CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - The Jacket

Poster

'Buena alternativa'

04/01/2006 - Por Irulan

(3/5)

The Jacket
Director: John Maybury
Intérpretes: Adrien Brody (Jack Starks) / Keira Knightley (Jackie Price) / Kris Kristofferson (Dr. Thomas Becker) / Jennifer Jason Leigh (Dr. Beth Lorenson) / Daniel Craig (Rudy Mackenzie) / Steven Mackintosh (Dr. Hopkins) / Kelly Lynch (Jean Price) / Brad Renfro (El Extraño) / Brendan Coyle (Damon) / Jason Lewis (Oficial Harrison) / Richard Durden (Dr. Hale) / Garrick Hagon (Lawyer) / Paul Birchard (Doctor) / Ian Porter (Mayor) / Colin Stinton (Jurado)
Duración: 102 minutos
Sinopsis: Jack Starks es un veterano de la guerra del Golfo que vuelve a casa después de haber sido herido en el frente y haber muerto durante unos minutos. Lo único que quiere es reanudar la vida que llevaba antes de la [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 5 de Enero de 2006

CRÍTICA



Llega a nuestra cartelera el debut en la dirección de John Maybury, y lo hace amparado por buenas críticas en las pasadas ediciones de los festivales de Sundance y Sitges. The Jacket es una película a priori curiosa, que juega con la rareza y le estética postmoderna que tanto éxito ha dado a realizadores como Darren Aronofski, Richard Kelly, Christopher Nolan, Brad Anderson.... y que aunque no está a la altura de los mejores títulos de estos autores ni es tan rara como nos la pintan, supone una interesante y entretenida experiencia cinematográfica.



Jack Starks es un militar estadounidense que vuelve de la Guerra del Golfo, donde tuvo una experiencia cercana a la muerte que le dejó trastornado de por vida. Una vez en casa es acusado de un crimen que no cometió y encerrado en un centro psiquiátrico donde empieza a ser sometido a tratamientos experimentales y poco ortodoxos (es encerrado en una cámara mortuoria durante distintos periodos de tiempo llevando puesta una camisa de fuerza), gracias a los cuales viaja en el tiempo, concretamente a un futuro en el que ya ha muerto. A partir de esta premisa comienza a investigar las causas de su fallecimiento en compañía de Jackie, a quien conoció de niña en el “presente”. Así la película nos lleva del tiempo actual de la acción (1992) al futuro de forma intermitente, en un logrado ejercicio de riesgo narrativo que se sustenta en secuencias de montaje hip hop con constantes flashes e impactos visuales. Y lo cierto es que estas imágenes son originales, más por su utilización de tintes y distorsiones que por su disposición y contenido; aunque también es verdad que llega un momento en el que se tornan prescindibles y en consecuencia redundantes, dejando ver al espectador que su director tiene muchas ganas de epatarnos y dejarnos shockeados en la butaca, sin darse cuenta Maybury de que la era del videoclip ya no nos es nueva.

Uno de los puntos fuertes de la película es su aspecto interpretativo, y en él nos encontramos con bastantes altibajos: en el sector positivo, Adrien Brody modela a un protagonista creíble y palpable, dándole una dimensión de verosimilitud a un personaje difícil y estrambótico, gracias a cuya actuación el público toma como plausible lo fantástico. También destaca Jennifer Jason Leigh, quien últimamente se deja ver con cuentagotas y que aún así no ha perdido dotes interpretativas ni mucho menos esa mirada inquietante que tanto la caracteriza. En el aspecto negativo tenemos a la coprotagonista, Keira Knighley, una de las actrices de moda del momento (nominada al Globo de Oro por su papel en Orgullo y Prejuicio) y que tiene un gran defecto: es incapaz de cerrar la boca (literalmente). Su Jackie es plana, aburrida, siesa; una joven que se enfrenta a un verdadero dilema de proporciones cósmicas y no es capaz de mostrar el más mínimo atisbo de expresividad (ni cuando llora por su madre muerta ni cuando ayuda al personaje de Brody); mientras que Kris Kristofferson se escuda en su longeva edad para desentenderse por completo de su papel, y es que el actor ha entrado a formar parte de ese amplio sector de la interpretación en el cual por ser mayor ya no tienes por qué luchar por tus creaciones. Finalmente, junto a todos ellos y en roles menores Kelly Lynch (como madre de Jackie), Daniel Craig (Mackenzie) y Brad Renfro (siendo lo suyo más que nada un cameo).



Destaca también el brillante score de Bian Eno: la música está muy integrada y crea un ambiente que desgraciadamente la dirección artística del film no es capaz de lograr. Y es que la película cuida poco su aspecto visual (aunque no lo parezca). Ya sea 1992 o 2007, la gente va vestida igual, como vestimos nosotros ahora; y es inevitable pensar que se han dasaprovechado elementos que hubiesen aportado notas de valor al producto final. Igual sucede con la fotografía de la cinta, que oscila entre el coloreado digital y ciertas tonalidades underground que parecen sacadas de un film de Vincent Gallo, y que a estas alturas son tan poco expresivas como manidas y obsoletas.

Eso sí, la película en conjunto funciona, y lo hace muy bien: atrapa desde su comienzo, emociona, es entretenida y mucho menos pretenciosa de lo que se nos muestra en el trailer (cosa de agradecer viendo el resultado... viendo cómo tantos temas explotables quedan un poco en el olvido, y viendo el inevitable final made in Hollywood del film), y aunque esta cinta probablemente no se convertirá en un título de culto, resulta una más que buena buena alternativa para pasar el rato en una sala de cine sin dar el brazo a torcer a bombas y torrentes.

 

Visitada: 8133 veces