CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - La Intérprete

Poster

'Sydney Pollack ha vuelto'

14/04/2005 - Por Ran

(4/5)

Dirección: Sydney Pollack
Producción: Tim Bevan / Kevin Misher / Eric Fellner
Guión: Scott Frank / Charles Randolph / Steven Zaillian / Martin Stellman (Historia) / Brian Ward (Historia)
Intérpretes: Nicole Kidman (Silvia Broome), Sean Penn (Tobin Keller), Yvan Attal (Philippe), Jesper Christensen (Nils Lud), Curtiss Cook (Ajene Xola), Catherine Keener (Dot Woods), Eric Keenleyside (Rory Robb)

Estreno en España: 15/Abr/2005


Sinopsis



Silvia Broome es una intérprete de la ONU nacida en África que casualmente oye que alguien planea matar a un jefe de Estado africano durante la Asamblea General. No tarda en darse cuenta de que también se ha convertido en objetivo de los asesinos e intenta desesperadamente frustrar la conspiración... si consigue vivir lo suficiente para encontrar a alguien que la crea.


Crítica



Sydney Pollack ha vuelto. Y lo ha hecho de la mano de nuevas intrigas y suspense.

Uno de los puntos a favor de la película es, sin duda, el tema elegido. En un mundo como el nuestro, hoy por hoy, una amenaza como nos describe este thriller es perfectamente creíble. Porque puede pasar. Y esto nos acerca de manera definitiva a la película. Describe nuestro mundo, donde el terrorismo internacional está a la orden del día. Y describe al gran protagonista, una organización que pese a su gran trabajo, permanece siempre inescrutable.
Un grandísimo aplauso se merecen Nicole Kidman y Sean Penn por su actuación, que es una verdadera maravilla. Nicole encarna a Silvia Broome, una de las intérpretes de la ONU que está a favor de las palabras y la diplomacia pero que tiene un pasado conflictivo que va aflorando sin remedio conforme avanza la película. Cuenta el director que sólo veía a Nicole en el papel de Silvia: “En parte porque no es estadounidense, también porque despide algo exótico e inteligente. Es fácil creer que Nicole nació en el sur de África y que habla varios idiomas.” Y es cierto. Para encarnar mejor a su personaje, Nicole aprendió español y francés además del ku, el idioma inventado para la República de Matobo, (también inventada), que tenía que hablar con fluidez porque su personaje ha nacido allí. El personaje de Silvia es complejo hasta el extremo, parece que nunca lo vas a saber todo sobre ella porque esta llena de sorpresas. Desde el principio ves en ella alguien que ha sufrido y que lo sigue haciendo, solamente entras en su mundo cuando llega a su apartamento, donde se puede ver hasta que punto es importante África en la vida de Silvia y donde se descubre una parte de ella que no muestra en las Naciones Unidas.

Sean Penn, por su parte, encarna a Tobin Keller, un federal bastante agrio que tiene que proteger a una extraña llena de secretos. Pollack buscaba a “alguien abrasivo, alguien que se mezclara tan mal con ella (con Silvia) como el aceite con el agua.” En cuanto se nos presenta a Keller vemos a una persona sentimentalmente destrozada y deprimida, que no cree en las palabras sino en los hechos y que no ve nada clara la implicación de la interprete en todo el asunto. Sin embargo, a medida que va descubriendo cosas sobre ella, más interés tiene en llegar hasta el final. Y es también en el apartamento de Keller donde comenzamos a ver la soledad en la que vive, está lleno de detalles que vamos descubriendo a medida que él le va abriendo su pasado a Silvia. Descubrimos parte de su personaje también a través de Dot Woods (Catherine Keener), su compañera y en parte confidente de lo que pasa por la vida de Keller. El personaje de Woods es muy original, tiene algo que te hace que te quedes con ella antes que con cualquier otro. No pasa desapercibida.

Hablando ahora de ambientes y espacios, diré que la ONU que sale en la peli es la de verdad. Sólo se crearon un par de cabinas de interpretación en un estudio porque las verdaderas son muy estrechas y no podían rodar dentro. Pollack tuvo que mover muchos hilos para conseguir hablar con Kofi Annan personalmente y pedirle el permiso para rodar en las instalaciones. Y cuando lo consiguieron, el director de fotografía, Darius Khondji decidió tocar solamente lo imprescindible y dejarlo todo tal y como estaba, con la luz original del interior, colores y contrastes. Los muebles y la decoración también son los reales.

Mención aparte merece también el vestuario, a cargo de Sarah Edwards, que tuvo que estudiar a fondo los trajes de los 191 países que conforman la ONU, los uniformes de los empleados (que por medida de seguridad no se copiaron exactamente igual) y el vestuario de los protagonistas para que reflejaran todas sus facetas. Y es un gran trabajo.

Como resumen os diré que es muy entretenida, está muy currada y llena de sorpresas. No es predecible (al menos para mí no lo fue) y capta toda tu atención, desde el principio hasta el final.

 

Visitada: 9134 veces







Puntuación de los Usuarios

5.84

(172 votos/22698 visitas) - Estadísticas >>