CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Life Aquatic

Poster

'Indiferencia peligrosa'

11/12/2005 - Por Sycamore

(3/5)

El cine de comedia está en franca crisis desde finales de los años 70 por la falta de ideas interesantes y originalidad. Precisamente ambas cosas le sobran a Wes Anderson a la hora de hacer sus personalísimas películas que tanto adoran unos como confunden a otros. A la estela de Los Tenenbaums, película que lanzó definitivamente a su creador, Anderson coloca su surrealismo al servicio de una película de aventuras. Quizá sea el soporte base o el planteamiento episódico de su guión, pero lo cierto es que el resultado final no convence y produce una sensación de indiferencia bastante grande. Sin embargo, bien es cierto que los acérrimos fans del particular universo que crea Anderson en cada film se verán satisfechos con los taciturnos personajes y momentos de comedia absurda que crea el director.

En Life Aquatic Anderson pone el foco en Steve Zissou, interpretado por Bill Murray en un personaje que le va como anillo al dedo y mantiene el nivel de Lost in translation, un marino francamente inspirado en el lobo de mar Jacques Cousteau. Junto a él existe otro personaje clave que es el Belafonte, su barco para exploraciones, y además de ello toda una tripulación que tiene como factores comunes un aura de perdedores y un dibujo que camina entre el absurdo y el surrealismo. Zissou, en la parte final de su carrera como documentalista y capitán de barco, tiene dos retos ante sí: intimar a su recién conocido hijo de 30 años y encontrar a una especie marina sacada de la imaginación, el tiburón jaguar, que acabó con su compañero de fatigas en la última expedición. Todo ello condimentado con mil y unas subtramas a cada cual más original que en el planteamiento son interesantes pero que siempre dan una sensación de vacío final y de poder haber aprovechado mejor las ideas de partida. Todo va en ninguna dirección, sin conclusiones, sin explicaciones y con un toque de surrealismo que aplicado a una película de aventuras no termina de pegar. Es cine de Anderson en estado puro, y todo depende de si uno conecta desde un comienzo con los planteamientos de tan particular universo.

Aparte del guión, que o bien encantará o bien dejará frío, el resto de elementos que Anderson pone en juego es la parte fuerte del film. El ritmo es acorde con la historia y la cinematografía resulta interesante y donde Life Aquatic llega un poco más allá que Los Tenenbaums: planos secuencia fantásticos y un uso del colorido y los efectos realmente sorprendente. Los actores se adaptan al guión y se complementan entre sí, sobrándole al reparto todo el talento del mundo: Owen Wilson, Cate Blanchett, Anjelica Huston, Willem Dafoe... un reparto que pocos directores pueden tener el honor de tener en sus films. El punto en el que casi todos, independientemente del gusto por el cine de Anderson, estarán de acuerdo es la fantástica Banda Sonora a base de brasileñas adaptaciones de David Bowie. Es lo mejor de la película.

Wes Anderson no varía la partitura en Life Aquatic y por tanto la película convencerá a todos aquéllos que salieron encantados con Los Tenenbaums. Pocas sorpresas a base de guión surrealista y comedia de sonrisa a ratos hilarante, herencia de los Monty Python, que a los no acostumbrados a las propuestas de Anderson probablemente deje con una sensación de indiferencia peligrosa.

5,5/10

 

Visitada: 2012 veces