CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

10 pasos para derrotar a un superhéroe

- Por

9 Comentarios

Durante cuatro años y cinco películas, Marvel Studios nos ha estado preparando para este momento, en el que todo un universo de secuelas y spin-offs confluyen de forma inusitada en la historia del cine: Los Vengadores. Poco se ha filtrado en la Red sobre cuál es el ejército enemigo contra el que estos superhéroes combaten, pero a fin de cuentas, poco importa para el resultado final: todos sabemos que los buenos vencerán. Y no especialmente por tener poderes, ni por ser más inteligentes, sino porque el plan de los villanos debe de tener algún punto flaco por el que atacarles. Por eso, el TOP10 DE CINEOL de esta semana intenta hacer las cosas más interesantes:


Porque, afrontémoslo, todos los que estáis leyendo este artículo habéis pensado alguna vez en que estaría bien eso de dominar el mundo y someter a toda la población a vuestros designios. O por lo menos controlar parte de él. Aunque sea la zona de vuestro pueblo y alrededores. Y aunque hay formas legítimas de conseguir este fin, normalmente pasan por tener un pariente en política, heredar un imperio textil o lamer tantos culos en la escalada hacia el poder, que la victoria acaba sabiendo a m… Mal. Sabe mal. Dejémoslo ahí. Por otro lado, la política consume demasiado tiempo y neuronas, la explotación de cajeras es una carrera de fondo y la herencia es algo que lamentablemente no se puede elegir. Y si pensamos en un mundo en el que haya un superhéroe dispuesto a desfacer entuertos y rectificar lo que uno tuerce con toda la mala intención del mundo, las cosas requieren mucho más tacto y un plan elaborado que evite los errores más comunes de los supervillanos.

Para este ‘jueguecito’, supongamos que eres un Lex Luthor cualquiera: un empresario que tiene suficiente dinero para invertirlo en el mal, aunque no tanto como para quitarle las ganas de dominar el mundo, y que compensa su falta de superpoderes con inteligencia; pero que enfrente tiene a un aguafiestas del estilo de Superman desbaratándole sus planes. ¿Qué hay que hacer para vencerle?




1. AL PRINCIPIO, PASA DESAPERCIBIDO


Uno de los grandes errores de los supervillanos de cómic es el de hacer mucho ruido. Son como las luces atrayendo a los mosquitos/superhéroes. Así que lo primero que tienes que pensar es en que nadie conozca tu existencia. Sé que es difícil para una persona con ganas de notoriedad y ansias de poder, pero tranquilo, es solo temporal. Esta es la fase en la que tienes que ir construyendo poco a poco tu organización y sentando las bases para todo lo que vas a hacer cuando decidas dar el golpe, un golpe que debe ser definitivo si quieres triunfar. Así que procura ganar dinero de forma que pase desapercibido para un superhéroe, aun sin renunciar al crimen recalcitrante: especulación inmobiliaria, jugar a la bolsa, retocar las cuentas de la empresa, etc. Ningún superhéroe ataca a un contable. De hecho, muchas veces ni las fuerzas de seguridad lo hacen, al menos en el país de la pandereta. Con ese dinero ya puedes ir reclutando secuaces y haciéndote con poderosas armas con las que llevar a cabo tu plan.





2. APARCA DE MOMENTO LA CONQUISTA DEL MUNDO


Mientras estás montando tu organización malvada y buscando un nombre con gancho, tu objetivo a corto plazo tiene que ser solo uno: acabar con el superhéroe de turno. Ni se te ocurra intentar conquistar el mundo antes de cargarte al macho alfa. Por muy bien que elabores tu plan, siempre estaría ese follonero con sus poderes por en medio dispuesto a estropearlo todo, con el tiempo y el dinero que te ha costado intentar ser un tirano. Además, tampoco puedes predecir exactamente dónde ni cómo te atacará, así que tu plan de contingencias antisuperheroicas (que puedes patentar por un módico precio, como tantos supervillanos han hecho, aunque avisado quedas de que nadie ha sacado pasta con ello), ese plan maestro, no sirve para gran cosa. Al final, el bien siempre vence a los que se precipitan. Al menos cuando lanza rayos por los ojos y puede destrozar con la mano un diamante como si fuese un kiwi pocho. Así que primero líbrate del obstáculo, y luego ya si eso sometes a millones de ciudadanos anónimos.





