CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

Especial 'Agarralo como puedas'. El gran cine de parodia sobre agentes secretos

- Por

0 Comentarios

Hablar de Jerry Zucker, Jim Abrahams y David Zucker (los ZAZ) es hablar de la comedia en su estilo más desenfadado, absurdo pero realmente divertido y en muchas ocasiones desternillante. Forman una parte muy importante de lo que se ha dado en llamar la “spoof comedy” y que ha dado lugar a numerosas películas con mayor o menor acierto. La cima de este tipo de cine llegó con las películas Aterriza Como Puedas (la pionera) yTop Secret, esta última probablemente la mejor. Posteriormente han llegado muchas más, (no sólo de este trío de autores) parodiando varios géneros de cine pero nunca llegando al nivel de genialidad de estas dos primeras películas.

En este contexto tan particular de la comedia, nos llegó también una curiosa trilogía, de la que se cumplen 30 años del estreno de la primera película y de la que resulta oportuno, y cómo no, divertido, hacer un repaso.

Dirigida en sus dos primeros capítulos por David Zucker , llamada originalmente “The nucked gun”, (Agarralo como puedas, en nuestro país) la trilogía se centra en el peculiar detective Frank Drebin, que ya había aparecido con anterioridad en la serie de TV de 1982, "Police Squad!" , con el mismo actor protagonista, Leslie Nielsen, (que a partir de entonces se especializaría en este tipo de comedias), y con los mismos protagonistas detrás de las cámaras (los hermanos Zucker y Abrahams). Se toma por tanto el mismo protagonista y, teniendo como referencia la serie de tv, se le añade un estilo más desenfadado aún y numerosos gags rápidos, directos y absurdos. El resultado es un detective inolvidable en una trilogía de películas de amplia e indudable diversión llenas de continuos y a veces fabulosos gags.



En esta ocasión el cine a parodiar es el de los agentes secretos, y más en concreto el de James Bond, imitando incluso al profesor Q, capaz de inventar los artilugios más extraños con el fin de combatir el mal. Con sumo respeto, pero también con gran imaginación. Un género, que debido a su seriedad da mucho juego y permite a quien se atreva a parodiarlo, un filón formal para darle cualquier vuelta de tuerca o llevarlo a extremos. En este sentido, previamente ya se practicado este juego en películas como la obra maestra Ser o No Ser, de Ernst Lubitsch, Casino Royale con Peter Sellers, la mencionada Top Secret, la trilogía Austin Powers, el Superagente 86 con Steve Carell, Zohan. Licencia para peinar, con Adam Sandler, Kingsman, la trilogía Johnny English y algunas cuantas más que han añadido humor y color a un universo oscuro, gris y secreto.

El poder de seducción, la valentía y su “clase” son otros de los aspectos que se imitan o se ridiculizan con gran acierto en esta peculiar trilogía. Tampoco escapan a la parodia, las historias de amor convencionales que aparecen en numerosas películas románticas, lo que hace aún más interesante el juego cómico. Todo muy heredado de películas anteriores realizadas por ellos mismos y también de la comedia al estilo Monty Python o Mel Brooks.

El detective Frank Drebin es un policía torpe pero simpático, con carisma, con cierto atractivo para las mujeres y convincente en su particular faceta de agente policial. Un personaje que se gana el cariño del público, con el cuál es fácil identificarse en algunos aspectos y sobre todo reírse de sus situaciones embarazosas y sus salidas de tono. Es difícil imaginar a otro actor que no sea Leslie Nielsen para este papel, tras doce años encarnándolo. Su trabajo a lo largo de la trilogía como policía veterano es ya casi mítico, y su magnetismo para la comedia es extraordinario. Si bien ya tuvo un papel en la primera comedia de los ZAZ, Aterriza Como Puedas, es en esta trilogía cuando se saca el mayor partido de un actor que indudablemente tiene talento para la comedia y que se siente muy cómodo en el papel del Teniente Frank Drebin.

Aunque el actor norteamericano había hecho varios papeles, tras protagonizar esta trilogía es cuando más trabaja el género de la comedia, aunque con pocos éxitos posteriores, y no es hasta el año 2003 cuando vuelve a juntarse con David Zucker para participar en Scary Movie 3 y tres años más tarde en Scary Movie 4.
El actor falleció el Noviembre del 2010, no sin antes regalarnos un pequeño papel en nuestra Spanish Movie.




