CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - El laberinto del fauno

Poster

'Buen film'

11/10/2006 - Por Irulan

(3/5)

El laberinto del fauno
Director: Guillermo del Toro
Intérpretes: Ivana Baquero (Ofelia) / Sergi López (Capitán Vidal) / Maribel Verdú (Mercedes) / Ariadna Gil (Carmen) / Doug Jones (Fauno/El Hombre Pálido) / Álex Angulo (Doctor) / César Vea (Serrano) / Roger Casamajor (Pedro) / Ivan Massagué (El Tarta) / Manolo Solo (Garcés) / Gonzalo Uriarte (Francés) / Pepa Pedroche (Conchita) / José Luis Torrijo (Sargento Bayona) / Eusebio Lázaro (Padre) / Francisco Vidal (Sacerdote) / Lina Mira (Esposa del alcalde) / Juanjo Cucalón (Alcalde) / Sebastián Haro (Guardia Civil) / Iñigo Garcés (Joven gerrillero) / Federico Luppi (Rey)
Duración: 119 minutos
Sinopsis: �El laberinto del fauno� nos sitúa en el año 1944 y cuenta el apasionante viaje de Ofelia, una niña de 13 años que junto a su madre, Carmen, convaleciente a causa de un avanzado estado de gestación, se traslada hasta un [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 11 de Octubre de 2006


CRÍTICA



Tras una más que cálida acogida en todos los festivales donde ha sido mostrada, llega a nuestras pantallas El Laberinto del Fauno, última y más completa obra del mexicano Guillermo del Toro, que esta vez además ha trabajado en nuestro país y se ha servido de nuestra historia para construir un film atípico, una fábula oscura y siniestra que supone un paso adelante en su propia carrera, un ejercicio de búsqueda de niveles de profundidad sin abandonar sus propios principios.

Y eso que, en el fondo, El Laberinto del Fauno no es original. Lo que nos cuenta bebe de aquí y de allá, un poco de todas partes, pero sabe jugar sus cartas y así resultar emocionante, terrible, efectista, violenta, desagradable, vulnerable, poética, y en algún que otro momento hermosísima (su final es una de las cosas más bonitas que yo haya podido ver). Así que da igual si conocemos por separado las piezas de ese puzzle, porque quizá la gran venraja de la cinta está en la maestría con que del Toro las hilvana (sean de Alicia en el País de las Maravillas o de La Historia Interminable).



El Laberinto del Fauno recurre primeramente a un capítulo de nuestra historia explotado hasta la saciedad en la pantalla grande: la Guerra Civil. O más bien la postguerra, y el enfrentamiento de tropas militares con los maquis. Su acción se sitúa en el norte de nuestro país, triste, nublado, lluvioso, al que llegamos con Ofelia, una niña que viene de la ciudad porque su madre se ha casado con un importante (a la par que tirano) general, del que espera un hijo. Ofelia es una niña imaginativa, que disfruta con libros y cuentos de hadas, y pronto percibe que el lugar no es normal, que allí hay hadas, y que debe seguirlas hasta el interior del laberinto que hay en el bosque. Allí, se encontrará con el Fauno, un ser que le hace saber que es una princesa, y que para poder volver a su reino deberá pasar tres pruebas.

La acción del film así intercala episodios donde vemos el drama histórico y familiar (los más), donde se repasa ese oscuro capítulo de nuestra historia, donde vemos la crueldad del general; y episodios donde prima lo fantástico (los menos), ese mundo paralelo de seres mágicos. Sin embargo, intuimos que entre ambas realidades hay conexiones que los adultos simplemente no somos capaces de ver, pero los ojos de la niña Ofelia sí. El Laberinto del Fauno es así un cuento para mayores, una reivindicación de la fantasía, una invitación a que nos demos cuenta de que ésta no tiene por qué estar reñida con las cosas más “serias”.

Otro de los aspectos sobresalientes de la cinta es su diseño de producción. Aquí, quien conozca a del Toro sabe qué le espera: una estética feísta, siniestra, un desmedido gusto por la sangre y la casquería y una enorme riqueza visual. Cada plano, cada detalle, están cuidados con esmero y verdaderamente nos encontramos ante una sucesión de aciertos, de escenas que atrapan con una fotografía bellísima, de seres repugnantes (ya sean “reales” o “fantásticos”),… Todos ellos al servicio de la historia, cumpliendo sus órdenes y convirtiendo al producto en algo tremendamente atractivo.



Junto a esto, están las interpretaciones. Ivana Baquero es una perfecta Ofelia, y sorprende por su madurez, por la tranquilidad con que se enfrenta al personaje y lo real que consigue que sea. Tras ella, destacar a una brillante Maribel Verdú (conseguidísimo acento) en un papel atípico para ella, o a Alex Angulo. Sergi López crea un personaje un tanto caricaturístico (aunque en este caso me atrevo a decir que el film lo requería) y a Ariadna Gil me cuesta creerla en papeles de época por culpa de sus labios siliconados (y lo sé, lo ponemos en todas las críticas de películas en que aparece la actriz). Todos ellos se ven arropados por un buen número de extras y secundarios que cumplen a la perfección y en ningún momento desentonan en la cinta (quizá lo más flojo en este aspecto sea el doblaje del Fauno).

Quizá El Laberinto del Fauno no es la grandísima película que tantos y tanto se ha proclamado, pero sí es cierto que es un buen film y un mejor ejemplo de cómo hacer cine de género (o más bien “con género”) para adultos, de cómo es posible pasar dos horas pegado a una butaca y entrar totalmente en la acción, involucrarnos con los personajes y lo que les sucede, temer a los monstruos (como cuando éramos pequeños) y salir del cine sintiendo que hemos aprovechado nuestro tiempo. Sólo por esto, yo la recomiendo.

 

Visitada: 16223 veces