3. ELIGE BIEN A TUS SECUACES


¿Cuántas veces hemos visto a un secuaz patoso o tonto de remate fastidiar con su incompetencia un plan perfectamente trazado? O al contrario, ¿cuántas veces ha resultado una distracción fatal el tener que gastar fuerzas y balas en un sicario que, a fuerza de intelecto y cojones, te ha querido disputar el liderazgo de tu organización? Por eso hay que saber escoger a la gente de la que uno se rodea: ni lo suficientemente imbéciles como para fallar a bocajarro o no entender las órdenes, ni tan listos y ambiciosos que quieran subírsete a las barbas antes de tiempo (porque tarde o temprano, todos van a querer quitarte el puesto, pero cuando seas tirano puedes hacer una criba periódica sin preocuparte de que alguien entre volando por la ventana). También hay que procurar que sean malignos de verdad, no de esas sensibles damiselas que se enternecen cuando ven sufrir al héroe y corren prestas a ayudarle, mordiendo la mano que les da de comer. Los remordimientos, para cuando uno va al cine a ver una de Uwe Boll. En la villanía no hay sitio para lágrimas, amores ni escrúpulos.





4. AVERIGUA LA IDENTIDAD SECRETA DEL SUPERHÉROE


Cuanto más sepas de tu objetivo, mejor. Toda información es vital para encontrar un punto débil, y lo primero que has de conocer (más allá de sus superpoderes, que son datos accesibles públicamente) es su identidad secreta. Así sabrás dónde vive, dónde trabaja, con quién se relaciona, cuáles son sus hábitos, etc. No es algo muy difícil de averiguar, la verdad. Hay un 70% de probabilidades de que sea o un niño rico o un periodista. O sea, que si hay algún gacetillero que consigue demasiadas exclusivas sobre el superhéroe, ya sabes a quién has de seguir. También puedes provocar algún ‘accidente’ en eventos sociales y ver si alguien se ausenta muy convenientemente; o si no, al menos calcular cuánto tiempo tarda en acudir para comprobar si vive cerca. Al fin y al cabo, casi todas las actuaciones llevadas a cabo por un héroe con mallas se engloban en la categoría ‘vaya, menos mal que ha ocurrido al lado mío, así puedo actuar de inmediato cambiándome en un callejón’. Así que al menos el barrio es fácil de acotar. Por otro lado, si te ves muy perdido siempre puedes coger una foto del superhéroe y dibujarle unas gafas, o pintarle de color carne el antifaz, para así descubrir su rostro de incógnito. ¿Sabes qué? Mejor empezar por aquí. Te llevará menos tiempo y llamarás menos la atención.





5. NO ATAQUES SU GUARIDA SECRETA


Este consejo puede parecer escandaloso. “¿Pero cómo? -diréis- ¿Qué clase de consejos de mierda nos quieres dar si nos pides que no le ataquemos donde más le duele?” ¡Indignación! ¡Ira! ¡Furia! ¡Titanes a mí! Bien, ahora que habéis roto tres botones del teclado con el puñetazo que habéis pegado, reflexionad: ¿para qué queréis destruir su morada secreta? ¿Para destapar vuestra existencia? ¿Para darle pistas? ¿Para ponerle sobre aviso? ¿Para que tenga algo personal contra vosotros? Mala idea. Lo que hay que hacer cuando finalmente descubráis su escondrijo es… observarle. Espiarle. Tenerle controlado. Conocer sus movimientos. Buscar datos que puedan revelar sus puntos débiles. No hay que ser un matón que pega pescozones periódicos, sino el ladino chico de la esquina en quien nadie se fija y cuando se van a dar cuenta, ¡bam! Masacre escolar. Ejemplo de mal gusto, cierto, pero efectivo para el caso que nos ocupa. Además, ¿qué os importa? ¿No queréis conquistar el mundo? ¿Os vais a poner sensibles ahora? El caso es que sí podéis atacar su guarida secreta… pero cuando estéis seguros de que os vais a llevar al superhéroe de turno por delante con ella. Si no, ¿para qué destruirla? Hasta entonces, paciencia y vigilancia.





