CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

SERIE DESTACADA: 'Unorthodox', la difícil conquista de la libertad

- Por

1 Comentarios

En estos días de Estado de Alarma a causa del Coronavirus y con las salas de cine vacías no queda más remedio que aferrarnos a nuestras propias colecciones de DVD, BlueRay, etc, a nuevas incorporaciones, o bien al streaming en las numerosas plataformas existentes hoy en día. Y en este sentido, estamos viviendo una auténtica revolución de imprevisibles consecuencias, pero que sin duda apunta a un antes y un después en la distribución y visionado del cine con una explosión sin precedentes del mundo de las series.

Ante este aluvión de catálogos y estrenos online en diferentes plataformas, vamos a ir destacando estrenos que por diversas razones pueden tener su importancia. En este caso en formato Serie, y más en concreto en formato Miniserie, vamos a descubrir y analizar “Unorthodox” que se ha estrenado recientemente en la plataforma Netflix.

Esta Miniserie de tan solo cuatro capítulos está creada por Alexa Karolinski y Anna Winger. Pero lo más relevante es la dirección, Maria Schrader, una actriz y directora que se hizo muy popular en la interpretación con la serie 'Deutschland 83' y su posterior 'Deutschland 86' y que ya había realizado trabajos en la dirección como La Jirafa (codirigida con Dani Levy), 'Liebesleben' y Stefan Zweig: Adiós a Europa. Con un estilo sobrio, Maria Schrader gusta de tratar con mucha sutileza a los personajes y mostrar su alma más oculta, sus reivindicaciones más mudas, desde una perspectiva muy realista. Esta serie confirma su estilo y propuesta y nos abre las puertas de una cineasta con personalidad y posibilidad de cotas altas.



Unorthodox



El tema de esta serie dividida en cuatro capítulos es controvertido, como lo es siempre que se tocan temas tan delicados como la ortodoxia religiosa. En este caso nos encontramos con la comunidad religiosa judía ultraortodoxa del pueblo Satmar, en Nueva York.

Las primeras secuencias, rodadas con intensidad y tensión nos muestran a una muchacha huyendo, ayudada por otra mujer y realizando un viaje a Berlín. No sabemos mucho más, pero hay interés en conocer más detalles y en definitiva conocer la historia de esa muchacha que pronto sabremos que se llama Esty. Una vez que Esty llega a Berlín, vamos a ir comprobando como la historia, en un buen trabajo de montaje, se mueve entre el presente en Berlín, el pasado en Nueva York y también el otro presente en Nueva York con las consecuencias que ha supuesto la huída imprevista de Esty. Tres historias paralelas imprescindibles hiladas de manera correcta para que todo el conunto tenga interés en todo momento. Tanto el pasado de Esty, en su comunidad judía, como la difícil adaptación a la moderna vida berlinesa, como la tensión que supone el intento de recuperación de Esty por parte de su marido, van adquiriendo sumo interés a lo largo de los dos primeros capítulos de la serie. Y es en la mitad posterior cuando parece no saber mantener el tipo, precisamente en los momentos más trascendentales de la historia.

Los momentos dramáticos los encontramos en su vida pasada y presente, y tendremos momentos de tensión en la búsqueda y persecución de su marido y su primo en Berlín (el auténtico villano de la serie, Moische). Una combinación muy interesante.

La ambientación religiosa está muy lograda, ayudando a conseguir autenticidad, y nos permite trasladarnos a un mundo ajeno, pero muy real. donde la ortodoxia lo regula todo y nos resulta bastante extraño analizándolo con los ojos actuales. No es de extrañar que ya en Berlín, cuando un chico en un encuentro casual la despida con un “see you around”, se le abra un nuevo mundo lleno de posibilidades aún por descubrir, donde las carencias sociales serán sin duda un obstáculo a superar. Esty viene de un mundo donde la mujer es tratada como un objeto, donde tener hijos es el objetivo principal y donde apenas tiene voz y voto. En Berlín es escuchada, es apreciada e importa como persona en sí. En este sentido la serie conlleva un evidente y necesario canto feminista, como no podía ser de otra manera. De hecho la historia de Esty está basada en una autobiografía de Deborah Feldman “Unorthodox: The Scandalous Rejection of My Hasidic Roots”, de 2012, pero narrada de manera más libre en muchos aspectos. Coo curiosidad, la propia Deborah Feldman hace un cameo en la serie cuando Esty está comprando en una tienda de Berlín.



El papel de Esty está estupendamente interpretado por una desconocida Shira Haas. Su pequeño físico, unido a unas facciones delicadas, favorecen la pretendida fragilidad del personaje y permite que vayan sucediendo los acontecimientos siempre con la tesión y duda de que en cualquier momento pudiera romperse como un jarrón de cristal. Esty vive varios mundos paralelos y Shira Haas los interpreta muy bien todos.

Hay varios elementos atractivos en la serie, y uno de ellos es la música. Tanto la banda sonora a cargo de Antonio Gambale tanto el concepto en sí, trasladado en forma de pasión en el personaje de Esty. Cada vez que escucha música clásica en directo o cada vez que tiene la oportunidad de hacerlo ella misma, ya sea al piano o ya sea cantando (“An die Musik”, de Schubert, y luego "Mi Bon Siach"), se crea un aura de emoción muy interesante. La música como encarnación de la belleza y del cambio hacia un lugar mejor. El escondite y la confidente. El espacio privado donde encerrar todos los miedos.

El primer capítulo nos deja varios momentos de muy buena factura formal, y en concreto una escena en el mar, con sus nuevos amigos, donde Esty realiza su propio bautismo espiritual y personal, donde se libera y sin decir ni una palabra proyecta un gran grito de libertad y purificación, con la puesta de sol de testigo y el mar como personaje imprescindible.

Igualmente y ya en el capítulo tercero, la sensualidad se asoma a la serie y en una espléndida combinación de baile sexual en un pub y momento íntimo de Esty podremos apreciar el buen hacer de la directora Maria Schrader a la hora de mostrar un momento fundamental en la vida de Esty. El tacto al narrar un momento de suma trascendencia.

Detalles que nos permiten estar ante una serie bien desarrollada, contando una nueva historia de mujeres ancladas en un pasado que las cohíbe de poder realizarse como personas, “el derecho a tener una voz propia” como declara la propia actriz Shira Haas. Narrada además en tres idiomas (inglés, idish y alemán), con el propio atractivo que supone y también con la propia significancia en cada uno de ellos, especialmente cuando escuchamos a Esty y su manera de interactuar con ellos.

Aunque la segunda mitad pierde un poco en agudeza narrativa y en el propósito inicial de importancia formal, el conjunto nos deja una más que interesante serie, y la certeza de estar ante una promesa en la dirección.



@sergio_roma

 

Fuente: CINeol | Visitada: 1642 veces


Comenta esta Noticia

Comentarios (1)

03:14 - 30/05/2020

andreseljedi

La serie está bien.
Muestra hasta donde llega el extremo de religión judía, y sobretodo cuesta de creer que se de eso en una ciudad tan aberta como Nueva York.

Eso si, aunque esté basado en hechos reales, dista mucho de lo que le pasó en realidad a la autora dellibro en la que se basa.

Pero esta serie se queda en nada comparada con Kalifat.
Mucho mas realista, te atrapa desde el 1 capitulo y los 2 últimos son una verdadera joya.
Y no solo por el tema, sino también por lo bien que está realizada, y ambientada en sitios tan dispares.


Ver el resto de comentarios sobre esta noticia