Por otro lado, tenemos al resto de secundarios principales que participan en las tres películas: Priscilla Presley, Jane, el gran amor de Drebin en un papel más o menos aceptable, George Kennedy como Ed, el compañero de Drebin, también bastante correcto, y O.J. Simpson en un papel más discutible como el desdichado Nordberg. Todos a la sombra de Drebin pero componiendo un conjunto interesante, que ya habían trabajado juntos (excepto Priscilla) en la anterior serie de tv.

El papel de Jane, protagonizado por Priscilla Presley (aunque la primera opción fue Bo Derek) es de suma importancia porque le sirve de excusa a los guionistas para formar otra subtramas, y parodiar otro tipo de películas románticas (como Ghost) , a la vez que se le añade al Drebin una particular debilidad y en ocasiones un verdadero dolor de cabeza. Priscilla funciona muy bien como pareja de Drebin, algo explosiva, algo frívola y con un punto cómico agradable.

En las tres películas tendremos a tres villanos diferentes: Vincent Ludwig, Quentin Hapsburg y Rocco, protagonizados por Ricardo Montalbán, Robert Goulet y Fred Ward respectivamente. Aunque los tres están bastante bien, Ricardo Montalbán es el que realiza el papel más interesante en la primera película (no en vano ya fue villano en Star Trek II), seguido de Fred Ward .En la segunda , Robert Goulet está un poco más flojo, como villano y además amante de Jane.
Como no podía ser de otra manera, son papeles fundamentales también, y aparentan más astucia que Drebin aunque no siempre con resultados positivos.

El alma de esta trepidante trilogía es sin duda los ZAZ, pero más en concreto David Zucker. El director norteamericano dirige las dos primeras películas y participa en el guión de la tercera. Las tres películas mantienen una línea similar en todos los aspectos relacionados con la dirección y producción, lo que permite verlas como un producto único y original. Zucker crea tres aventuras diferentes en un ambiente siempre cómico y consigue tres resultados más que aceptables.

La tercera película la dirige Peter Segal, hasta entonces desconocido, que posteriormente dirigiría películas emblemáticas de la comedia como El Profesor Chiflado 2: La Familia Klump, Ejecutivo Agresivo, 50 Primeras Citas, además de la película que juntaba a Robert De Niro, Sylvester Stallone en La Gran Revancha. Su participación en la trilogía no es excesivamente destacada, en esta tercera película, la más floja de las tres, pero sí tiene el mérito de mantener el mismo estilo, y el mismo espíritu de las dos anteriores, pese a que Drebin ya está retirado sigue haciendo de las suyas y sigue haciéndonos reír de la misma manera.

En cuanto a los aspectos técnicos, sin destacar especialmente ninguno, la música de Ira Newborn, nos acompañará en los créditos iniciales y finales de las películas como una seña de identidad de la franquicia.

PELICULAS







Agárralo como puedas


Primera aparición del Teniente Frank Drebin en misión internacional. El comienzo no puede ser más ácido, políticamente hablando, con varios y conocidos líderes políticos internacionales del momento (Gorbachov, Gadaffi , Jomeini, Idi Amin, Araffat, Castro, etc) conspirando contra Estados Unidos.

Por fortuna para la paz mundial, ahí aparece Drebin para poner a cada uno en su sitio. Tras este primer y brillante comienzo, y tras unos también divertidos títulos de crédito iniciales (con la sirena de policía de protagonista, que también se repetirá en las dos películas posteriores, incluyendo la misma música), Drebin tendrá la misión de investigar las extrañas circunstancias que han sucedido en torno a un tiroteo (desternillante también) del que ha sido víctima su compañero Nordberg. Paralelamente a esta misión tendrá el cometido de formar parte del sistema de seguridad para proteger a la Reina de Inglaterra (curiosamente el propio Leslie Nielsen tendrá oportunidad de conocerla personalmente algunos años después). Mezcla explosiva de cometidos que darán lugar a las más divertidas situaciones en uno y otro lado. Naturalmente, como buen héroe que se precie, tendrá que “lidiar” también con una mujer fatal de la cuál caerá rendido y casi le costará la vida. La secretaria de Ludwig (el villano de esta película) Jane Spencer (Priscilla Presley).

