CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Sympathy for Lady Vengeance

Poster

'La venganza es un plato que se sirve frío”'

10/08/2007 - Por Mrs. de Winter

(3/5)

Sympathy for Lady Vengeance
Director: Chan-wook Park
Intérpretes: Yeong-ae Lee (Geum-ja Lee) / Min-sik Choi (Mr. Baek) / Yeong-ju Seo (Kim Yang-hee) / Bu-Seon Kim (So-young Woo) / Mi-Ran Ra (Oh Su-hee) / Dal-su Oh (Mr. Chang) / Shi-hoo Kim (Geun-shik)
Duración: 112 minutos
Sinopsis: Geum-ja ha pasado trece años en prisión acusada del secuestro y el asesinato de un niño. Un crimen que conmocionó a la opinión pública, tanto por la brutalidad del mismo como por los veinte años con los que contaba entonces la [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 10 de Agosto de 2007
Nota I.M.D.B.: 7,8/10 (7678 votos)


CRÍTICA



Puede que el nombre de Chan-wook Park no les suene a muchos, pero si mencionamos Old Boy, probablemente se disiparán todas las dudas. Y es que el cineasta coreano consiguió que en 2004 esta interesantísima obra fuera aclamada en Cannes y una larga ristra de festivales independientes. Nada menos que con dos imperdonables años de retraso, llega a nuestro país Sympathy for Lady Vengeance, que cierra de manera más que digna la trilogía en torno al resarcimiento que Park inició con Sympathy for Mr. Vengeance y llevó a su plenitud con Old Boy.

Lee Geum-ja sale de la cárcel tras trece largos años de condena por secuestrar y asesinar a un niño cuando tenía 20 añitos. Durante todo ese tiempo, se ha ido ganando la confianza de muchas compañeras, que la ven como un bello ángel que les presta su ayuda. Pero a lo largo de todos esos años también ha tramado cuidadosamente un plan para vengarse del hombre que la envió al presidio.

Plagada de referencias a las películas anteriores –e incluso cameos-, Sympathy for Lady Vengeance pone fin a una curiosa trilogía, en la que no existe continuidad argumental, sino temática. En este caso se agradece ver a una mujer como protagonista: Yeong-ae Lee, que borda su papel con toques dulces y despiadados, una mujer fuerte, de las de mano de hierro con guante de seda y un vestuario y maquillaje que se ajustan a la perfección. Y en este punto resultan inevitables las comparaciones con Kill Bill: una chica mona y dura que se quiere vengar de quienes le han destrozado la vida. Incluso el cartel con que se promociona en nuestro país recuerda de manera demasiado obvia al film de Tarantino. Pero que nadie espere una copia de las andanzas de La Novia en esta película. Park sigue en su línea, mucho más refinada y alejada de los referentes occidentales. Mientras que Old Boy presentaba una historia desgarradora con crudeza y trágico dramatismo, Lady Vengeance conserva parte de esa crudeza, pero se permite momentos de distensión cómica, creando al principio un universo casi onírico en torno a los recuerdos de la cárcel, con algunas escenas que rozan la paranoia. Este tono más o menos distendido se va oscureciendo de forma tan sutil que no se puede evitar sentir un escalofrío al acercarse el final. Y es que la amarga resolución del conflicto plantea una seria reflexión sobre la venganza, los métodos, las motivaciones, el cambio que opera en las personas…

El montaje no desmerece la historia, mezclando secuencias de la cárcel con el posterior encuentro con cada personaje fuera de ella, creando un ritmo que te mantiene expectante durante todo el tiempo, y que genera una gran sensación de angustia hacia el final, con una muerte anunciada en cuya gestación se recrea el director. Chan-wook Park demuestra nuevamente su dominio absoluto de la puesta en escena, su capacidad para escoger los planos más adecuados para resaltar cada situación, planos que en ocasiones resultan casi pictóricos, que destacan la belleza de una escena aunque esta esté llena de sangre. Preciosos también los títulos de crédito iniciales, con una música exquisita que acompaña todo el metraje, muy en la línea del resto de la trilogía.

Sympathy for Lady Vengeance
es una película que tal vez no haya ganado tantos premios como su predecesora (a la que desde luego no supera), pero no por ello merecía esta tardía aparición en nuestras carteleras. Un cuento de hadas de violencia paciente y que demuestra aquello de “la venganza es un plato que se sirve frío”.

 

Visitada: 10233 veces