CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

10 habilidades típicas de un sicario de Dios

- Por

10 Comentarios

Con la Iglesia hemos topado. Esta semana se estrenan dos cintas con temática religiosa, El Sicario de Dios y El Último Exorcismo, así que a riesgo de entrar en polémicas que llenen de trolls galopantes y sectarios los foros, hay que hacer un TOP10 DE CINEOL acorde con este asunto. Y como aunque intentemos ser blandos e inofensivos, habrá gente sin sentido del humor que se moleste, ¿por qué no hacer algo irreverente que les moleste con cierta (pero no suficiente) justificación?


Como ‘sicarios de Dios’ vamos a incluirles a todos: curas, sacerdotes, obispos, papas, monjas, beatos, luteranos, católicos, protestantes… Todos en el mismo capazo, hala. Y como ‘habilidades’, se entiende que hablamos de las dotes extraordinarias que les proporciona el celuloide, no las que tienen en la realidad. De hecho, vamos a comparar lo que se refleja en la pantalla con lo que podría hacer un cura normal y corriente, el cura de vuestro barrio, que según San Google tiene aproximadamente este aspecto:


En CINeol todavía no tenemos el poder suficiente para decirle a Google Imágenes que está equivocado, así que seguiremos su consejo y de aquí en adelante nos referiremos a él como Don Avelino. Pero todo llegará, Google. Todo llegará. ¡Muajuajuajua!

Menciones especiales:
-Ser un incordio: A decir verdad, esta categoría no existiría si no fuese por Matthew McConaughey, que hace todo lo que puede para destrozar Contact con su pseudocura chuloputas. Ni siquiera los mormones son tan cansinos.
-Beber hasta perder el sentido: Demos gracias a todas las versiones de Robin Hood, sobre todo las más populares (las de Kevin Costner y Errol Flynn) por enseñarnos la verdadera cara de los monjes, esos que destilan su propio licor en el monasterio.
-Ser un alivio cómico: Aunque los no creyentes piensen que los curas y en general las personas religiosas no tienen sentido del humor, sobre todo cuando se hace a su costa, el cine nos ha enseñado que son unos personajes la mar de entrañables y graciosos. Al menos, como en Cuatro Bodas y un Funeral, para reírse de ellos.




10. EDUCAR NIÑOS


En el cine: Para que unos niños revoltosos aprendan de una vez a comportarse, a valorar a los demás y a querer a su padre, nada mejor que las enseñanzas de una monja. Y si es una con tanta capacidad vocal como Julie Andrews en Sonrisas y Lágrimas, hasta se puede llevar de calle el amor del cabeza de familia.
¿Qué haría Don Avelino en el mundo real? No da la impresión de que Don Avelino tenga una voz muy musical. Parece más de los que mueven la boca y cuchichean en voz baja mientras el coro lo da todo, esperando que parezca que él también está cantando cuando en realidad no es así. Sin embargo, puede que eso no importe a la hora de educar niños. También es cierto que la juventud de ahora es mucho más difícil que la de la época nazi. Hoy en día, los chavales no hacen travesuras, hacen putadas en toda regla. Y están hartos de ver porno extremo en la Red. Igual no es el material ideal para ser un catecúmeno. Sobre lo de enamorar al cabeza de familia… no nos vamos a pronunciar.





9. TRAUMATIZAR NIÑOS


En el cine: Soslayando los documentales sobre el tema, que al fin y al cabo son reales, hay muchas películas que se hacen eco de la pederastia en el seno de la Iglesia católica. Y aunque no sea directamente abuso sexual, también pueden ser abusos psicológicos por puro hijoputismo o extremismo. Por ejemplo, Pedro Almodóvar vertió todos sus traumas de infancia en un colegio de curas en La Mala Educación.
¿Qué haría Don Avelino en el mundo real? Está muy mal eso de guiarse por tópicos y prejuicios, pero lo cierto es que es difícil poner la mano en el fuego por Don Avelino. Según un estudio de la BBC, hasta el 4% de los sacerdotes en Estados Unidos podrían estado implicados en algún caso de abuso sexual a menores, lo que pasa es que la mayoría de los casos no se denuncian. Es un número pequeño, pero alarmante. Para ponerlo en perspectiva: en los seminarios de Murcia hay unos 25-30 alumnos. Eso quiere decir que, estadísticamente, uno de ellos está destinado a follarse a un niño. No queremos pensar que Don Avelino sea esa oveja negra, porque parece blando e inofensivo, pero… ¿cómo podemos estar seguros? ¿Habéis visto Líbranos del Mal? ¿Cómo iba a pensar alguien que alguien con esa cara de buenazo iba a ser un pederasta?





