CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Magnolia (1999)

Poster

'Obra maestra'

11/04/2008 - Por Alvatros

(5/5)

Hay cineastas que están destinados a ocupar un asiento en el Olimpo de los grandes directores y desde allí arriba mirarnos a todos con suficiencia regalándonos de vez en cuando obras que moldearan nuestros actos y nos acompañaran durante nuestro caminar por este mundo. Paul Thomas Anderson es uno de esos pocos elegidos.

“Quizás nosotros hayamos terminado con nuestro pasado, pero él aún no ha terminado con nosotros”

Esta frase definiría esta obra magna incontestable de principio a fin. Pocas veces en la vida 188 minutos de cine consiguen remover en mi tantas emociones.
Influenciado por su padrino cinematográfico (Robert Altman) cuya película Vidas Cruzadas abrió un nuevo campo a relatos sobre historias entrecruzadas bajo un mismo hilo argumental, Anderson camina como un funambulista sobre una cuerda sin mirar al vacío y sin vacilar no solo homenajeando a su maestro sino también marcando un nuevo camino a sus predecesoras.

Un día cualquiera en el Valle de San Fernando (California), las vidas de diferentes personajes se cruzaran de distintas maneras, aunque aparentemente entre ellas no tienen nada en común, acabaran finalmente encajando como piezas de un perfecto rompecabezas. "Magnolia" es el retrato que necesitaba el pueblo americano.

“Aunque la voluntad sea una fuerza muy poderosa y exista el libre albedrío, al fin y al cabo tanto los locos como los cuerdos dependemos de la casualidad”
Fernando Fernán- Gómez.

Un cm. más o una pulgada de menos pueden evitar una muerte segura o incluso una guerra, las primeras imágenes en blanco y negro con las que la película arranca lanzan este mensaje para que podamos entender porque el azar puede hacer que caiga un rayo sobre tu cabeza como a uno de los personajes cambiando el destino que parecía tenía ya trazado, los protagonistas de esta historia son esclavos de ese antiguo «sueño americano» convertido ahora en pesadilla, de la arrasada y angustiosa infelicidad de gentes abandonadas a la deriva emocional conviviendo hipócrita y pasivamente durante tanto tiempo con sus infinitos demonios y con sus incrustadas e inarreglables frustraciones.
“Save me” dice el maravilloso tema compuesto por Aimee Mann, cantado bajo la oscura lluvia por cada una de estas almas perdidas en su propio camino hacia el perdón y la purificación.
El elenco de actores es uno de los mejores reunidos jamás, actuando cada uno de ellos bajo una libertad absoluta, despliegan todo su talento que por lo visto aquí es inmenso.
La fotografía es poderosa como su pulso narrativo, heredero en sus movimiento de cámara del mejor Scorsese de Uno de los nuestros, el guión es lo más parecido a una partitura de Mozart donde cada punto y cada palabra están donde deben estar. Boogie nights, Punch drunk-love y la aun reciente There will be blood siembran un camino del más claro heredero del trono dejado por los más grandes.
Magnolia es una obra maestra que invito a ser revisada por todos.

10/10 Álvaro de Paz

 

Visitada: 2391 veces