CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

Especial Óscar 2017: Los favoritos en cada categoría

- Por

4 Comentarios


Todos los años solemos hacer un recorrido categoría a categoría de los nominados al Óscar, una análisis de sus características y su carrera, así como de sus puntos a favor y en contra para hacerse con la estatuilla. Este año no. Hay varios motivos para ello, pero uno de los más relevantes es que no se esperan grandes sorpresas en la gala. De hecho, a día de hoy solo hay un par de categorías donde no se sepa aún quién va a ganar, y otro par donde la suerte podría ir hacia varios lados dependiendo de un único factor: cuánto haya gustado la cinta que se va a llevar el premio gordo. Que la conocemos desde hace meses y no ha cambiado.

Pese a ello, vamos a hacer un rápido recorrido por todas las categorías para ver cuáles son los favoritos y cuáles las potenciales sorpresas.



MEJOR PELÍCULA
La Ciudad de las Estrellas. La La Land


Cuando se vio en festivales en septiembre se convirtió en la favorita y nada ha cambiado desde entonces. Otras cintas llegaron y se marcharon, y ella ha permanecido. En todos los años que llevamos cubriendo los Óscar (más de una década), nunca ha habido una ganadora tan clara. Ni The Artist. Ni No Es País Para Viejos. Ni Slumdog Millionaire. Ni El Retorno del Rey. Al menos en esos casos siempre se podía encontrar una alternativa que en cualquier otra edición quizá hubiese resultado ganadora. Este año, ninguna de las otras nominadas tendría ninguna opción de ganar ni aunque el musical de Damien Chazelle desapareciese de la faz de la tierra. Es una obra maestra que tiene todos los elementos necesarios para conquistar a público, crítica y Academia. Ya lleva dos de tres, pero faltan solo unas horas para que haga pleno.


MEJOR DIRECTOR
Damien Chazelle


Hay una ínfima posibilidad de que la Academia decida hacer historia y premiar a Barry Jenkins por su estimable labor, convirtiéndole en el primer director negro en ganar una estatuilla. Pero claro, entonces uno recuerda La La Land y cómo está dirigida, y parece imposible que cualquiera que vote por ella como el mejor film del año piense que el joven Chazelle no se merece también este galardón.


MEJOR ACTOR
Casey Affleck o Denzel Washington


La temporada ha sido un monólogo de Casey, que ha ganado en todos y cada uno de los precursores: BAFTA, Globo de Oro, Critics' Choice, Nueva York… Así hasta 35 galardones (36 esta noche con el Independent Spirit). Solo hay uno en el que ha fallado, pero el más importante: el SAG de la industria, que ha sido para Denzel. Y suele coincidir con el Óscar al 85%. Y viendo ambas películas, uno no puede dejar de pensar que el papel y la interpretación de Denzel se ajustan más al típico perfil ganador de la estatuilla. Pero claro, Denzel solo tiene este premio y lo cierto es que nunca hasta ahora había ganado el SAG, mientras que ya tiene 2 Óscar. Pero claro, Casey no es un tío precisamente agradable en público y encima se ha vuelto a remover la polémica sobre su presunto intento de abuso sexual a unas compañeras de trabajo. Aunque Manchester frente al mar ha gustado más que Fences. Total: tirad una moneda al aire, aunque a priori Casey debería seguir siendo considerado favorito por poco.



MEJOR ACTRIZ
Emma Stone


Durante un breve periodo de tiempo pareció que Natalie Portman iba a recoger su segunda estatuilla (cosa que no sería nada inmerecida, viendo que es su mejor trabajo hasta la fecha). Pero al final es Emma la que tiene todas las de ganar: guapa, joven, con talento, con una interpretación magnética de las que convierten a una actriz en estrella, y representando a la clarísima favorita de la noche. Ya ganó en el Festival de Venecia y ha hecho lo propio en el SAG, el BAFTA y el Globo de Oro. Por mucho que Isabelle Huppert esté haciendo campaña a lo bestia, Emma también está en todos los saraos y es encantadora. De hecho, la francesa no tendría ninguna opción aunque compitiese ella sola, y si habéis visto el tipo de papel que hace en Elle, sabréis por qué.


MEJOR ACTOR SECUNDARIO
Mahershala Ali


Uno de los dos premios que parecen asegurados para la cinta indie revelación del año, Moonlight. Ha barrido en la temporada de premios con la excepción del BAFTA, que fue para Dev Patel porque en el Reino Unido les cae muy bien, y el Globo de Oro, que fue para Aaron Taylor-Johnson porque Tom Ford les montó un fiestorro a los de la prensa extranjera. Tiene uno de esos papeles de mentor sabio y duro pero amable y frágil de los que gustan en la Academia. Y Jeff Bridges ya tiene uno.


MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA
Viola Davis


Si hay un premio más claro que el de mejor película, es este. De hecho, mañana harán exactamente cinco años desde que ganó este Óscar. El momento exacto fue cuando, en la gala de la 84 edición, Colin Firth abrió el sobre de mejor actriz y dijo el nombre de Meryl Streep por su celebrities de Margaret Thatcher y sus 932 nominaciones previas. La ganadora moral, Viola por Criadas y señoras, sabía que a la próxima caía. Y este es un papel diseñado a su medida, en donde puede desplegar por completo todo su arsenal actoral como ella sabe: con serenidad y estoicismo hasta que ¡¡¡BAM, MOCOS Y LÁGRIMAS POR DOQUIER!!! ¿Cómo resistirse? Tampoco tiene competencia, todo sea dicho.



MEJOR GUION ORIGINAL
Manchester frente al mar


Kenneth Lonergan lleva años ganándose el crédito indie, su película ha sido de las más celebradas del año, su mayor fortaleza está en el guion, y se ha llevado un buen puñado de premios. Esta categoría suele usarse para compensar a las cintas pequeñas que se quedan terceras en las votaciones, para que se vayan a casa con algo importante. Cumple el perfil… siempre y cuando no les dé por repartir amor a Comanchería o, cosa que hoy en día parece más probable, el huracán La La Land arramble incluso con este premio. No parece que vaya a suceder, pero no sería extraña una sorpresa aquí.


MEJOR GUION ADAPTADO
Moonlight


Menos dudas en esta categoría. Desde que la Academia decidió que el guion de este film era adaptado y no original, estaba claro que era la favorita. Sus competidoras son bastante flojas en este apartado (con la salvedad de La Llegada, pero aún no ha llegado el día en el que premien un guion de ciencia ficción: no es un género ‘serio’) y el amor y respeto generados por Moonlight entre los votantes sin duda encuentran aquí un lugar perfecto para expresarse. Cualquier otro ganador sería un sorpresón mayúsculo.


MEJOR FOTOGRAFÍA
La La Land


En esta categoría hay una fórmula que suele fallar poco: ante la duda, elige la más bonita, colorida y luminosa. No todo en la fotografía es luz y color, pero es lo que más salta a la vista y lo que suele primar en los votos. Así que fuera La Llegada, fuera Moonlight. Fuera también Silencio porque es su única nominación. Lion ganó el premio del sindicato, pero su estética palidece si la comparamos con un musical lleno de vida, luz, color, recursos visuales elaborados (hay un par de planos secuencia antológicos) y un final mágico. Menos leones y más bailar.



MEJOR MONTAJE
La La Land


La anterior película de Damien Chazelle, Whiplash, ya ganó en esta categoría, y su ritmo y frescura narrativa se han perfeccionado. Siendo la favorita de la noche y con un trabajo tan elaborado y notorio en este aspecto, sería extraño que no se lo llevase. Dicho lo cual, las cintas de acción suelen funcionar bien en esta categoría, por lo que Hasta el último hombre puede ser una potencial sorpresa. Podemos olvidarnos del resto.


MEJOR BANDA SONORA
La La Land


¿Hace falta explicarlo? ¿En serio?


MEJOR CANCIÓN
‘City of Stars’ de La La Land


La única opción que tiene cualquiera de las demás nominadas es que los dos temas de La La Land se dividan los votos y permitan que otro gane. No va a ocurrir, porque de hecho si hay una alternativa para este himno de la melancolía, sería el clip de Óscar de Emma Stone. Si no existiese La La Land, estaríamos hablando de una pelea a muerte entre la canción más popular del año (‘Can’t Stop the Feeling’) y el último show-stopper de Disney (How Far I’ll Go’), con ventaja para la última. Pero un mundo sin La La Land no es un mundo en el que queramos vivir.



MEJOR VESTUARIO
Jackie


Complicada esta categoría. Los vestidos de La La Land son muy icónicos y vistosos, pero las cintas contemporáneas tienen muchos problemas para que se valore este apartado en igualdad de condiciones con las de época, y en este caso su competencia sí que es potente. Jackie parece la opción más sólida por su soberbio trabajo de recreación histórica, aprovechado al máximo a nivel pictórico por Pablo Larraín; pero no se puede descontar a la abigarrada Florence Foster Jenkins, o a la mítica Colleen Atwood, que podría ganar su cuarto galardón por Animales fantásticos y dónde encontrarlos. Parece que la cosa se va a quedar entre Jackie y La La Land, y si el musical no arrasa del todo, esta es una de las categorías donde más fácil es que flojee.


