CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Apocalypto

Poster

'Historia de palomitas y coca-cola'

18/01/2007 - Por Mrs de Winter

(2/5)

Apocalypto
Director: Mel Gibson
Intérpretes: Rudy Youngblood (Jaguar Paw) / Dalia Hernandez (Seven) / Jonathan Brewer (Blunted) / Gerardo Taracena (Middle Eye) / Raoul Trujillo (Zero Wolf) / Morris Birdyellowhead (Flint Sky) / Mayra Serbulo (Mujer de Blunted) / Carlos Emilio Baez (Turtles Run) / María Isabel Díaz (Suegra de Blunted)
Duración: 139 minutos
Sinopsis: Garra de Jaguar es un cazador de una pequeña y apacible tribu maya en la época anterior a la llegada de los conquistadores españoles. Pero una mañana su idílica existencia es brutalmente interrumpida por el ataque de una poderosa tribu rival, [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 19 de Enero de 2006
Nota I.M.D.B.: 7'6/10 (10920 votos)


CRÍTICA



Mel Gibson insiste. Tras el éxito de taquilla (no tanto de crítica) de su controvertida Pasión, el director norteamericano nos presenta un cuarto largometraje con elementos similares a las del anterior (idioma, violencia...), tal vez buscando resultados económicos parejos. De momento parece que le está saliendo bien la jugada, porque arrancó con mucha fuerza en la taquilla estadounidense y probablemente consiga lo mismo en nuestro país. Y es que Mel conoce la industria y sabe llevar a la pantalla como nadie historias de palomitas y coca-cola, con mucha acción y algo de mensaje. Sin embargo, no consigue elaborar un film redondo, sobre todo por la ausencia de ritmo en su parte central, que resta interés a la siguiente, pero también porque esa actitud de cineasta rebelde empieza a parecer impostada en medio de tanta superproducción.

El principal problema de Apocalypto es que la verdadera trama tarda mucho en arrancar. Durante la primera hora contemplamos el día a día en el poblado, la captura y el viaje hacia la ciudad maya, pero hasta que llegan allí no comienza la verdadera acción, y para entonces ya es demasiado tarde. Como todos saben, la historia está ambientada en la última etapa del imperio maya. Jaguar Paw vive tranquilamente en una aldea en medio de la selva, pero un día se ven atacados por unos sanguinarios invasores que arrasan el poblado y se llevan a los más fuertes como esclavos. Gracias a un giro del destino, nuestro protagonista consigue escapar e inicia una carrera por salvar su vida y la de su familia.



La película comienza con una cita de Will Durant: ''una gran civilización no es conquistada desde fuera hasta que no se ha destruido a sí misma desde dentro''. Esta anotación podría hacer que alguien esperase una revisión histórica estableciendo paralelismos con nuestra época, o cierta reflexión sobre los últimos días de los mayas. En lugar de eso, Gibson elabora una cinta de acción que arranca con la escena, no exenta de sangre, de una cacería en medio de la selva. Después observamos la relación entre los protagonistas con algún momento de cierta comicidad, pero pronto desaparece cualquier rastro de humor para dar paso a la serie de barbaridades que cometen 'los malos', que desde el primer plano queda claro que son malísimos. El posterior calvario hacia la gran ciudad maya se hace innecesariamente largo, con niña vidente que susurra y mete mucho miedo de por medio, y algún que otro altercado.

El verdadero espectáculo se hace patente con la llegada a la urbe. Los diseñadores de producción desplegan aquí todos sus encantos y las verdaderas armas del filme, y es que de ello se ha encargado Tom Sanders, director artístico de joyas como Drácula de Bram Stoker o Salvar al Soldado Ryan. Los decorados, el vestuario, el maquillaje... todo contribuye a reconstruir una civilización que se muestra con todos sus avances técnicos y artísticos, y con toda su brutalidad. La escena de los sacrificios humanos (más sangre, más vísceras), con inevitable eclipse de sol incluido, marca el punto de arranque de la tercera parte: una persecución a través de la jungla que hace pensar en un Rambo tolteco, mientras la mujer e hijo del protagonista luchan por sobrevivir en la cisterna natural en que han quedado refugiados. Mucha acción y mucho movimiento en una historia muy bien rodada, pero que no llega a cuajar.



Gibson ha reunido un elenco fundamentalmente indígena para su film, lleno de rostros desconocidos que hacen más creíble la historia. Todos los actores funcionan a la perfección dentro de este entorno. La nota de color la ponen los diálogos en yucatec maya, idioma hablado actualmente en la península del Yucatán, que constituye todo un acierto, si bien el guión se centra en las imágenes, ya que en gran parte del metraje del film no se pronuncia ni una sola palabra. El equipo técnico está formado por muchos de los habituales del director. Dean Semler es el responsable de una fotografía tal vez excesivamente realista, casi de documental: lo han conseguido con una sofisticada tecnología digital (se supone que para acrecentar la sensación de movimiento), que como todo lo digital, no acaba de resultar cinematográficamente verosímil. James Horner adereza la historia con una banda sonora demasiado obvia, llena de percusión y con algún que otro Hu! Ha! que recuerda al patrio Chimo Bayo.

Apocalypto es una película muy bien rodada, con muchos elementos correctos, pero cuanto más intenta impresionar al espectador, menos interés despierta.

 

Visitada: 11659 veces







Puntuación de los Usuarios

7.55

(303 votos/84884 visitas) - Estadísticas >>