CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - La Chaqueta Metálica

Poster

'Sin sentido aparente'

02/01/2006 - Por Casiotone

(3/5)

Sin sentido aparente

7 años después de rodar El resplandor, Kubrick se embarcaría en otro ambicioso proyecto, uno más de todos los que componen una filmografía arriesgada y selectiva. Su propósito no era otro que filmar la película bélica con mayúsculas, un fresco que abarcara todo, desde el adiestramiento de los marines hasta su experiencia en campo de combate. Adaptando la novela The Short Timers de Gustav Hasford, Kubrick plasmó en La chaqueta metálica, su visión de lo bélico, de lo militar, una visión que completa su anterior y antibelicista acercamiento al género la magnífica e imprescindible Senderos de gloria.

Si algo ha levantado siempre sospechas, o discusiones, sobre la calidad de La chaqueta metálica ha sido su exagerada división interna. Kubrick consciente de ello no opta en disimular que su película tiene dos partes bien diferenciadas. Él las remarca, las delimita, casi con la extraña sensación de que a los 40 minutos hemos visto un mediometraje, intenso y brutal.

En la primera mitad pues asistimos al cruel adiestramiento militar de un grupo de Marines que serán enviados posteriormente a Vietnam. En esa granja, que antecede al matadero, asistimos a una progresiva deshumanización, basada en gritos, insultos y golpes físicos y morales. Kubrick explota la energía de sus protagonistas, hasta alcanzar un clímax seco y distante, que hace que tras un revelador fundido en negro, parezca que todo vuelve a comenzar en un nuevo mundo. Y es en lo dramático de ese corte donde efectivamente Kubrick se equivoca profundamente. Con el traslado de la acción a vietnam nos damos cuenta que nada de lo sucedido hasta entonces ha influido. En particular el personaje encarnado por Modine no ha evolucionado en absoluto. En su carácter personal, sigue siendo el mismo bufón que entró en los marines para ser adiestrado. En su visión del conflicto, es igual de confusa que la tenia en un principio. Entonces uno se pregunta, que sentido tiene lo que hasta entonces hemos visto, que sentido tiene el protagonismo de unos personajes que desaparecen y dejan de influir en el relato. ¿Hemos perdido el tiempo?. Quizás no, dado que por si sola esta primera mitad de película es muy buena, seca, directa y absorbente. Con planos que recuerdan al Kubrick de siempre y alguna secuencia que parece sacada de El resplandor, en especial, en el desarrollo psicológico del soldado patoso. Pero por muy buena que fuera esta parte, su falta de influencia en el desarrollo general del film la hace vacua.

Y es en la estancia de los marines en Vietnam donde un Kubrick más funcional que personal, empieza una nueva película y decididamente nos encontramos con un buen relato bélico. Con grandes escenas como la del francotirador, con una puesta en escena magnífica, pero también bañada por cierta sensación de que lo narrado no es tan trascendente como Kubrick parece hacernos creer.
Lo acontecido en esta segunda mitad del film, no pasa de mera anécdota, por muy brillantemente rodada que este, y eso no ayuda ni a la generalidad del film, ni a la division del mismo.

Es un Kubrick y eso da garantías en muchos aspectos principalmente de puesta en escena, siempre meticulosa y cuidada. Pero solo con eso no basta. Fallida por ambiciosa por pretendidamente grande, no es una mala película, pero si uno de los peores trabajos de Kubrick.

 

Visitada: 4667 veces







Puntuación de los Usuarios

8.21

(460 votos/25198 visitas) - Estadísticas >>