CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - El Dilema

Poster

'Lograda'

02/01/2008 - Por Erick

(4/5)

Fascinante, es la descripción que más casa con el Dilema, una de las dos obras cumbres reconocidas de Michael Mann, quien plantea con su habitual estilo pseudo-documentalista, un tema muy por encima incluso de su alegato anti-tabaquismo. La denuncia del poderoso, de esas grandes corporaciones que solo tienen en mente el beneficio a cualquier precio incluso en este caso, de la salud publica.

La tabacalera Brown & Williamson despide a Jeffrey Wigand, un Químico que había trabajado durante años para la empresa, por oponerse a las sustancias incluidas en su producto y que atentan contra la salud del consumidor, provocándole más adicción. Lowel Bergman productor del prestigioso informativo de la cadena de televisión CBS "60 minutos", se pone en contacto con él, para que le aclare los términos de un documento que acaba de recibir. Pese a la reticencia inicial este accede a ayudarle, lo que provoca represalias por parte Brown & Williamson, hacia Wigand, quien presionado y desprestigiado, opta por confesar un secreto que amenaza intereses de las empresas tabacaleras y que pondrá de manifiesto un debate en la propia CBS, sobre la censura y manipulación de la información para salvaguardar dichos intereses, en una oleada que parece salpicar a todo el mundo.

El dilema es una muy buena película, densa y memorable a partes iguales, la puesta en escena de Mann, aplicando de nuevo la estética documental, sirve para ilustrar con más realismo si cabe, el hecho verídico en que se basa. Un estilo intenso y energético al mismo tiempo, marca de la casa y que nos traslada a un mundo donde todo es menos claro y fácil de lo que parece, el mundo real, un lugar al que el individuo es sometido a los designios de las grandes corporaciones. Mostrándose todo ante el espectador con realismo y lo más importante sin nunca menospreciar su inteligencia.

El único pero que se le puede poner a Mann, es que su exposición resulta demasiado densa, ya que para el espectador medio la película resulta una sucesión de discusiones y parlamentos, muy bien estructurados eso sí, pero monótonos al fin y al cabo. Pero más que considerarlo como un problema tedioso, hay que reconocer que El Dilema es una obra a la que hay que acercarse con paciencia, para disfrutar si cabe más de sus indudables virtudes. La primera y más evidente el duelo interpretativo Al Pacino-Russell Crowe, tenso , creíble y emotivo a partes iguales, del que sale triunfador Crowe, (aunque solo sea por aguantarle el cara a cara constantemente al más grande), su retrato del hombre que esta al borde de perderlo todo, resulta muy humano y perfectamente perfilado (es sin duda uno de sus grandes momentos en pantalla), digamos que su papel resulta más adecuado para él, que el periodista radical pero con principios (y aparentemente escrúpulos) que interpreta Pacino (a pesar de todo esta estupendo –como siempre-), aunque sería injusto no reconocer que su interpretación en la versión española, se ve un poco lastrada por la siempre inidentificable voz de Ramón Langa. Puedo asegurar que mejora mucho en V.O.

A pesar de la atracción que supone ver a estos dos monstruos en pantalla, sería injusto no reconocer que el resto del reparto es igualmente apreciable, todos destacan en algún momento puntual llevándose la palma Christopher Plummer, como el veterano presentador que teme ser recordado por lo que es y no por lo que ha sido, atención a la escena en la que calla a Gina Gershon que podría ser un buen ejemplo de lo que son la mayoría de los secundarios en esta película, de apariciones fugaces y contundentes, si no ver los personajes de Philip Baker Hall o Bruce McGill (este último de una presencia tan corta , como intensa), un reparto en definitiva donde todo el mundo da lo mejor de sí.

Así no es de extrañar que el resultado de El Dilema resulte tan logrado, uno siempre tiene la sensación de estar viendo una gran película, pero lo más destacable, lo que realmente importa es su mensaje, el peligro que supone ceder el poder de los noticiarios a manos de conglomerados, multinacionales y sponsors, capaces de convertirlo todo en un mera manipulación de las masas, de cara a intereses políticos y financieros. Así podemos decir que El Dilema es una película que se moja y muestra una realidad plausible, a fumadores, no fumadores, periodistas, ciudadanos de a pie, en definitiva, consumidores de televisión, a los que da una visión imprescindible de nuestra realidad. Se dijo en su día que esta película quitaba las ganas de fumar, no solo eso, nos quita las ganas de ser manipulados por el poder multinacional superior imperante.

 

Visitada: 2508 veces







Puntuación de los Usuarios

7.2

(160 votos/11999 visitas) - Estadísticas >>