CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Conan el Bárbaro (1982)

Poster

'Fascinante'

31/07/2007 - Por _Jesu_

(5/5)

Cuando Robert E. Howard creó en 1932 en la revista Weird Tales a Conan, poco pudo imaginar que su personaje, décadas después, iba a convertirse en un fenómeno mundial gracias sobre todo a los cómics de los 70 de la Marvel y por supuesto, a la película.

Tras convertirse en una de las colecciones de cómics más vendidas de la época, gracias a la labor al guión de Roy Thomas y de excelsos dibujantes como Barry Windsor-Smith, John Buscema o Gil Kane, el cine por fin se decidió a lanzar una película de "Espada y Brujería".

Es en el año 1982, de la mano de John Milius (guionista de Apocalypse Now, recuerden) a la dirección y protagonizada por un escultural Arnold Schwarzenegger (nadie se adaptará mejor al Conan dibujado por John Buscema), que alcanzó la fama gracias a su recreación del personaje, cuando llega a los cines esta adaptación, y revienta las mentes de toda una generación, que descubren el género de "Espada y Brujería" gracias a esta película.

John Milius está acertadísimo en la dirección y respaldado por el gran Duke Callaghan a la fotografía (habitual colaborador de Sidney Pollack), Oliver Stone al guión y una banda sonora irrepetible de Basil Poledouris, recientemente fallecido, que todos sabemos tararear.

La puesta en escena poderosa, sucia, nos lleva de la mano a la Cimmeria natal de Conan, donde somos testigos de su esclavización desde muy pequeño (Jorge Sanz, si alguien todavía no lo sabe, es el que interpreta a Conan de pequeño) y de su transformación en la edad adulta en una máquina de matar. Aún así, Conan demuestra destellos de bondad a lo largo de toda la película, que confirman su personalidad.



El concepto "héroe a su pesar" está presente a lo largo de toda la película, donde, al igual que en las novelas de Howard o en los cómics de Thomas, Conan debe salvar el mundo, o acabar con el villano, porque le pilla enmedio de la situación, y si no acaba con la amenaza, él será el asesinado.



El villano principal, Thulsa Doom, está interpretado con gran austeridad por James Earl Jones, con esa voz tan maravillosa que podréis apreciar si véis la película en versión original. Thulsa Doom es mago, y la magia es lo único que teme Conan, con lo que ahí tenemos el conflicto principal de toda la vida del personaje.



Sangre, sudor, sexo, magia... todo acontece en esta película de una manera que no te da lugar a respirar, y Schwarzenegger aquí es más grande que la vida misma, rezumando esas características del superhombre nietszcheano, que nace libre pero es sometido a la moral de los Esclavos. Conan sólo se da cuenta de que es libre de nuevo cuando se da cuenta de la Muerte de Dios (Crom), y simbólicamente adopta su lugar, recogiendo su espada.

Las batallas están muy bien coreografiadas, el guión es sólido, todos los personajes son carismáticos (mención especial a la bellísima valkyria Sandahl Bergman), la escenografía es espectacular (la película fue rodada íntegramente en España, sobre todo en Almería, excepto el inicio en los bosques nevados, que se rodó en Segovia) y la música acaba de rematar un todo que forma para mí, una de las mejores películas de aventuras de la historia del cine.

La mejor palabra que tengo para definir esta película es fascinante

 

Visitada: 6079 veces







Puntuación de los Usuarios

7.15

(244 votos/40434 visitas) - Estadísticas >>