CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto

Poster

'¡Piratas a babor!'

10/08/2006 - Por Irulan

(4/5)

Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto
Director: Gore Verbinski
Intérpretes: Johnny Depp (Capitán Jack Sparrow) / Orlando Bloom (Will Turner) / Keira Knightley (Elizabeth Swann) / Bill Nighy (Davey Jones) / Kevin McNally (Gibbs) / Jack Davenport (James Norrington) / Stellan Skarsgård (Bill 'El Botas' Turner) / Lee Arenberg (Pintel) / Mackenzie Crook (Ragetti) / Tom Hollander (Lord Cutler Beckett) / Naomie Harris (Tia Dalma) / Jonathan Pryce (Gobernador Weatherby Swann) / Martin Klebba (Marty) / David Schofield (Mercer) / Derrick O'Connor (Anciano) / Max Baker (Burser) / Clive Ashborn (Koleniko) / Barry McEvoy (Guardian)
Duración: 150 minutos
Sinopsis: Al Capitán Jack Sparrow le recuerdan que tiene una deuda de sangre con el legendario Davey Jones, capitán del fantasmal Holandés Errante. Jack deberá encontrar una forma de saldar su deuda para evitar una condena eterna de servidumbre después de la [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 11 de Agosto de 2006
Nota I.M.D.B.: 7'4/10 (36123 votos)


CRÍTICA



¡Piratas a babor!

¿Cómo? ¿Qué no sabes dónde es babor? ¿Ni estribor? ¿Y la proa y la popa? Pues mal vamos, porque nunca ha estado ni va a estar tan de moda saber de marítima como en el verano de 2006. Y es que el más rufián de los piratas, el Capitán Jack Sparrow, piensa abordar nuestras pantallas tal como hace un mes abordó las estadounidenses para llevarse todo el oro de la recaudación veraniega.

Los Piratas del Caribe: La Maldición de la Perla Negra fue una de las películas más taquilleras de 2003 y esta, su sucesora, parece querer convertirse –directamente- en la película más taquillera. Mirando su arranque en las listas norteamericanas, es imposible negar que va por buen camino.



Lo primero que sorprende tras el visionado de Los Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto es la independencia para con su predecesora. Si bien es cierto que se mantienen los personajes, la temática (el mundo de los piratas) o ese componente fantástico al más puro estilo de Julio Verne (criaturas extrañas, monstruos), la acción de esta película no tiene apenas nada que ver con la de aquella. Parece como si sus referentes estuvieran en otros títulos (si lo estaban en aquella aquí se aprecian de forma más clara), en algunas de las más grandes películas de aventura de los últimos 30 años. Resulta imposible no pensar en Indiana Jones mientras vemos al citado Sparrow en más de una de las secuencias del film, o no encontrar paralelismos y similitudes con la primera trilogía de La Guerra de las Galaxias. Es más, esta película es una suerte de El Imperio Contraataca dentro de la saga pirata, y si no esperad a verla.

Pero no sólo hay referencias cinematográficas en Los Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto, a más de uno seguro que también le vendrá a la mente de vez en cuando un clásico de los videojuegos como el Monkey Island. Porque lo que hace Gore Verbinski (director de ambas entregas) es construir una película sobre los tópicos del género (las islas de caníbales, los pulpos gigantes, los barcos fantasmas, la dama disfrazada que demuestra ser valiente, el joven que descubre su pasado, los británicos malvados,...) y darles un lavado de cara gracias a un brillante uso del sentido del humor. Si Los Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto debe destacar por algo, es porque resulta tremendamente divertida.


No sólo divierte esta película, sino que además entretiene durante sus dos horas y media de duración. La cinta empieza con un ritmo endiablado y alguna que otra secuencia inolvidable (sólo la parte que tiene lugar en la isla de los caníbales hace que su visionado merezca la pena). Un ritmo que va bajando y encuentra algunos puntos muertos en la parte central para volver a retomarse al final. En esta ocasión, el joven Will Turner y Elizabeth Swann van a casarse, mientras que al Capitán Jack Sparrow le recuerdan que tiene una deuda con Davey Jones, el malvado Capitán del Holandés Errante, deuda que si no paga le convertirá en su esclavo durante cien años y en uno de los seres de su tripulación. Los destinos de todos ellos hacen que se vuelvan a reunir y que junto a ellos aparezcan algunos rostros conocidos (el Comodoro James Norrington, el Gobernador Weatherby Swann) y otros nuevos, como el citado Jones o el padre de Will. Todos ellos buscarán un preciado tesoro que les permitirá salvar sus vidas, lucharán y se embarcarán en una larga aventura que les hará recorrer los mares a contrarreloj y pisar algunas de la más hermosas playas o de los más peligrosos puertos.

Son muchos los elementos que hacen que esta Los Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto funcione perfectamente en la pantalla. A su argumento (del que yo he preferido no revelar demasiado y del que en el mismo film se nos informa con cuentagotas, resultando de esto algún que otro momento de confusión y pudiéndose sólo atar cabos al final) hay que sumar los espectaculares efectos especiales que convierten a la película en un verdadero festín de fuegos artificiales, la estupenda banda sonora de Hans Zimmer o las interpretaciones de todo su cast. Johnny Depp será siempre recordado (entre otras cosas) por su encarnación de Jack Sparrow, un pirata borrachín y marimandón que parece mirar sólo por su espalda. Si en la primera cinta servidora vio su actuación con cierto recelo y aroma a sobreactuación, aquí no puedo evitar rendirme a sus pies. Su construcción del personaje es hilarante y se le echa de menos cuando no está en la pantalla. Por su parte, Orlando Bloom está bastante correcto (dentro de todo lo vacuo que puede llegar a ser este actor) y Keira Knightley se afianza en un papel que le sienta como anillo al dedo. Junto a ellos destacar la aparición del –últimamente- prolífico y aquí casi irreconocible Bill Nighy o de Stellan Skarsgard (cuyo personaje no está todo lo aprovechado/desarrollado que podría).

Los Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto es así una muy agradable experiencia para alguien a quien la primera parte no llegó a convencer del todo y que aquí se sorprende disfrutando enormemente. Una película que es puro goce y sin duda el título más recomendable de toda la cartelera veraniega. Sólo un consejo: cuanto más grande la pantalla del cine y más potente el equipo de sonido, mejor.

 

Visitada: 12682 veces