CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Moulin Rouge (2001)

Poster

'Digna de ser vista'

09/08/2003 - Por SuAcHe

(5/5)

Película con la que renace (aunque de momento levemente) el “Musical” en el siglo XXI y como tal, le hace un extenso lavado de cara al género.

En un principio se podría tachar al guión de poco original, de ser esa historia de amor que tantas y tantas veces hemos visto en las pantallas. Sin embargo, a medida que avanza el filme se observa que la trama es mucho más compleja: Se superponen diferentes historias simultáneamente (el avance de la construcción del teatro, la preparación de la obra, la trama central…), estando todas ellas empapadas de un trasfondo social profundo, pudiéndose entender tal vez como crítica o como recuerdo de la época en la que se sitúa.

Ewan McGregor (Star wars: Episodio 1) es un joven escritor ingles llamado Christian que decide trasladarse a Francia para unirse al movimiento Bohemio que esta teniendo lugar. Una vez allí, se ve involucrado (sin quererlo) en la escritura de un guión para una obra de teatro que serviría para el estreno como teatro del famoso Moulin Rouge. En consecuencia conoce a Satine, interpretada por Nicole Kidman (Los otros). Ewan se enamora de esta cortesana, que, sin embargo ha sido “vendida” a un duque (Richard Roxburgh) a cambio de la financiación para la conversión del molino rojo en teatro. A raíz de ahí se suceden distintos acontecimientos que van formando la trama y donde participaran personajes tan vario pintos como el famoso pintor Toulouse Lautrec, interpretado por John Leguizamo (Empire) o el dueño del prostíbulo, que sufre la necesidad de iluminar eléctricamente todo lo que encuentra, Harold Zidler (Jim Broadbent).

Durante toda la cinta, la intensidad es sorprendente. No dejan de ocurrir cosas ni un instante, lo que tal vez puede llegar a sobrecargar al espectador. Aunque esto se evita en gran medida gracias a un montaje verdaderamente brillante que consigue contar simultáneamente varias historias sin que se pierda el hilo y el ritmo de la película.

Mención aparte al papel que hace Nicole Kidman. Una actuación que no deja de ser brillante en ningún momento y que además tiene el añadido de ser ella la que canta (y lo hace realmente bien). El resto de los actores cumplen su función sin demasiados problemas, aunque las interpretaciones no son el punto fuerte de éste título.

Respecto a los apartados técnicos, están cuidados todos al detalle. Los oscars que recibió por vestuario y decorados son más que merecidos.

Por último, mencionar algo acerca de la música y el sonido. Las canciones son en su mayoría adaptaciones de canciones ya clásicas que pueden gustar más o menos, pero que no se puede negar que están muy logradas y trabajadas. Además cuenta con una canción original (Come what may) que a los románticos seguro que les llenará. El sonido es excepcional, perfectamente ajustados los volúmenes y con unos efectos originales y adecuados que le dan la intensidad necesaria a cada momento del filme.

Resumiendo, es una película digna de ser vista, con una historia de amor casi épica y contada de la forma más adecuada posible. Imprescindible.

 

Visitada: 3416 veces