CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - 007 Casino Royale

Poster

'La mejor película de Bond de las últimas dos décadas'

26/11/2006 - Por Padrino

(4/5)

Casino Royale. La vuelta del mejor Bond.

La elección del nuevo Bond siempre lleva consigo un halo de polémica e incertidumbre. Polémica por la posible adecuación del actor al personaje del espía británico e incertidumbre por la futura acogida que tendrá por parte del público. Esa polémica y esa incertidumbre desaparecen por completo al cumplirse la primera media hora de la película. Y es que su director, Martin Campbell, se está convirtiendo en un experto en dirigir a nuevos actores Bond. Ya se atrevió al dirigir a Pierce Brosnan en Goldeneye, película que significó el resurgir de la saga Bond después de seis años de sequía y tras las poco exitosas entregas protagonizadas por George Lazenby y Timothy Dalton.

Martin Campbell consigue crear una película que cumpla con todas las expectativas que genera una nueva entrega de la longeva saga Bond. Casino Royale es un trabajo de readaptación del auténtico estilo “Bond” a los tiempos que corren en la actualidad. El director y los guionistas (entre los que encontramos a Paul Haggis, responsable de los guiones de películas como Crash, Million Dollar Baby o, la aún pendiente de estreno en España, Banderas de nuestros padres) consiguen trasladar al siglo XXI los rasgos que han convertido a Bond, James Bond; en el espía más sofisticado y estiloso del celuloide. Así, Casino Royale recupera de forma magistral el original estilo de la saga. En la última entrega de Bond observamos grandes persecuciones, seducción, paisajes envidiables, chicas guapas, estilo y clase, partidas de cartas (en esta películas son el leit-motive), traiciones, conspiraciones… y acción. Si bien es verdad que este último aspecto si varía un poco en relación con otras ediciones anteriores de la saga.

Y es que en Casino Royale observamos a un James Bond más duro y violento que nunca. Este hecho tiene, en mi opinión, dos motivos. Por un lado los rasgos físicos (tanto la cara como el cuerpo) de Daniel Craig dotan al espía británico de un aire más rudo, lo que ha hecho que se cree un Bond más acorde a ese físico, limando algunos detalles de los anteriores Bond. Al cambiar el actor que interpreta a Bond surge una duda: hacer que el actor se adapte al personaje ya creado o adaptar el personaje al actor. En este caso se ha optado por la opción más acertada: adaptar el personaje de Bond al actor Daniel Craig. Además, ayuda también el hecho de que esta entrega sea una precuela en la cual se nos expliquen los inicios de Bond, cuando adquirió el estatus de 00. Hecho éste que explica esa dureza y practicidad que muestra el espía, que, se presupone, va estilando con los años. El segundo motivo es el hecho de que el espectador de cine actual no tiene nada que ver con el espectador de cine de hace unas décadas. Esta verdad tan aplastante y evidente se acentúa aún más al centrarnos en el cine de acción. Así, en los últimos 15 años el cambio y la evolución han sido constantes. Si bien antes las películas de Bond marcaban la tendencia en lo que a acción se refería, ahora ya no ocurre así. El boom del cine de acción ha obligado a los creadores de este nuevo Bond a hacer una película con más acción y más espectacular que las anteriores para así poder equilibrar la balanza con otras producciones de acción. Balanza que, sin duda alguna acaba decantándose por este nuevo Bond al añadirle el resto de rasgos de la saga mencionados previamente.

Casino Royale se convierte así en la mejor película de Bond de las últimas dos décadas. Y es que las últimas entregas de la saga adolecían de un “todo vale” amparados en el personaje del espía al servicio de su majestad. Se estaba llevando a Bond a un terreno marcado, no por el exceso característico del personaje, sino por el sobreexceso. Un sobreexceso provocado por el afán de conseguir el éxito comercial que garantiza una nueva entrega de la saga, sin importar lo más mínimo si por el camino se perdía el aroma genuino de la marca Bond. El buen vino mejora con el paso del tiempo. En el caso de Bond estaba ocurriendo lo contrario, cada nueva entrega empeoraba sin aportar nada nuevo. Este cambio de rumbo que se ha dado devuelve a Bond a la senda que no debió abandonar… y que dure.

 

Visitada: 7706 veces







Puntuación de los Usuarios

7.35

(455 votos/90880 visitas) - Estadísticas >>