CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Apocalypse now

Poster

'Obra capital del cine moderno'

18/07/2006 - Por Corleone12

(5/5)

"Me encanta el olor a Napalm de buena mañana"

Los años 70 fueron una época de exaltación y de efervescencia cultural, una década llena de movimientos contra sistema, de revelación contra la autoridad establecida, unos tiempos de trasgresión y de rejuvenecimiento y adelanto de las mentalidades. Fue también la época de la Guerra de Vietnam.

Si obviamos El cazador, la soberbia película de Michael Cimino que se situaba en el conflicto vietnamita pero que desarrollaba unas inquietudes y un argumento muy diferente a la temática bélica, fue Apocalypse Now la primera película que mostraba cómo había sido y cual era la naturaleza del conflicto para también acabar por presentar una película compleja y densa sobre muchas más cosas a parte que la mera contienda bélica. Francis Ford Coppola, absolutamente encumbrado después de firmar un puñado de obras maestras como Llueve sobre mi corazón, La conversación y, sobre todo, las dos primeras partes del Padrino, acometió la tarea de elaborar un film sobre Vietnam, partiendo de un guión propio que se inspiraba en la magistral novela de Joseph Conrad “El corazón de las tinieblas” y asumiendo una admirable independencia artística ya que rodó su película sin los encorsetamientos que conllevaba hacerla con la colaboración del ejército estadounidense.

Apocalypse Now comienza con el desgarrador“This is the end” de los Doors y con una habitación en Saigón, en ella está el capitán Benjamin Willard en un paupérrimo estado, el batir de las aspas del ventilador del techo se confunde con las de un helicóptero y Willard está ansioso por que le den una misión. Y así sucede. Se le asigna a Willard la peligrosa y secreta misión de eliminar al general Kurtz que, al parecer, ha enloquecido y se ha asentado en algún lugar entre Vietnam y Camboya con un extraño grupo de seguidores que le adoran como si de un dios se tratase.

Todo lo que pasa después en Apocalypse Now pertenece a la historia del Cine, ha pasado a ésta antológicas escenas como la de los soldados norteamericanos haciendo surf en medio de disparos y explosiones, o el ataque de los helicópteros a la aldea vietnamita con la “Cabalgata de las Valquirias” de Wagner, la llegada al campamento de Kurtz, las conversaciones entre Kurtz y Willard en un ambiente oscuro y tétrico, gracias a la prodigiosa fotografía de Vittorio Storaro.

Apocalypse Now es una obra bien heterogénea, y su calidad y validez viene avalada por dos frentes. El primero es su carácter de denuncia y de mostrar y plasmar clara y honestamente la funesta labor de los estadounidenses en el conflicto, cosa que harían años después cineastas como Brian de Palma u Oliver Stone, su amoral manera de tratar a los nativos del lugar, las frecuentes matanzas de civiles inocentes, el considerar la guerra como si de un divertimento se tratase, la desmoralización y hastío de unos soldados que, en el fondo de su ser, sabían de su participación en una guerra en la que estaban luchando por nada. Es por ello que esta obra de Coppola ilustra admirablemente bien la cruel, sangrienta e insensata labor de los Estados Unidos en la Guerra de Vietnam. No obstante Apocalypse Now también adhiere a la vertiente crítica y de denuncia una faceta reflexiva y metafísica increíble ya que la película supone también un terrorífico viaje por los bajos instintos del hombre, por su parte más desquiciada, una visión sobre la crueldad humana, el instinto de supervivencia y sobre todo la naturaleza misma de la guerra, no de esta en concreto sino de todas, la del puro sinsentido que Coppola dibuja con total maestría con esta bajada a los infiernos, con esa barcaza que se adentra más y más en el río alejándose progresivamente de la civilización.
Apocalypse Now funde como pocas veces se ha hecho en el Cine la denuncia con las inquietudes reflexivas, mimetizándose ambas de manera perfecta, a lo largo de un guión perfecto, sin fisuras, y una atmósfera opresiva, psicodélica a ratos y sobria y límpida a otros.

Técnicamente la película es perfecta, con una de las mejores fotografías que he visto nunca, la de Vittorio Storaro, un habitual del cine de Bertolucci, que aquí exhibe una fotografía memorable, con escenas que son un verdadero prodigio como las conversaciones entre Kurtz y Willard o los momentos en la habitación de Saigón, las localizaciones, música, el sonido, todo aspecto técnico está perfectamente elegido.
Otro aspecto fundamental para la grandeza de Apocalypse Now es el reparto, increíble Martin Sheen, sobre el que recae la inmensa mayoría de los planos, cansado, impasible, enigmático, el papel de su vida. Impresionante Robert Duvall como el capitán Kilgore y especialmente excelso está Marlon Brando en una de esas interpretaciones tipo De Niro en el Corazón del Ángel o Alec Baldwin en Glengarry Glen Ross. Aparece durante no más de un cuarto de hora, pero se come la pantalla, en cada palabra, en cada gesto, con su mera apariencia, como un orondo y terrorífico buda, una actuación soberbia en su acepción más elevada.

A pesar de su archiconocido rodaje, problemático, lleno de mala suerte y contratiempos, esta película aparece enclavada como una de las obras capitales del Cine Moderno, una auténtica obra maestra, brutal crítica antibelicista y profunda y terrorífica reflexión sobre los instintos más primitivos del hombre.

10/10

 

Visitada: 5873 veces







Puntuación de los Usuarios

8.21

(378 votos/39679 visitas) - Estadísticas >>