8. EXORCIZAR NIÑAS


En el cine: Los demonios son muy propensos a entrar en el cuerpo de las niñas (los varones pueden quedarse tranquilos). Pero he aquí que la Iglesia cuenta con un cuerpo especialmente preparado y entrenado para combatir estas posesiones con agua bendita, crucifijos y oraciones. Como se puede ver en El Exorcista, es un trabajo de alto riesgo, pero ¡demonios! Alguien tiene que hacerlo.
¿Qué haría Don Avelino en el mundo real? Lo sentimos por nuestro entrañable amigo, pero en España solo hay dos exorcistas certificados y ninguno de ellos se llama Avelino. Pero quizás se esté preparando para la labor, quién sabe. Se estima que la Iglesia católica realiza unos 1500 exorcismos al año en todo el mundo, y al ritmo con el que los párrocos mueren en el cine, eso significa que cada año se abren unas 1200 vacantes para el puesto. Así que igual Avelino puede ser el próximo exorcista en morir. Eso sí, quizá a la Iglesia le convendría replantearse si unas palabras inventadas por el hombre, un poco de H2O y una figura geométrica son suficientes para combatir a seres todopoderosos y malignos seguramente procedentes de otra dimensión, pero oye, si les funciona para curar los casos que la psiquiatría podría haber curado, ¡bien por ellos!





7. ESPIAR


En el cine: Que el Vaticano tiene tanto poder que tiene su propia red de espionaje y contraespionaje es algo sabido, sobre todo en el mundo del cine, donde hasta una monja puede actuar como agente secreto infiltrado para desmantelar una organización que busca atentar contra Roma y robar sus obras de arte para controlar el mundo, como ocurre en El Gran Halcón. ¡Tienen hasta gadgets especiales con formas cristianas!
¿Qué haría Don Avelino en el mundo real? En la red de inteligencia del Vaticano también necesitarán chupatintas que hagan todo el papeleo. Y ahí es donde Don Avelino podría encontrar su hueco, porque desde luego como agente doble que tenga que pasar desapercibido en medio de una organización anticristiana… como que no lo vemos. De hecho, nuestro ultraavanzado programa para estimar cuánto tiempo tardaría en delatar a sus compañeros bajo presión en un interrogatorio (consistente en un hámster monísimo con un miniteclado y un montón de galletas) nos da una estimación de 0,7 segundos, que es también la cantidad de litros de sudor que emitiría por minuto si se presentase un matón en su casa y se viese obligado a mentir para salvar la vida. No, mejor que Don Avelino se conforme con un trabajo de despacho y que no se meta en los asuntos clandestinos de la Santa Sede.





6. OCULTAR UN CRIMEN


En el cine: Los curas siguen tan a rajatabla sus creencias que mantener el secreto de confesión es más importante incluso que el asesinato. En Yo Confieso, el protagonista se mantiene firme, pese a que un hombre le ha confesado un asesinato y él mismo es sospechoso de haberlo cometido. Vamos, una roca en liturgia. Moralmente deplorable, pero eclesiásticamente el mejor.
¿Qué haría Don Avelino en el mundo real? Lamentablemente, hay una probabilidad bastante alta de que Don Avelino siga este dictamen. San Agustín decía que un hombre de Dios debe seguir a rajatabla sus mandamientos y lo que estipula su ordenación, y por ejemplo no debe mentir ni aunque con su mentira sepa que va a evitar el asesinato de un inocente. Por tanto, hay una escuela de pensamiento que parece ser mayoritaria en la actualidad según la cual no van a abrir la boca ni aunque Jack el Destripador les cuente sus andanzas. Don Avelino tiene toda la pinta de ser de esos, aunque más por evitar represalias del asesino que por amor a la banda morada.





