CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Tarde de Perros

Poster

'Enorme película'

05/11/2005 - Por Heku

(5/5)

Nos encontramos ante una película que encumbró totalmente a Pacino. Tras los increibles éxitos de las dos primeras entregas de la saga "El Padrino", Pacino asumió el liderato absoluto de un film diferente, una increible historia tragicómica con un desenlace fenomenal.

Busqué durante bastante tiempo esta película y al final solo la encontré en VOS, con lo que quedé todavía más contento al acabar de verla. Las expresiones en inglés americano ayudan mucho a comprender la tensión de cada momento, algo que suele perderse con algunos doblajes. Pero vayamos desde el principio: la historia de Sonny (Pacino) y Sal (John Cazale) transcurre casi integramente en un banco. Estos inexpertos atracadores tratarán de hacerse con un valioso botín que cambie sus miserables vidas... pero todo sale mal. Los nervios, la imprevisión, la inexperiencia y la mala suerte se apoderan de lo que debería ser un atraco rápido y limpio, pero sin quererlo se encuentran sin dinero, con diez rehenes y un enorme cuerpo de policía rodeando todo el edificio. Están completamente atrapados, con lo cual no les queda más optativa que negociar.

Sonny es un personaje imprevisible, muy inteligente y bondadoso, algo que demostrará constantemente. La primera salida del banco gritando "¡Attica!, ¡¿Recuerdan Attica?!" es un momento fabuloso, intenso y hasta gracioso por lo surrealista de la situación. Pacino hace una inerpretación soberbia, con una aspiración al oscar, frustrada por Jack Nicholson y su interpretación magistral en "Alguien voló sobre el nido del cuco". Por otra banda, Sal (John Cazale) es un personaje introvertido, irreflexivo, está dispuesto a llegar al final de todo el asunto y acabar con todos los rehenes si Sonny se lo ordena. Tembloroso, tímido y peligroso, John Cazale traspasa las fronteras del ordinario Fredo Corleone para dar vida a Salvatore, en un gran papel.

El tempo de la película está marcado por las negociaciones con la policía o el FBI, exigencias y muestras de buena voluntad por parte de ambos. Siempre tienes ganas de continuar, de saber como acabará esa situación: un atraco a un banco que se transforma en un secuestro rodeado de toda la parafernalia televisiva y mediática propia de los Estados Unidos, más todavía con los inesperados giros en la trama, que hacen ganar mucha más complejidad a los personajes.

Por último también conviene destacar a Charles Durning en su papel de Leon, papel que estoy seguro que perdería credibilidad y personalidad en una traducción al castellano, algo que se comprende al ver sus escenas.

En definitiva, es una enorme película, llena de tensión, comedia dantesca y momentos de maestría cinematográfica llevados a la perfección por uno de los mejores actores de todos los tiempos.

9/10

 

Visitada: 3297 veces