CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Acordes y Desacuerdos

Poster

'Una muy buena película'

22/07/2005 - Por

(4/5)

“El segundo mejor guitarrista del mundo”

Quien bien conoce a Woody Allen, sabe de su gran afición al jazz y en esta película en particular hace su particular homenaje a ese gran género musical. En “Acordes y desacuerdos”, Allen nos ofrece una especie de falso documental en el cual nos cuenta la peculiar historia de un guitarrista de jazz, un hombre con un gran talento entre sus manos, pero que es una persona egocéntrica, perdiendo al final lo que más que quiere. Allen nos narra esta historia con un gran dramatismo, con ciertos toques de pesimismo. Este guitarrista es un perdedor, un pendenciero, un hombre que se refugia en su música, pero no llega exteriorizar sus sentimientos con ella. Sean Penn en una brillantísima interpretación da vida a este guitarrista, Emmett Ray, un personaje cleptómano, con una extrañas obsesiones como ver pasar a los trenes o matar ratas con su pistola del 45 en un vertedero. Penn transmite tristeza y pesar, conecta enseguida con el espectador y nos ofrece una actuación que justamente fue nominada al Oscar. Aparece también la siempre bella Uma Thurman, en el papel de una escritora obsesionada con las sensaciones y emociones de Emmet, pero el gran descubrimiento de la película es Samantha Morton, es una gran actuación, haciendo de la novia muda de Emmett. Sin decir nada, Samantha consigue decirnos mucho de cómo es, de cómo reacciona y de cual es su actitud en cada momento. A todo esto hay que añadirle una magnífica ambientación, que nos sitúa en el New York y Chicago de los años 30, en plena Depresión y nos vemos trasladados a eso locales donde se tocaba jazz. Allen ciertamente homenajea al jazz, pero particularmente a uno de los mejores guitarristas de jazz, Django Reinhardt. Su incidencia en cada diálogo es constante, además de escuchar el sonido de su estupenda guitarra en prácticamente toda la película, lo que quizás para alguien que desconozca a este músico no produzca ninguna sensación, pero para quien lo haya oído y disfrutado es un punto más para valorar esta película, que aún no siendo la habitual película de Allen llena de extensos e interesante diálogos, no es obstáculo para ofrecernos un argumento ágil, con el cual nos enganchamos enseguida y con una sencillez de planteamientos, ya que enseguida sabemos del carácter de Emmett sin ningún esfuerzo, lo que le gusta y disgusta, eso es lo que le hace peculiar, además como no, de su excelente manejo de la guitarra.

“Acordes y desacuerdos” es en definitiva una muy buena película, con unas grandes interpretaciones y una banda sonora repleta de grandes temas de jazz que los más melómanos sabrán apreciar y reconocer

 

Visitada: 3422 veces







Puntuación de los Usuarios

6.81

(76 votos/7039 visitas) - Estadísticas >>