La película nos regala momentos que ya son míticos en la comedia americana, como esa absurda negociación o soborno en los muelles para obtener información, una alocada persecución de coches con una conductora novata, una versión muy sui generis del himno nacional americano cantado por el propio Drebin o una también mítica escena de “sexo seguro”. Divertidos momentos (muy americanos algunos) que se consiguen mezclar con el devenir de la historia, incluyendo un dispositivo de control mental que dará mucho juego. Situaciones que no dejan respiro en cuanto a las momentos de comedia. Todo ello favorecido por la estupenda interpretación de Leslie Nielsen, con un don muy particular para la comedia y para este papel en especial y con las características necesarias para convertir a este detective en un personaje mítico.



El resto de actores secundarios no están ninguno mal, Priscilla Presley, George Kennedy, Ricardo Montalbán y O.J. Simpson son buenos acompañantes de este viaje desbordante, con un guion del propio director David Zucker, Jerry Zucker, Jim Abrahams y Pat Proft.

Una película sorprendente en algunos aspectos y con grandes momentos divertidos que pedían más capítulos del genial detective, al que habían ascendido a Capitán y enamorado a la chica, y que por fortuna tuvimos tan sólo tres años después.

David Zucker firma una estupenda película y da el pistolezato de salida a una trilogía que dará mucho que hablar y más que reir.




Agárralo como puedas 2 1/2: el aroma del miedo


Tras salvar a la reina de Inglaterra, el teniente Frank Drebin trabaja en la Casa Blanca, como jefe de seguridad de un Presidente Bush muy pintoresco.

Tras los ya clásicos créditos iniciales, con la sirena de policía invadiendo todo lo que pilla a su alcance y la también clásica música de presentación (y la aparición final de Zsa Zsa Gabor parodiándose a ella misma en un incidente real) , la primera escena nos presenta una cena muy particular con Drebin como protagonista torpe de una serie de situaciones divertidas. En esa cena se hablará de energía y se pondrán las bases de la siguiente aventura: proteger al Dr. Albert S. Meinheimer que debe evaluar cuál es el mejor suministro de energía para el futuro, con las correspondientes presiones de las multinacionales.

La casualidad hará que en el Instituto donde trabaja el doctor, trabaje también Jane, y el romance entre Jane y Drebin volverá a surgir (tras haberle dejado tirado en el altar) en un nuevo capítulo romántico-cómico. Previamente podremos disfrutar de una excelente “escena del crimen” que se ha creado tras la explosión de una bomba, donde cada detalle es mejor que el anterior, incluyendo un curioso dibujante de bocetos de sospechosos.

Particularmente divertida es la posterior escena al comienzo en el bar de la tristeza y la nostalgia, “The Blue Note”, donde todo es deprimente y descorazonador, incluidos cuadros de hundimientos y terremotos famosos como en Lusitania o San Francisco. En este ambiente se citan de forma casual Drebin y Jane para hablar de su pasado y de su futuro, con situaciones también muy cómicas en esa conversación, incluida la mítica bofetada con una “tercera mano”. Tendremos incluso a nuestro propio Sam (algo diferente al de Casablanca) y la propia y particularmente divertida melodía.



La trama continúa su curso de tensión, secuestran al Doctor, y le suplantan por un doble para que realice un discurso manipulado a favor de las energías no renovables, lo que llevará a todo el departamento de policía a trabajar en ello.

En cuanto a la relación de Frank y Jean todo tenderá hacia una posible reconciliación, pero tendrán que luchar contra la actual pareja de Jane, que además está implicado en el tema de las energías. En este contexto, tendremos ocasión de disfrutar de un dinámico y sorprendente baile protagonizado por ambos, o una “romántica” escena de amor al estilo Ghost(película dirigida por Jerry Zucker) con traca final en forma de multitud de imágenes subliminares.

Tendremos además una divertida escena al estilo Psicosis y una tronchante actuación de mariachis protagonizada por el trío de policías principal y el Doctor, lo que en su conjunto forma una sucesión de situaciones que nos permiten estar ante una más que digna continuación de la anterior película.

El tramo final nos deja el éxito de Drebin, que permite que el Doctor (real) realice su interesante (y aburrido) discurso en favor de energías renovables e impide a su vez, de manera muy surrealista que estalle la bomba que estaba preparada para volar el edificio.

Un memorable discurso sobre la paz mundial y su consiguiente pedida de mano a Jane cierran una segunda película que mantiene la línea de la primera, que divierte igualmente y que con un guión sencillo (esta vez lo firman David Zucker, Pat Proft) nos permite disfrutar de situaciones realmente entretenidas y graciosas. Quizás se baje un poco el tono desdenfadado de la primera y se pierda inevitablemente el efecto sorpresa, pero en líneas generales estamos ante una estupenda continuación.




