CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Minority Report

Poster

'Acción inteligente'

02/04/2005 - Por TXILI

(4/5)

Este proyecto despertó gran expectación mucho antes del comienzo de su rodaje. Tom Cruise y Steven Spielberg, las estrellas más radiantes de la galaxia del cine, por primera vez juntos en una película. Para mayor agitación, el guión se iba a basar en un relato del visionario y genial Philip K. Dick, escritor adaptado con éxito al cine anteriormente en “Blade Runner”, “Screamers” y “Desafío total”. Tal y como era de esperar ante una alineación con profesionales de semejante calibre, completada con actores como Max von Sydow, Colin Farell, Samantha Morton o el músico John Williams, por citar a más populares, el resultado fue espectacular.

La historia está ambientada en Washington en el año 2054. Entonces, gracias a los avances de la ciencia, algunos humanos serán capaces de visionar anticipadamente los asesinatos que se van a cometer y la unidad especial de pre-crimen de la policía tendrá la misión de evitarlos y confinar a los pre-criminales. John Anderton (Tom Cruise) es el jefe de la citada unidad y un ferviente defensor de pre-crimen como el mejor sistema para luchar contra la delincuencia.

Igual que en la mayoría de las narraciones surgidas de la mente de Philip K. Dick, también aquí se plantean un torrente de interrogantes morales y filosóficos muy interesantes (algunos de ellos cinematográficamente muy bien resueltos.) ¿Es éticamente correcto encarcelar a una persona por un crimen que va a cometer pero no llega a cometer? ¿Cómo podemos estar seguros de que algo iba a suceder si evitamos que suceda? ¿Es lícito sacrificar una vida ajena inocente para salvar muchas otras? ¿En verdad podemos elegir nuestro futuro o estamos predestinados por un plan universal? Otro atractivo aspecto de “Minority Report”, recurrente en casi toda la obra de Philip K. Dick, es la complejidad psicológica de los personajes, habitualmente antihéroes. En esta ocasión John Anderton es un frágil y castigado policía, condenado a luchar contra caprichosos designios que no termina de comprender.

Pero a pesar de sus numerosas propuestas filosóficas, “Minority Report” es ante todo una película de acción. Curiosamente la trama se desarrolla a través de muchas menos secuencias de lo que es habitual en el género. Sin embargo, ello no le resta ni un ápice de tensión ni de emoción a la historia y el dominio del tempo que exhibe Spielberg, arrastra al espectador desde la primera a la última escena.

Sin lugar a dudas la puesta en escena de “Minority Report” es extraordinaria. La famosa meticulosidad de Cruise y Spielberg se percibe en cada toma. Los decorados están muy elaborados y la recreación del futuro es impresionante. Cuentan, que para esta película se formaron grupos de trabajo compuestos por especialistas en diferentes disciplinas, con el fin de que se aventuraran a predecir la evolución de la sociedad americana de mediados del siglo XXI. De ahí surgieron interesantes propuestas como las películas holográficas, el entramado horizontal y vertical de calles, los vehículos voladores, los ordenadores comandados por la voz y el movimiento, los anuncios callejeros personalizados, la casa domótica, la identificación ocular universal...

Por cierto, merece un comentario especial el obsesivo protagonismo de los ojos tanto en “Blade Runner” como en “Minority Report”. Si en la primera es a través del test ocular como se distingue a los humanos de los replicantes, es el ingeniero de ojos el que guía a los replicantes rebeldes hacia el creador, es estrujándole los ojos como lo matan y la legendaria frase final de Roy comienza con un “He visto cosas que jamás imaginarías...”, en “Minority Report” los ojos son a la vez el DNI, el billete de metro, las llaves de casa, las del coche, la acreditación del trabajo y el localizador GPS. Además, el enigmático traficante ciego del arrabal cita el famoso refrán del rey tuerto en el país de los ciegos, la doctora Iris Hineman (ojo al nombre) habla de “arriesgarse en la oscuridad para poder ver en la luz”, la policía utiliza arañas inspectoras de ojos, existe un mercado negro de identidades oculares, etc.

Dicho todo lo anterior es probable que a estas alturas el lector concluya que nos encontramos ante una película de ciencia-ficción futurista... y en cierto modo así es... Aunque tal vez no, quizá el futuro nos haya alcanzado ya: ¿acaso no fueron una especie de pre-cognoscentes los que intentaron convencernos de la existencia de armas de destrucción masiva en Iraq y de la necesidad de atacarles antes de que fuera demasiado tarde?, ¿no fue la invasión de Iraq la primera intervención de pre-crimen?

 

Visitada: 4096 veces