos los factores parecen estar en el lugar correcto para que Diane Warren, ahora sí, consiga su ansiado Óscar tras 7 nominaciones infructuosas. Aunque debería darle las gracias a Lady Gaga y al documental que nos ocupa, que aborda las violaciones a estudiantes en los campus universitarios. El film ha sido aclamado de manera unánime por la crítica, y la propia Gaga confesó que fue víctima de hechos similares en su adolescencia. La canción, por tanto, supone más un ejercicio de exorcismo personal, de confesión extrema, que un mero encargo en busca de la estatuilla. Además, si miramos más allá de los aspectos personales, nos encontramos con una balada pop elevada a la enésima potencia, un recital vocal por parte de Gaga y una épica para todos los públicos que la emparenta con la magistral ‘Glory’, la última ganadora. Una apuesta segura.

A FAVOR: Tiene todas las virtudes de una ganadora. Mensaje importante, historia potente, interpretación vocal de altos vuelos y una producción impecable. Lady Gaga cuenta con muchos apoyos y afectos dentro de la industria (no hay más que ver su actuación del año pasado en la gala de los Óscar) y la Academia tiene una oportunidad perfecta para demostrarlo. La canción funciona a las mil maravillas dentro de su estilo y gana en cada escucha. Warren merece un Óscar, por insistente.
EN CONTRA: Si la Academia quiere apostar por una opción más rompedora, Gaga se quedaría a las puertas. Si el estilo Warren no ha convencido en siete ocasiones, aquí no hay nada nuevo bajo el sol para hacer cambiar de opinión a los académicos.






‘WRITING’S ON THE WALL’ - SPECTRE

(Sam Smith, James Napier)


Una canción Bond es una canción Bond. Sobra obviedad, falta argumento, pero en el caso del tema protagonista de la última entrega del agente 007, es la única intuición que queda. Tras el memorable tema de Adele para Skyfall, otra estrella del pop británico, Sam Smith, era el elegido. Puestos a pedir, nos quedamos con las ganas de que el brutal tema que había compuesto Radiohead para la ocasión no fuese el escogido (aunque, pensándolo bien, de haber sido así no estaríamos aquí). Porque estamos, con diferencia, ante una de las canciones más pobres de la saga, una colección de tópicos melódicos y orquestales que aportan más bien poco. Un tema lánguido, de mechero encendido y suspiros al aire, con una interpretación vocal plana sustentada por unos agudos que sirven como puente para llegar a un estribillo prácticamente invisible.

A FAVOR: Smith es uno de los artistas más populares del panorama musical actual y eso siempre suma puntos extra. La canción viene de dar la campanada en los Globos de Oro. Es un tema que sigue una línea continuista respecto a Skyfall en cuanto a su esencia de balada sofisticada.
EN CONTRA: Es una canción sin garra ni pasión que parece haber llegado hasta aquí por representar a una película Bond y por su intérprete principal. Sus opciones son una incógnita, pero en ningún momento de la carrera se la ha visto como una ganadora factible. La película ha decepcionado, por lo que tampoco cuenta con ese apoyo.




GANARÁ EL ÓSCAR: ‘Til It Happens to You’.
PODRÍA GANAR: ‘Writing’s on the Wall’.
SI HAY UNA SORPRESA, SERÁ: ‘Manta Ray’.

 

Fuente: CINeol | Visitada: 1339 veces