CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Braveheart

Poster

'Obra maestra'

11/12/2005 - Por Heku

(5/5)

He visto este film por sexta o séptima vez y he llegado a una conclusión: si una película puede hacerme llorar todas esas veces, tiene que ser una gran película a la fuerza. Por eso creo que he de hacer justicia a este espectáculo visual y sentimental, diciendo qué, amén de ser mi película favorita, es una de las mejores producciones épicas de la historia del séptimo arte. Y es que Mel Gibson no escatima en detalles, desde la introducción nos muestra la cara más verde de Escocia, sus prados, sus montes y valles, sus rios, sus aldeas y la vida medieval en torno a la tiranía inglesa de Eduardo I "longshanks". Gibson nos muestra como el jovencísimo William Wallace forja su infancia con la dolorosa marca de la muerte de su padre con una ternura primorosa. El amor está a flor de piel, máxime cuando William se nos muestra convertido en un fornido y maduro hombre escocés, que regresa a casa educado por su tio para cuidar de la tierra y vivir en paz. Su enamoramiento con Murron me parece de una sensibilidad admirable, y el desenlace que conlleva hiela la sangre.

Sin embargo, en una producción tan cargada de sensaciones y romanticismo heroico no falta una impresionante metodología engrandecedora y épica, mostrando la sublevación del pueblo escocés en batallas contra el temido ejército británico. Un puñado de pastores acabaránlevantando a una nación que vive oprimida, mostrándonos escenas bélicas admirables, encarnizadas luchas cuerpo a cuerpo, con pinceladas de humor y mucha sangre, aunque realmente no hace sino más que darle mayor carga de dolor y sacrificio a la película.

La banda sonora juega un papel fundamental en la ambientación del film, con gaitas escocesas por doquier nos da la sensación de querer ser otro guerrero más, apoyar la causa de Wallace y sumarnos a la rebelión popular.

Los errores históricos se repiten uno tras otro, bien sea en fechas, hechos o localizaciones, algo que conllevó justas críticas a Gibson, pero que sin embargo no entorpecen demasiado la concepción de la realidad histórica, aunque se nos muestren detalles algo escandalosos (en especial por las fechas de nacimiento/muerte de algunos personajes).

En definitiva, me parece una obra maestra, tanto a nivel de producción épica como a un nivel puramente sentimentalista y dramático. Puede que no vuelva a ver la historia de William Wallace, hijo de escocia, hasta dentro de un año, dos, o diez, pero tener la garantía de que esta producción puede desatar lágrimas, sonrisas, sentimientos de odio y sobre todo sensibilidad es algo que hoy en día muy pocas obras ofrecen.

10/10

 

Visitada: 3799 veces







Puntuación de los Usuarios

8.34

(609 votos/38204 visitas) - Estadísticas >>