CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Alta Fidelidad

Poster

'Guión maravilloso'

09/05/2007 - Por

(4/5)

Película a reivindicar desde ya. Dirigida por Stephen Frears (director también de la reciente The Queen, por la que Helen Mirren ganó un oscar a la mejor interpretación) y basada en una novela del cada vez más en boga Nick Hornby (escritor tambien de About a boy, adaptada al cine también llamándose en nuestras tierras Un niño grande, con un excepcional Hugh Grant).

La película, que derrocha encanto por todos sus poros, en gran medida por la excelente interpretación de John Cusack y por un reparto de secundarios simpatiquísimo (a saber: Jack Black, Joan Cusack, y Todd Louiso entre otros, además de un Tim Robbins pasado de rosca), nos introduce en lo que a primera vista parece ser una comedia romántica. Pero no, conforme avanza la película hay un elemento que se torna clave para entender porqué esta película es tan endiabladamente buena.

Y ese elemento clave no es otro que la música, y es que toda la historia gira en torno a vinilos, discos y canciones, con esas escenas impagables de elegir un top 5 de canciones según el sentimiento o la situación en que estés en ese momento (magnífico el top 5 de canciones para un funeral). Rob, el personaje de Cusack, es propietario junto a dos amigos de una tienda de discos, copada en su mayoría por vinilos y que se ha quedado estancada al cerrarse a vender la odiosa "música basura". Efectivamente, uno de los mayores encantos es el acompañamiento musical de muchas de las escenas, canciones de las grandes de la historia de la música , tanto de un estilo como de otro, y vemos como la difícil situación de Rob evoluciona a la vez que nos cuenta sus grandes decepciones en la vida, siempre asociándolas con alguna canción o disco subconscientemente.

Así que entramos de lleno en la vida de Rob, y seremos testigos de varios sucesos claves y de algunas de las mejores escenas con la música de contexto que se han visto en un cine, sin ir más lejos, de mis favoritas es la escena en que el protagonista nos habla de “el arte de grabar una cinta” o cómo se dedica a reordenar su colección de vinilos.

Con un guión maravilloso (rompiendo las 3 dimensiones, puesto que el personaje de Cusack habla con nosotros directamente), una puesta en escena sobria pero efectiva, unas interpretaciones ajustadísimas (es imposible no simpatizar con Cusack y sus amigos perdedores) y una banda sonora que armoniza todo el conjunto, Alta Fidelidad se descubre como una de esas raras películas que no obtienen mucha atención al principio, pero que gracias a los comentarios de los que la amamos, cada vez es más reconocida. Y vaya si lo merece.

 

Visitada: 2734 veces







Puntuación de los Usuarios

7.02

(192 votos/19816 visitas) - Estadísticas >>