6. NO ATAQUES A SUS SERES QUERIDOS


Lo arriba expuesto se aplica de igual forma a los seres queridos del superhéroe, desde su familia hasta sus compañeros de trabajo, pasando por sus novietas y amantes. Una y otra y otra vez se ha demostrado que la mejor forma de acabar ensartado en un pararrayos o cualquier otro objeto punzante después de una caída de 200 metros merced a un superhéroe herido en su más tierno corazoncito y sediento de venganza, es la de matar a algún ser querido. Desatar el infierno y la vendetta personal no es algo que debáis perseguir. Al contrario, los seres queridos son los que tienen que llorar al héroe gracias a vosotros. No equivoquéis el objetivo solo porque es más sencillo matar a Mary Jane que al trepamuros. No quiere decir eso que no los tengáis fichados. Os pueden venir bien en un momento concreto, como plan B por si el atentado falla, y sobre todo como fuente de información del superhéroe. Incluso, dado el caso, pueden emplearse como espías privilegiados. Para esto ya hay que tener mucha suerte de pillar al cuñado rencoroso, mucha técnica para poner nanomicros o nanocámaras en sus ropas, o mucha habilidad con la hipnosis o con las drogas de control mental para lograr un secuaz inconsciente de serlo. Cualquiera de las tres técnicas es adecuada, aunque la primera puede no ser efectiva por la lejanía del sujeto de su círculo íntimo, y la última no es aconsejable por la posibilidad de que los efectos se pasen en el peor momento posible.





7. ENCUENTRA SU PUNTO DÉBIL


Todo lo anterior nos lleva a un punto básico, fundamental en el plan para acabar con un superhéroe: hay que hallar su talón de Aquiles. Si nos encontrásemos ante un tipo sin superpoderes sería sencillo, porque una bala, un navajazo o, mejor, 150 kilos de C4 son suficientes para borrarlo del mapa para siempre. Pero con poderes la cosa es algo más compleja. Muchos de estos héroes siguen siendo vulnerables a lo mismo que un humano normal, aunque quizá con algo más de resistencia cojonera. Ante esto, ser cafre es una solución aconsejable. Pero también hay otros que solo tienen puntos débiles muy concretos que hay que sudar para averiguar. ¿Quién se va a imaginar lo de la kriptonita, si no sabe antes que Superman proviene de otro planeta? ¿Y lo del amarillo con Linterna Verde? En cualquier caso, si uno les observa con atención durante cierto tiempo, puede hallar esos puntos débiles o, cuando menos, una pista que permita desentrañar lo que se oculta ahí debajo. Tras esto, solo hay que concebir un plan que involucre una utilización masiva de esta información.