Agárralo como puedas 33 1/3: el insulto final


Como dijimos anteriormente, la única de las películas que no dirige David Zucker, aunque participa en el guión de la misma. Ligeramente más floja que las anteriores, pero con el mismo espíritu gamberro. Se mantiene el mismo póker de actores de la trilogía, aunque en el caso de O.J. Simpson, sería su última película antes de su juicio por asesinato, llevándose además un Razzie al peor actor de reparto.

El título, jugando con el número 3, hace referencia a la velocidad de los discos de vinilo, en lo que supone otra broma más a la que se juega desde los mismos títulos, como ya sucediera con la anterior.

Y desde el mismo comienzo de la película, sabemos que lo vamos a pasar bien, en una divertidísima parodia de Los Intocables de Elliot Ness en su conocida escena de las escaleras (que a su vez es un homenaje a El Acorazado Potemkin) con multitud de carros de niños. Una escena que en principio estuvo pensada para la primera película (y la hubiese convertido en una película aún mejor), pero que finalmente se llevó a cabo en esta tercera. Comienzo prometedor que nos lleva de nuevo a unos créditos con sirena y música.

En esta tercera película tenemos a un Drebin ya retirado, enfrascado en sus tareas domésticas y con una vida aparentemente feliz. Paralelamente y desde la cárcel se está fraguando un atentado terrorista y por diversas circunstancias, Drebin volverá de nuevo a la vida activa como policía. Por su parte Jane es una abogada de éxito y se nos presentará en un curioso juicio donde todas las mujeres parecen ser mamás y demostrarlo, en un pequeño (y divertido) guiño a los deseos de Jane.

Podremos disfrutar de una pequeña parodia de Fiebre del Sábado Noche para explicar la relación que puede tener Drebin con la pareja del terrorista y a partir de ahí, el sagaz policía se verá envuelto un varias situaciones cómicas, comenzando por su visita a una clínica de esperma (sin saber que lo era) e incluyendo su infiltración en una cárcel para ganarse la confianza del terrorista (con todo lo que eso conlleva en cuanto a parodias de películas de cárceles).

Por su parte, la relación de pareja entre Frank y Jane no pasa por sus mejores momentos, y nadie mejor para arreglarlo que el psiquiatra de Terminator(Earl Boen). Aún así, no consiguen arreglar sus problemas y Jane le deja en un arranque total de Thelma y Louise (con final menos trágico).

A la salida de la cárcel, el tramo final nos ofrecerá una divertida parodia (crítica al espectáculo televisivo incluída) de la ceremonia de entrega de los Oscar, donde la astucia de Drebin será fundamental para detener el sobre que contiene una bomba. En esta ceremonia tendremos de todo, cameos, una estelar actuación de Drebin de bailarín, un tronchante episodio de negociación con el terrorista y discursos francamente cómicos.

Como no podía ser de otra manera, nuestro detective favorito (aunque sea de baja), mantendrá el orden frente al caos, y la reconciliación con Jane será su siguiente objetivo, incluyendo el deseo de Jane de tener un hijo, aunque finalmente todo no salga del color que esperaba…

No cabe duda que aunque se mantiene el mismo espíritu cómico "snoof movie" de las dos primeras, en esta última se aprecia algo de cansancio temático y escasean algo más los gags brillantes. Como perteneciente a la saga se trata de una digna tercera película y cierre de una trilogía fantástica, aunque se podía haber cerrado de una manera más brillante aún.




-------------------------------------------------------------------------










Aunque hubo intentos de realizar una cuarta (444.4) finalmente, los proyectos de Scary Movie dieron al traste con esa idea, y la franquicia se cerró en estas 3 películas finales.

Una trilogía de comedias que comenzó en 1988 y firmó su última película en 1994, después de haber recaudado en conjunto cerca de 400 millones de dólares en todo el mundo, que están tratadas con sumo cuidado, que aprovechan el talento de todo el equipo para parodiar de manera divertida e inteligente y creando un sello propio que las permite diferenciarse de otras comedias similares.

Una invitación a la diversión sin ningún tipo de escrúpulos ni complejos.

Cuando se cumplen 30 años del estreno de la primera película, el director de la última película David Zucker ha confirmado recientemente que se está trabajando en una nueva película, protagonizada por Bill Hader como el hijo de Frank Drebin, por lo que quizás en breve nos encontremos hablando de la cuarta entrega de la estupenda saga Agárralo como puedas.






@sergio_roma

 

Fuente: CINeol | Visitada: 710 veces