CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Alien. El Octavo Pasajero

Poster

'Obras maestra del cine de ciencia ficción'

02/10/2003 - Por

(5/5)

Películas de alienígenas hay muchas. Películas ambientadas en un futuro espacial, también existen en abundancia. Películas de alienígenas, ambientadas en un futuro espacial se encuentran debajo de las piedras y colmando las repisas de millares de videoclubs. Pero para mí todo tiene un principio y un fin, Alien. Obra maestra de las películas de ciencia ficción.

Y si alguien debía ser el elegido para dirigir y crear nuestro futuro y presentárnoslo en las pantallas de todos los cines del mundo, ese era Ridley Scott, el maestro. El director que en 1982 nos deleitaría con la mejor película de ciencia ficción de todos los tiempos, Blade Runner, estaba llamado a comenzar la saga más famosa y más aclamada del final de nuestro pasado siglo XX. En 1979, Scott presentaría el primer episodio de la saga: "Alien, el octavo pasajero".

Si algo caracteriza a estas primeras películas del afamado director es sin duda su ambientación. Y en este punto es donde Ridley crea un personaje que luego le será de inestimable ayuda en Blade Runner, la lluvia, la siempre presente lluvia. En el Octavo pasajero no llueve, pero chispea. Diréis este tipo se ha vuelto loco, pero sé lo que me digo. Perdonad que haga de nuevo referencia a Runner, pero es imprescindible, Scott utiliza en esta película la lluvia como un personaje más y esto ya se ve en Alien, donde lógicamente no puede llover, pero Scott lo intenta, o mejor lo inventa. El agua rezuma por túneles, cae por galerías y tubos de respiración, chorrea por los personajes, empapa a los alienígenas haciéndolos húmedos y resbaladizos. Con ello el director logra crear una angustia impresionante. Si a esto le sumamos las estrecheces de los pasadizos de la Nostromo, y el no poder distinguir a la bestia entre las marañas de tubos, la sensación llega a ser por momentos claustrofóbica.

Pero no todo va a ser mérito del director, en esta película también tienen mucho que decir los actores, los humanos y los no tan humanos. Y de entre todos ellos destacan dos. Dos reinas, sí sí, dos reinas. Una, Sigourney Weaver y otra la joven hembra que se infiltrará en la nave de transporte para sembrar el pánico y la desesperanza entre la tripulación. Quien le iba a decir a la joven Sigourney de aquel 1979, que aquella interpretación la llevaría a la cumbre del Cine moderno y a ser una de las actrices más cotizadas en nuestros días. El personaje en un principio no parece dejar mucho espacio al lucimiento, pero nada más lejos de la realidad. Imaginad, el poner de protagonista absoluta a una mujer en una película de "acción", rodeada de armas, hombres sudorosos y bichos pegajosos, no parece una muy buena idea. Pues no sólo fue una gran idea, si no que fue un punto clave del éxito de la producción. El coraje y la fuerza que logra transmitir Weaver hacen más que creíble su personaje y dan a la película un punto más de angustia si cabe.

Por otro lado encontramos al ser más famoso creado para un film. El diseño del Alien es sin duda una obra de arte. A parte de ser sobrecogedor y espantoso, está sin duda muy bien pensado, su estructura, su reproducción, sus hábitos de colmena, sus costumbres depredadoras, su sangre acida... en fin una perfecta máquina de matar. Un depredador perfecto capaz de exterminar el sólo toda la vida de un planeta. Y por si todo esto fuera poco, dotado de una inteligencia que lo convierte en un asesino implacable.

Poco queda ya por decir, si a esto sumamos un reparto más que cuidado con grandes interpretaciones (Tom Skerritt, Ian Holm) y unos efectos especiales espectaculares para la época e impecables aun en la actualidad, obtenemos una de las obras maestras del cine de ciencia ficción. Agreguen a todo esto la magnífica banda sonora de Jerry Goldsmith y sólo nos queda una cosa empezar a temblar.

 

Visitada: 7242 veces







Puntuación de los Usuarios

8.22

(514 votos/28735 visitas) - Estadísticas >>