MEJOR DIRECCIÓN ARTÍSTICA
La La Land


Este es otro de los premios que irán a parar al musical en función de lo mucho que quieran inundarlo de estatuillas. Realmente, el trabajo de decorados del film no es tan espectacular, ya que se sitúa en el presente y se ha rodado en lugares reales. Pero esa última secuencia de 10 minutos bien puede haberle valido el Óscar entero. No es que no haya trabajo de diseño en el resto del film, pero eso es lo que salta a la vista. Si los votantes creen que es demasiado escaso, tienen alternativas… solo que no hay ninguna muy clara: La Llegada está nominada a mejor película, pero es tan poco vistosa o menos que el musical; Passengers y ¡Ave, César! han sido decepciones en los aspectos clave, por lo que darles un premio puede parecer excesivo; y si ganase Animales fantásticos y dónde encontrarlos, sería la primera cinta de la saga Harry Potter en llevarse un Óscar en algo. Habría que darle la ventaja a Passengers, aunque solo sea por haber ganado el premio del sindicato.


MEJOR MAQUILLAJE
Star Trek. Más allá


Descartemos el cine extranjero, que suele quedarse en la nominación. Entre una basura como Escuadrón suicida y una cinta correcta de una saga longeva como Star Trek, ambas con extenso trabajo de maquillaje para crear criaturas, ¿con cuál os quedaríais? Pues eso, que la favorita está clara, pero vivimos en un mundo en el que un loco gana elecciones, así que no descartéis que DC se alce con su primer Óscar por convertir al Joker en un drogata con tatuajes del Mercadona.



MEJOR SONIDO
La La Land


Los musicales suelen triunfar en esta categoría y este es el mayor musical de los últimos años, así que sería extraño que lo ignorasen. Sin embargo, tanto La Llegada (ganadora del premio del sindicato) como la bélica Hasta el último hombre tienen cartas a su favor para imponerse. Todo dependerá de si quieren darle algo de amor a la cinta de Amy Adams para que no se vaya de vacío, o de si conocen la diferencia entre ambas categorías de sonido para saber dónde premiar los disparos y bombas de la guerra.


MEJOR MONTAJE DE SONIDO
Hasta el último hombre


Aquí. Aquí es donde se premian los disparos y bombas de la guerra. Históricamente, esta categoría ha sido pasto de cine bélico y/o de acción, así que es el lugar idóneo para recompensar a Mel Gibson. Si de verdad les ha gustado el film, podría hacer efecto arrastre con ambas categorías. En cambio, si no es tan querido, podría pasar lo contrario: un doblete de La La Land. O quién sabe, quizá aquí sí que premien a La Llegada por sus ruidos alienígenas, cosa muchísimo menos probable que cualquiera de las otras dos opciones.


MEJORES EFECTOS ESPECIALES
El Libro de la Selva


Por cantidad, por calidad, por tipo de efectos y por recepción de la película, hay una ganadora clara. Si El Despertar de la Fuerza no pudo contra Ex Machina, Rogue One no va a poder con Baloo y compañía. El cine animado nunca ganará una categoría que suele reservarse para imagen real, así que fuera Kubo. Marea negra ya está satisfecha con estar aquí, adiós muy buenas. Y el cine de Marvel no suele ser plato de buen agrado para la Academia, aunque en Doctor Strange entre en terreno Origen. Así que no hay opción que no sea selvática.



MEJOR PELÍCULA DE ANIMACIÓN
Zootrópolis


La animación indie nunca va a ganar este Óscar a no ser que tenga un significado cultural o histórico concreto (como premiar a Hayao Miyazaki por El viaje de Chihiro). Y, puestos a elegir a Disney, mejor uno de pata negra que uno de segunda fila, así que adiós Vaiana, de nada. Eso nos deja las dos favoritas del año, Zootrópolis y Kubo y las dos cuerdas mágicas. Ya iría siendo hora de que le diesen un Óscar a Laika, pero la potencia y versatilidad de los animales detectives es demasiada como para que eso ocurra este año. Ahora, como sorpresa, entra dentro de lo posible.


MEJOR PELÍCULA DE HABLA NO INGLESA
El Viajante


Donald Trump nos lo ha puesto fácil para elegir el ganador. Si no hubiese decidido prohibir la entrada al país de personas de Irán, entre otros países, quizá Asghar Farhadi aún estaría peleando por quitarle a Toni Erdmann su vitola de favorito. Así las cosas, este es el hueco más claro que tienen los votantes para mandar un mensaje político a su odiado presidente. Además, la película parece estar casi a la altura de la que le dio su anterior Óscar, Nader y Simin, una separación. Y Toni Erdmann parece haber encontrado menos apoyos a su irreverencia de los esperados entre la industria, aunque aun así, no sería extraño ver que confirma el rol de favorita que ha llevado durante toda la temporada. Ahora bien, esta es una categoría donde a veces se dan sorpresas cuando las favoritas de la crítica son demasiado ásperas para los votantes (véanse Despedidas o El secreto de sus ojos). En este sentido, Un hombre llamado Ove puede dar la campanada. Poco probable, pero aun así no es descartable.