8. DÉJATE DE JUEGOS Y EXPLICACIONES


Pasada la fase de preparación, entramos ya en la parte del plan maestro. El error más habitual de un supervillano, y es normal dado que suelen tener un egocentrismo y una megalomanía que los hacen vulnerables a la teatralidad, es crear una estrategia abigarrada y delirante para acabar con su enemigo. El resultado siempre es el mismo, y siempre es previsible: el héroe vence. ¿Por qué? Por la manía del villano de complicar las cosas que no requieren complicación. Cuanto más complejo sea el plan, más susceptible será a que alguno de sus pasos salga mal, ya que dependerá más del azar y de la eficiencia de los secuaces que lo lleven a cabo. Aquí hay que seguir a rajatabla el principio de la navaja de Ockham: si puedes hacer algo de manera sencilla, ¿para qué lo vas a hacer de forma complicada? Y más si te da por intentar jugar con el héroe de turno, plantearle dilemas morales, ponerle en situaciones donde exista una posibilidad remota de escape o de salvar a la humanidad, o dejarle un tiempo precioso para reaccionar antes de acabar con él, cosas todas ellas que acabarán contigo muerto o en la cárcel, por mucha satisfacción psicológica que obtengas de ello o por muchos datos que saques para tu tesis doctoral sobre la conducta del superhéroe en situación de crisis. Y por supuesto, también hay que evitar el tópico de toda película de acción, el principal error de los malos que siempre acaba con un tiro por la espalda de alguien que llega fuera de cámara: el de desperdiciar un tiempo precioso en el que se podría rematar la faena dando explicaciones. Si tienes al héroe a tus pies moribundo y a solo un empujón de morir para siempre, no le expliques tus motivos ni tus planes: mátalo. Y ya está. Si necesitas contarle a alguien que eres un genio, escríbelo en tu diario.





9. SÉ EXPEDITIVO Y BRUTAL


En el Superman de Richard Donner, hay una escena cuyo concepto se repite hasta la saciedad en todas las películas de superhéroes. Lex Luthor se enfrenta cara a cara al alienígena del caracolillo y parece que tiene las de perder, con eso de que es un simple humano ante alguien al que las balas de cañón le molestan menos que las moscas del verano andaluz. Pero entonces saca su arma secreta y cambian las tornas: un collar de kryptonita. Ante eso no hay Superman que valga, así que se lo pone y lo tira a una piscina para que se ahogue, largándose de ahí muy satisfecho consigo mismo por haber acabado con su archienemigo. ¡MAL HECHO! Si tienes al superhéroe donde quieres, vulnerable y a tu merced, lo que tienes que hacer es matarlo lo más rápido posible y a ser posible en persona. Si tienes un collar de kryptonita, pónselo o incluso házselo tragar, y acto seguido pégale un tiro en la sien. O mejor, vacíale el cargador. Nunca será suficiente. Esa es la clave de todo plan: despachar al tipo de forma rápida, salvaje y efectiva. Exagerando: si sabes dónde vive, tírale una bomba atómica a su piso. Y si lo que pasa es que estás lidiando con un ser (presuntamente) inmortal, duérmelo con tranquilizantes de elefante marca Royal House, y lo metes en una nave espacial con un cargamento de sedantes en vena que vaya directa a los confines de la galaxia, para que cuando se acaben esté tan lejos que hasta que vuelva tú ya hayas muerto como un venerable anciano. Por supuesto, hay que pillarles desprevenidos y en su vida normal. Si está plenamente equipado y alerta, la dificultad se multiplica por mil. Nada de robar un banco para llevarlo a tu trampa: plántate en la puerta de la casa de Clark Kent con una pizza y cuando abra la puerta le disparas con balas de kryptonita hasta que no quede más que una masa pulposa con gafas de pasta.