5. INVESTIGAR UN CRIMEN


En el cine: Nadie más sagaz que un monje para sacar a la luz a un delincuente. Su naturaleza inquieta y resuelta, unida a su amplio conocimiento de la moral humana, lo convierten en un arma anticrimen prácticamente infalible. Y más si, como en El Nombre de la Rosa, el crimen en cuestión ocurre dentro de un monasterio. Lo que pasa en la Iglesia se queda en la Iglesia.
¿Qué haría Don Avelino en el mundo real? Todo sabemos que a Don Avelino le apasionan las novelas de Agatha Christie, pero eso no le convierte en el candidato ideal para convertirse en detective. De hecho, nadie menos indicado para investigar que un cura. Si hay algo que se necesita para estos menesteres es una mente deductiva y científica, capaz de extraer datos, sacarles sentido y relacionarlos para hallar al criminal, utilizando todos los métodos que la ciencia ponga a su alcance para ello. Por definición, un hombre de fe es todo lo contrario. Difícil compaginar la vocación espiritual con la mente racional y no llegar a una conclusión agnóstica. Y encima seguro que pone impedimentos morales a la mitad de pruebas que se podrían ejecutar en el escenario del crimen, sobre todo si es de la vieja escuela. ¿Y en la sala de interrogatorios? Tsk, tsk, demasiado blando para el trabajo.





4. CONTROLAR A LAS MASAS


En el cine: Los fanatismos religiosos son un terreno abonado para que el cine hable sobre la locura megalómana y el liderazgo del pueblo, que vienen a ser más o menos lo mismo, sobre todo en Estados Unidos. Pongamos por caso la beata de La Niebla de Stephen King, que al principio parece inofensivamente gilipollas, pero que dadas las circunstancias adecuadas puede lavarle el cerebro a los más débiles con sus peroratas basadas en el miedo, la ira y todas las bajezas morales que pregona combatir. Son los villanos ideales hasta para los creyentes.
¿Qué haría Don Avelino en el mundo real? Lo cierto es que estampa de líder no tiene, pero estar al frente de una parroquia ya le da cierta autoridad para guiar a determinadas personas. Y si Don Avelino se une al carro de los cientos de causas que los sectores más reaccionarios de la Iglesia tiene contra la sociedad moderna (llámese divorcio, aborto, matrimonio homosexual, educación para la ciudadanía, educación sexual o simplemente gobierno de izquierdas), seguramente arrastrará consigo a buena parte de su congregación. Por algo se llenan autobuses para ir a manifestaciones multitudinarias en donde una parte de las pancartas son claramente anticonstitucionales: el fanatismo sigue vivo y en buena forma. Incluso fuera de la Iglesia.





3. MATAR ZOMBIES


En el cine: Una imagen de Braindead: Tu Madre se ha Comido a mi Perro vale más que mil palabras:


¿Qué haría Don Avelino en el mundo real? Lo que cualquier persona normal: correr en la dirección contraria sin mirar atrás. Y quizás replantearse sus creencias, aunque habría que ver si no entra en un estado de negación y/o distorsión de la realidad para que se acomode al cristianismo. Que es algo que, por otro lado, puede que hagan hasta los científicos, que también pueden ser muy dogmáticos. En cualquier caso, como Don Avelino intente dar una patada, podemos decirle adiós. Lo que quede de él ya no será Don Avelino. Recordadlo por si tenéis que apretar el gatillo.





2. MATAR PERSONAS


En el cine: Por algún extraño motivo, en Hollywood existe una cierta tendencia a ver a los religiosos (sean del tipo que sean) como unos homicidas en potencia o en realidad. El mejor ejemplo es El Código Da Vinci, con Paul Bettany convertido en una especie de monstruo de tebeo con superfuerza y ningún escrúpulo para asesinar y torturar a inocentes a sangre fría.
¿Qué haría Don Avelino en el mundo real? Los casos reales de curas homicidas son muy poco frecuentes, y no parece que Don Avelino sea el mejor candidato para ello. Al fin y al cabo, ya lo hemos librado (más o menos) de cargos de pederastia, ¿por qué imputarle un pecado más gordo? Ahora que si viajamos unos siglos al pasado, a la época de la Inquisición, ya sería más difícil decidir si nuestro buen amigo con sotana tiene sangre en las manos. Por entonces lo hacían por el bien de nuestras almas, incluso si eso significaba limpiarse el culo con las enseñanzas más básicas de su religión y convertirse en psicópatas sádicos sedientos de órganos humanos, casquería y gritos de desesperanza. Unos sacrificados, oye. Nuestro Avelino parece un tanto pusilánime, de los que se desmayan al ver una gota de sangre, pero cosas más extrañas se han visto.