MEJOR DOCUMENTAL
O.J.: Made in America


No compite en igualdad de condiciones con las otras nominadas, pero eso le puede venir bien o mal: por un lado, al tratarse en realidad de una miniserie y no de una película, los votantes pueden querer castigarla (o es demasiado larga para verla); por otro, su mayor metraje le da más oportunidades para ser una obra magna frente a sus competidoras. En cualquier caso, no parece que haya una alternativa clara a la película sobre O.J. Simpson (quizá I Am Not Your Negro, o Enmienda XIII por tratarse de Ava DuVernay), por lo que no debería tener problemas para confirmar su estatus de favorita.



MEJOR CORTOMETRAJE DE ANIMACIÓN
Piper


Parece que Pixar se va a ir a casa con otro Óscar, si se cumplen los pronósticos (y ya iría siendo hora, que no ganan en esta categoría desde 2001). Todos habéis visto el corto del pajarito que se mostró antes de Buscando a Dory, y los votantes también. Es entrañable, pero no hay que descartar una sorpresa en forma de Pearl, el corto de Google, que a la innovación técnica (está rodado en 360º) suma una historia familiar de las que suelen conquistar en esta categoría. Está mucho más cerca de lo que parece. Los otros nominados parecen demasiado experimentales o deprimentes para que puedan vencer a cualquiera de estas dos propuestas más populares, aunque ya se sabe que en estas categorías todo puede ocurrir.


MEJOR CORTOMETRAJE DE FICCIÓN
La femme et le TGV


Tenemos dos dramas sobre refugiados, un corto con niños y dos historias de amor con un toque de melancolía. Ningún experto se pone de acuerdo sobre el favorito, pero las casas de apuestas dicen que es Ennemis intérieurs. Sin embargo, en un año en el que Hollywood parece haber apostado por poner al mal tiempo buena cara, tiene sentido que el ganador se decida entre La femme et le TGV y el español Timecode. El primero está protagonizada por una actriz conocida (Jane Birkin), el segundo ganó la Palma de Oro en Cannes. Actores famosos > festivales franceses.


MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL
Joe's Violin


Entre los nominados hay tres cortos sobre distintos aspectos de la crisis de refugiados sirios (los rescates en el mar, la historia de una familia que intenta que le concedan asilo en Alemania, y los que se quedaron en el país para rescatar a víctimas de bombardeos), lo que asegura que la conciencia social sobre este tema se divida en tres frentes. Extremis trata sobre cuidados paliativos y muerte. Joe's Violin es la historia de un violinista superviviente del Holocausto que dona su instrumento a un chaval del Bronx. Es como la tormenta perfecta de todos los temas que le gustan a la Academia, parece imposible que no la elijan, pero si hubiese una alternativa sería la mediática Cascos Blancos.

 

Fuente: CINeol | Visitada: 1453 veces


Comenta esta Noticia

Comentarios (4)

22:14 - 25/02/2017

Tielo_Nemo

Gran pereza las nominadas de este año; a ver qué tal transcurre la noche. Suerte a tod@s

[beer]

04:25 - 26/02/2017

jufovi1986

Existe una "aparente sensación" de que muchas categorías están definidas (más que en cualquier otro año) y he votado en las quinielas por lo que presumo se inclinará la Organización octogenaria del AMPAS, no obstante guardo la esperanza de que se produzca una hecatombe como la del 2006 y se rompan las vestiduras todos los asistentes al Dolby.

16:16 - 26/02/2017

Ricard

Yo mantengo al esperanza en que haya sorpresas. No porque no me haya gustado La La Land, sino porque a priori hay muchas categorías definidas. Espero que no haya mucho efecto arrastre de La La Land, y otras puedan beneficiarse de ello.

Realmente, si no fuera por el musical, podrían ser unos premios la mar de repartidos, como los de los últimos años.

17:55 - 26/02/2017

Onreuk

Calidad hay, pero es un año raruno...no sorprende casi nada.
La la land es quizás la única que toca la fibra a la hora de inclinarse por un gran premio. El resto son propuestas interesantes, pero no arrancan ovación general e unánime, por algo será...

Y fuera de todo esto está Comanchería, una película bastante redondoa pero que juega en otra liga, ojalá se llevara algo potente, sería la única alegría de unos premios bastante indiferentes.

Quizás la enorme calidad de algunas series tengan la culpa....


Ver el resto de comentarios sobre esta noticia