10. ASEGÚRATE DE QUE ESTÁ BIEN MUERTO


El último paso, pero muy importante también, viene una vez que el molesto héroe ya está muerto. Está bien, lo has conseguido: has acabado con la principal amenaza que tenías para controlar el mundo a tu antojo. Que no te entre la depresión postmatanza, porque tu trabajo todavía no está hecho. Y no estamos hablando aquí del plan para controlar la Tierra, algo que en el fondo es bastante fácil y anecdótico (y si no, que se lo pregunten a los psicólogos que miden el CI de los políticos estadounidenses). Se trata todavía del héroe: que esté muerto no significa que no siga dándote el follón. Si hay algo a lo que son aficionados estos malditos superhéroes es a resucitar cuando uno menos lo espera, a no estar en realidad muertos, a pasar de estrangis sus poderes a otra persona… Lo que quiere decir que nunca se puede estar suficientemente seguro de haber llevado a cabo la labor correctamente. Así que lo mejor es tomar medidas con el cadáver. Cremación, disolución, trituración, canibalismo, mandarlo en una nave espacial que vaya directa al sol… Son muchas las opciones, y en cada caso una de ellas será la más aconsejable. Incluso, en el caso de que intente transmitir sus poderes, siempre puedes procurar que seas tú el receptor de los mismos. ¡Cuánto más fácil será dominar a los 7.000 millones de humanos con un anillo de los Linternas Verdes que sin él! Así hasta puedes acabar de un plumazo con la futura amenaza de los ‘trepas’ que abundarán dentro de tu organización. ¡El mundo es tuyo! Ahora solo te queda pensar qué hacer con él, porque para ver pelis o follar mucho no te hacía falta tanto esfuerzo y estrés.


Y una vez acabado el top10, solo queda una pregunta: ¿de qué se quejará más la gente? ¿De la obvia psicopatía inherente a un artículo que gira específicamente sobre el tema de asesinar a sangre fría a una persona? ¿O de que es una lista sobre una película de Marvel, pero todas las fotos que la ilustran (y los ejemplos) son de superhéroes de DC?

 

Fuente: CINeol | Visitada: 5282 veces


Comenta esta Noticia

Comentarios (9)

12:28 - 28/04/2012

p4dr1n0

Magnífico Top!!! Además mola muchísimo porque admite tantas variables como quieras, por ejemplo: Cuando lo mates de manera expeditiva y brutal, y te asegures de que está muerto, asegúrate de que no tiene un hijo, aprendiz, etc dispuesto a dedicar 15 años a aprender de todo para volver y vengarse, y si lo tiene, mátalo también,

[joker]

13:24 - 28/04/2012

Zell

Faltan mujeres.

[grant]

18:27 - 29/04/2012

^nash^

genial como siempre! aunque tal vez faltaría algún ejemplo mas que no fuera superman xD

18:53 - 29/04/2012

Arshabyn

^nash^ escribió:genial como siempre! aunque tal vez faltaría algún ejemplo mas que no fuera superman xD


Sep, alguien como Radiactivoman XD

Genial artículo Damned! yo creo que sería mejor villana que heroína... por lo menos no me andaría con explicaciones innecesarias y demás tonterias. Es algo que me pone de los nervios [doc]

14:21 - 30/04/2012

FvG

Genial TOP, como siempre. [vendetta]

06:40 - 01/05/2012

Juan Trujillo

Excelente, muy bien. Pero, el paso número diez, tendría que efectuarse quemando la empresa productora. Y ahí, si estaría bien muerto. Ahora bien, algunas veces me han entrado ganas de quemar a Marvel.

[joker]

11:02 - 15/05/2012

Ichino

No todas las fotos son de DC, la primera de todas es el Capitán America (o la cutreimagen que se le da en la película con el gorro de piscina), que es de Marvel.

Yo hubiera añadido: -Haz que el marido de la chica de la que se enamoró el superheroe con anterioridad sea un superheroe en otra película- Todavía me imagino a Cíclope salvando a Louis Lane.

12:31 - 15/05/2012

Damned Martian

Ichino escribió:No todas las fotos son de DC, la primera de todas es el Capitán America (o la cutreimagen que se le da en la película con el gorro de piscina), que es de Marvel.

Es que la foto que encabeza cada artículo siempre es de la peli a la que va asociado ;)

00:01 - 06/08/2012

Heracles

Ya estoy preparado para ser un súper villano, muahahahahaha [maligno]

Saludos.


Ver el resto de comentarios sobre esta noticia