1. COMBATIR AL DEMONIO


En el cine: ¿El Demonio quiere invadir de nuevo la Tierra? ¿Quieres salvar al mundo de un ser maligno capaz de provocar el apocalipsis? ¿Los cielos se abren, las siete plagas se abren paso por el planeta, la bestia de siete cabezas hace acto de presencia? Todo eso solo pasa en el cine, pero solo tiene una posible solución: la palabra de Cristo, dicha por uno de sus discípulos. Como el padre Ángel, que conseguía acabar con el Anticristo en El Día de la Bestia.
¿Qué haría Don Avelino en el mundo real? Si el padre Ángel, con su txapela vasca y su insignificante figura, fue capaz de acabar con el Maligno, ¡nuestro Avelino también! Solo hacen falta una ingente cantidad de alucinógenos, un par de tíos idos de la cabeza como secuaces, algún cuchillo y una absoluta falta de escrúpulos. Que le den por saco San Agustín, ¡estamos hablando de salvar a toda la humanidad! Un par de bajas por el camino no se van a notar. Aunque, por otro lado, hay que tener en cuenta que si un hombre como Don Avelino es capaz de detener a un ser todopoderoso como el Diablo, eso quiere decir una de dos cosas: 1) que cualquiera de nosotros también puede hacerlo con un poco de empeño y fe, y 2) que Satanás es en realidad un mindundi que tampoco suponía tanto peligro. Pese a todo, es bueno saber que el destino de la humanidad puede descansar sobre los hombros de este héroe:


Bruce Willis a mi lado, una nena.

 

Fuente: CINeol | Visitada: 12424 veces


Comenta esta Noticia

Comentarios (10)

21:30 - 08/05/2011

daclickni

La fotografía final es increíble xdxd; buen artículo, muy entretenido.

21:30 - 08/05/2011

elChupao

Y a mí que don Avelino me recuerda a un Rajoy imberbe y adolescente...

21:58 - 08/05/2011

Duppelganger

Excelente top 10, y muy divertido, como de costumbre. Respecto a la advertencia de la página de portada, yo creo que hay que tomarse la vida con un poco de sentido del humor. Si hay quien se ofende por chistes o comentarios parodicos que se hacen de su religión.... yo tendría que rebotarme con muchas pelis y series [qmparto] Pero, lo dicho: bastante mala e sla vida ya de por sí como para ofenderse por esas cosas.

(perdón por el momento trascendental) [fies]

00:33 - 09/05/2011

The Lobo

Perdón por comentar habiendo leído solo algunos chistecillos, pero entro para preguntar sobre la peli. No sé, viendo el trailer, no sé decir si tiene buena pinta o es un mojón.

19:22 - 09/05/2011

yipi

The Lobo escribió:Perdón por comentar habiendo leído solo algunos chistecillos, pero entro para preguntar sobre la peli. No sé, viendo el trailer, no sé decir si tiene buena pinta o es un mojón.

Sin verla me decanto a una serie B aceptable.
En Constantine no salía un cura que valiera la pena destacar, o es que ya las neuronas me beben en demasía?.

01:18 - 11/05/2011

tylerdurden99

No me puedo creer que en cinco comentarios nadie haya mencionado al cura matazombies, es una versión de uma thurman en kill bill pero en serie B? o puede que sea una visión del futuro de una película cualquiera de Steven Seagal, porque es del estilo

21:38 - 11/05/2011

yipi

tylerdurden99 escribió:No me puedo creer que en cinco comentarios nadie haya mencionado al cura matazombies, es una versión de uma thurman en kill bill pero en serie B? o puede que sea una visión del futuro de una película cualquiera de Steven Seagal, porque es del estilo


Mmmmm, el cura de Abierto hasta el amanecer o Machete.

22:59 - 09/03/2012

kiki

Hola!. Me parece que si puede ofender.
No por los personajes en si, por que se trata de personas reales.
En las respuestas de la vida "real", suponen muchas cosas de los curas que no son verdad.
Por que en vez de suponer tanto, no hablan con un cura directamente, y se quitan las dudas.
Ademas, muchos de los directores de peliculas, toman la imagen del cura y la dibujan segun sus intereses e intenciones no remitiendose a lo real.
Gracias. Saludos!.

23:38 - 09/03/2012

elChupao

Y paramos el cronómetro en 22 meses.


Ver el resto de comentarios sobre esta noticia