CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Cantando Bajo la Lluvia

Poster

'Emocionante y arrolladora'

17/06/2005 - Por Guybrush T.

(5/5)

Nos encontramos ante uno de los éxitos más rutilantes de la historia del cine. El productor Arthur Freed tuvo la suerte de contar con Stanley Donen y Gene Kelly para dirigir una de las cintas más divertidas de todos los tiempos. La historia narra con maestría lo que supuso en Hollywood la transición del cine mudo al sonoro, tras la aparición de El cantor de jazz.

En este punto, el talento de los actores pasaba a tener que duplicarse: no solo bastaba con ser guapo o saber actuar: ahora había que tener una buena voz y saber cantar. Esto no es ningún problema para los tres protagonistas: una jovencísima y guapísima Debbie Reynolds (la madre de la princesa Leia), un soplillo que hace arabescos imposibles como Donald O'Connor y el siempre soberbio Gene Kelly en el papel más agradecido y brillante de su carrera. También contaron, entre otros, con la ayuda de Cyd Charisse, otra excepcional bailarina de la época (si no la mejor) para un baile onírico daliniano con Kelly para la historia de los musicales. La peripecia ocurre cuando la pareja artística de Don Lockwood (Gene Kelly) resulta ser una mujer soberbia y de voz estridente. En un papel magnífico, Lina Lamont (Jean Hagen) chantajea a Kelly para que sea su amada Kathy Selden (Reynolds) la que la doble, llevándose loores que no merece.

Desde la primera frase, la película es una obra de arte absoluta, con un sentido del humor finísimo y unas actuaciones que en todo su conjunto se sitúa en lo más alto del cine. Gracias también al acompañamiento musical de Nacio Herb Brown y Lennie Hayton, el impresionante Make'm laugh de Donald O'Connor no deja a nadie indiferente, así como el Good morning, interpretado por el trío protagonista. La canción que da título a la película pone los pelos de punta, y cuesta creer que fuera rodada en un estudio. Los demás números son menos conocidos (quizá The Broadway melody y el Moses supposes suene a alguno), pero no por ellos dejan de ser auténticas maravillas sonoras y visuales.

Pero no solo de números musicales vive la película: Kelly y Reynolds interpretan una de las escenas más conmovedoras y brillantes de la cinta sentados en un coche, en un encuentro fortuito tras la fuga de Kelly de unas enloquecidas fans. En un diálogo que rebosa frescura y calidad actoral, todo en él perfectamente trabado y creíble, podremos observar que la química total actor/actriz no es exclusiva de Bogart y Bacall. Ambos nos regalan un compendio de cómo comportarse ante las cámaras sin dejar de ser nunca artistas, y a la vez mostarse convincentes en un grado óptimo.
Los números cómicos tampoco tienen desperdicio: la presentación del primer estreno de la película de Gene Kelly y Jean Hagen (aún sin transformar en musical) es digna de los mejores tiempos de los Marx: una auténtica y deliciosa locura. Un uso de cámara "natural", perfectamente llevado a cabo por Donen, y unos actores con un altísimo grado de compromiso, hicieron posible la consecución de un nivel tan alto.

En definitiva, una película creada para el cine, o mejor dicho, el cine se creó para que Cantando bajo la lluvia lo elevara a su máxima categoría. No flaquea en ningún aspecto: toda ella es fastuosa y no decepciona a nadie.
Emocionante y arrolladora: 11/10. Eso sí, imprescindible verla en VOSE.

 

Visitada: 3374 veces







Puntuación de los Usuarios

8.24

(141 votos/31151 visitas) - Estadísticas >>